Supernormal: más normal que súper

Supernormal: más normal que súper

El próximo 9 de julio se estrena la nueva comedia de Movistar Plus. Se llama Supernormal, y la protagoniza Miren Ibarguren, y está creada por Olatz Arroyo y Marta Sánchez, y dirigida por Emilio Martínez Lázaro. Os dejo mis impresiones sobre su primera entrega, a continuación.

NOTA: el artículo versa sobre la primera temporada de Supernormal, a la que hemos accedido gracias al pase anticipado de Movistar Plus. NO contiene spoilers.

En un año en el que Movistar Plus nos ha brindado estrenos del calibre de Reyes de la Noche (tristemente cancelada), o el magnífico cierre de Hierro, así como una despedida estupenda de Merlí: Sapere Aude, teniendo en cuenta además que veníamos de un 2020 con un considerable número de ficciones propias que destacaron mucho, hace que considere que cualquier seriéfilo al que le atraigan las producciones nacionales no deba perder de vista lo que nos va llegando desde la plataforma… Aunque eso no está exento de que alguna vez no acierten, in my opinion.

En junio llegó Paraíso, que a mí personalmente no me ha convencido en absoluto (a mi compañero Iván que escribió la crítica sí le gustó), y este viernes llega, como decía, esta comedia que constará de seis episodios, que estarán todos disponibles en Movistar Plus. Bajo mi punto de vista, llevamos dos lanzamientos consecutivos que han pinchado en hueso. Paraíso acabó siendo un batiburrillo confuso y con muchas incongruencias, y Supernormal tenía potencial para despuntar, y se ha quedado en una comedia entretenida, sin más.

La ficción nos presenta a Patricia (Ibarguren), la jefa del departamento de renta fija en un banco de inversión, un sector laboral en el que predomina la presencia masculina, pero ella se ha abierto paso a base de ambición, coraje, y nunca rendirse, sobresaliendo en el mundillo y convirtiéndose en una figura importante en su profesión. Además, es madre de tres hijos y combina sus vidas con la precisión de un reloj suizo. En esta primera entrega, nos relatan cómo puede hacerlo todo y salir airosa, además de querer seguir progresando en su oficio y alcanzar metas más relevantes todavía si cabe. Por destacar otros nombres de la serie, Diego Martín y Gracia Olayo, que interpretan (respectivamente) a Alfonso, marido de Patricia y a Marisol, su secretaria en el banco de inversión, son los que nos ofrecen otros momentos entretenidos al margen de la protagonista.

Fuente: Movistar Plus España.

Quizá la novedad que no me esperaba ha sido el formato con el que narran Supernormal, que no es otro que el de falso documental (mockumentary), que nos han ofrecido series como The Office, Parks and Recreation o Modern Family, entre muchas otras. Creo que junto a la gran labor de Ibarguren como Patricia, son las dos cosas que más destacaría de esta producción. Ver en España series que empleen este método para contar sus historias me gusta, porque implica que vamos abrazando poco a poco otros estilos, y se busca por parte de los equipos creativos de las ficciones no seguir cayendo en los tópicos o en lo tradicional de este país, así como las cadenas, productoras y plataformas, que apuestan por estrenos que se asemejan más al panorama internacional que al doméstico.

El problema que le veo a la serie es que no llega a abrazar completamente una vertiente cómica, buscando en ocasiones ser más seria de lo que debería. No le pondría esa etiqueta que algunos parecen haber descubierto últimamente, la de dramedia, porque está claro que eminentemente es una comedia; pero no tiene tantos momentos o situaciones que inviten a echarse unas buenas risas, como en los ejemplos que he traído a colación antes o, sin salir de la propia cadena, otras como Mira lo que has Hecho o la cancelada Reyes de la Noche. No es una serie que te haga reír durante la media hora que abarcan sus episodios; tiene golpes, escenas divertidas, pero nada que invite a una carcajada descontrolada. 

El gran aliciente que tiene esta ficción, y por la que no descarto completamente para recomendarla, es su corta duración, que facilita que en dos ratos la podáis ver, además en una época veraniega en la que, normalmente, se goza de más tiempo libre. No obstante, para mí no es la mejor comedia de lo que llevamos de año, ni nacional ni internacional. Es un producto pasable, que entretiene, pero no llega a conseguir un alto nivel. 

Comparte: