Review Legacies: There's a Mummy on Main Street

Review Legacies: There’s a Mummy on Main Street

Afrontamos el último tramo de temporada como creo que debería afrontarse en la mayoría de series que plantean un conflicto como el que nos llevan anunciando desde que supimos de la existencia de Malivore y ese apocalipsis sobrenatural que se supone que va a desatarse si se rompen todos los sellos: con una situación que ya es cada vez más límite, y con una cuenta atrás que se supone que alcanzará su punto álgido en la Season Finale, aproximadamente. Vamos con el duodécimo episodio.

Y digo que es como debería afrontarse un tramo final así, porque, comparándola con otra ficción de este universo, in my opinion, en The Originals gestionaron peor esa sub trama apocalíptica que aquí en Legacies. Aquello lo resolvieron más pronto de lo que me imaginaba, y de una forma un tanto decepcionante, sobre todo teniendo en cuenta cómo nos lo habían vendido, y esas consecuencias tan catastróficas que se suponía que tendría. Al final, la serie optó por resolver la trama familiar, que me pareció bien y estoy contento con el cierre (al contrario que la mayoría del fandom), pero si metes un elemento en una serie como es un apocalipsis casi inevitable, gestiónalo mejor.

En Legacies, se supone que cuando se desbloquee la tercera cerradura (porque se desbloqueará), lo que contiene Malivore se desatará, y eso supongo que dará pie a la trama de la próxima temporada, al menos una parte de la misma. Ir sentando las bases de lo que se avecina, con episodios entretenidos y sabiendo escoger los tiempos para ir acercando la situación hacia el peligro anunciado es lo que creo que están sabiendo hacer en la tercera serie del universo The Vampire Diaries. Quedan cuatro episodios, un sello que romper, y dudo que los capítulos que vienen a continuación se anden con rodeos; es más, raro sería que ya en el de la próxima semana o en el catorce (como muy tarde) aparezca el tercer artefacto. Al margen de todas las tramas alrededor de los personajes, el equipo de la ficción está sabiendo montar muy bien la temporada, y no me extraña que les concedieran un aumento de episodios porque recordemos que, inicialmente, Legacies iba a tener una primera entrega de trece, y esta semana se ha emitido el doce.

Abordando la trama general, nos han llevado fuera de Mystic Falls, para seguir el recorrido de la urna que Alaric lanzó al final del episodio pasado al río, algo que me ha parecido increíble que supieran exactamente dónde había ido a parar, pero bueno, aceptamos pulpo. Este viaje por carretera de lo más peculiar, ha metido en el mismo coche al triángulo amoroso adulto que se sacaron de la manga en el episodio anterior, al triángulo de brujas que no se llevan bien que digamos, y un elemento externo, como es Kaleb, que me ha ganado con este capítulo. Este personaje no me maravillaba especialmente. Si me soléis leer, no me canso de decir que los mejores de la serie son Alaric y Hope, y añadiría después de ellos a Josie; el resto, a años luz (de momento). Creo que los demás tienen que trabajar mucho para completar un top 5 de personajes más destacados, porque si no son por unas cosas, son por otras, pero los veo lejos de los que llevan el peso de la serie. Kaleb, con este capítulo, ha hecho méritos para ganarse mi respeto, porque creo que le ha abierto los ojos a Alaric sobre la situación que se les viene encima, y que no deben estar constantemente con el freno de mano puesto. Necesitan también saber cómo contraatacar ante posibles amenazas externas, y no siempre tener que recurrir a las armas nucleares, como son Hope y las hermanas Saltzman. Además, Kaleb como personaje vampírico, creo que tiene bastantes más matices y más potencial que MG. Lo de que a este último le hayan metido el gen de destripador me parece exagerado, y quizá si lo explotan en el futuro haya algo interesante que explorar ahí, pero le veo más posibilidades de ser un personaje más importante a Kaleb. Creo que los secundarios necesitan episodios como el que ha tenido el chaval para ganarse un puesto en el once titular. Falta que, concediéndoles la oportunidad, lo aprovechen, como ha sido el caso del joven vampiro.

Sobre alguien que cada oportunidad que tiene, la tira por el retrete, tengo que hablar de Lizzie Saltzman. La muchacha me saca de quicio. Lo siento si hay algún fan de ella leyendo estas líneas, pero es que esta semana me ha parecido absolutamente insoportable, y mira que ha tenido sus momentos durante la temporada. Pero es que lo de este capítulo es para dar de comer aparte. Todo el rato metiéndose con Hope, todo el rato molestando, todo el rato aportando absolutamente nada. Todo por la inseguridad constante que tiene, y que no hace más que mostrarla, y que resulta cansina, teniendo en cuenta que es la nota discordante con el resto de personajes adolescentes. Es la más inmadura con diferencia, y cuenta con demasiados minutos de pantalla para mi gusto. Sé que la trama del aquelarre Géminis es importante, y puede serlo más todavía en el futuro, pero es una lástima que tras un episodio tan relevante para Lizzie como podría haberlo sido el 1×10, lo desaprovecharan de esa manera, borrándole la memoria, y no recordando lo que pasó. Habría sido un salto adelante importantísimo para ella, y quizá nos hubiera ahorrado alguno de los momentos de vergüenza ajena que hemos tenido durante el episodio. Por desgracia, no decidieron eso, y nos tenemos que tragar a la joven en sus constantes pataletas; falta saber hasta cuándo.

El enemigo de la semana ha sido una momia, como bien indica el título del capítulo, por lo que poca sorpresa en ese apartado. Lo relevante y que hace que la trama avance ha sido el primer encontronazo oficial entre Triad y la escuela Salvatore, y que hayamos conocido a ese agente que vimos por primera vez en el 1×08, persiguiendo junto con esa compañía a la madre de Landon. El agente Ryan Clarke logra, pese a los intentos de nuestros protagonistas, lanzar la urna a Malivore y así romper el segundo sello. Es interesante, porque momentos antes de hacerlo, el guardia de seguridad al que mata menciona a una señora G, que parece que quería conservar la urna, en lugar de lanzarla al pozo, como hace Clarke. Yo de ahí entiendo que este agente no es el principal en la cadena de mando, y que esa mujer es su superiora. ¿Qué motivos tiene entonces para desobedecer a su jefa y romper el sello? Recordemos que la primera cerradura la desbloquea el monstruo del 1×07, pero ésta ha sido el agente quien se ha ocupado de abrirla. Más preguntas todavía sobre este personaje, y que supongo que descubriremos la respuesta con el paso de los capítulos.

Dos notas antes de acabar: la primera va referida a lo importante que me parece que las jóvenes de la serie aúnen fuerzas en vez de estar enfrentadas constantemente por tonterías. Esta semana se han vuelto a unir para hacer frente a la momia, y no han necesitado la intervención de Alaric y su ballesta; ellas solas se bastan para detener el enemigo, y son lo suficientemente poderosas como para valerse por sí mismas. Es importante el mensaje que quieren lanzar desde la serie en los tiempos que vivimos, y me parece estupendo que lo promuevan. Eso sí, por favor, no metáis más posibles amorosos para Hope, que entre Landon, luego Rafael, y ahora que si a Josie le gustó hace tiempo, va a parecer esto un reality de escoger a tu pareja ideal. Ya tenemos suficientes hormonas adolescentes como para meter otro posible romance. Y precisamente la segunda va referida también a las hormonas, pero esta vez a las adultas. Ya dije que me parecía absurdo meter un conflicto sentimental entre Alaric, Emma y Dorian, y este capítulo hace que me reafirme en mi postura. El final del mismo, con Dorian pegando a Ric y «dimitiendo» me parece patético. No era necesario todo esto, y parece que la serie quiera crear problemas o roces de la nada, cuando no lo requiere; Legacies está demostrando todas las semanas que tiene potencial suficiente para tirar para adelante sin necesidad de melodramas absurdos. Ojo, si se introduce una trama romántica correctamente, yo seré el primero que no se oponga a la misma, y es una parte de la historia que puede dar de sí, dependiendo de los involucrados y lo que suponga esa relación para ellos. Pero tanto ésta, como los sentimientos de Rafael hacia Hope (y ya no te digo los que tuvo Josie), me parecen artificiales e innecesarios. A ver a dónde nos lleva esto, pero espero que lo resuelvan bien, o lo mejor que puedan.

Cuatro semanas por delante, que nos llevarán al final de la primera entrega de Legacies, y creo que el escenario en el que nos encontramos no podría ser más interesante, al menos en lo referente a la trama principal. Nos vemos en la próxima review.

Comparte: