Lo Mejor del Mes: del 1 al 31 de Julio

Lo Mejor del Mes: del 1 al 31 de Julio

Esta edición mensual de lo más destacado de los últimos treinta días en televisión es especial para nosotros. Lo es, porque damos la bienvenida a una nueva colaboradora tras casi cinco años con el mismo equipo de redactores, y también lo es, porque contamos con cinco series en este apartado por primera vez en la sección. Irika, nuestro fichaje en este mercado estival (como en el fútbol), nos habla de uno de los éxitos del año, The Boys, por lo que se estrena a lo grande. Netflix continúa presente en este apartado, colando dos de sus ficciones propias (Stranger Things, de la que habla Víctor; y La Casa de Papel, que analiza Iván), consiguiendo entrar en seis de los siete meses que llevamos completos en este 2019, cinco con ficciones de producción propia y uno con una que se emite en el servicio (Star Trek Discovery), y también irrumpe el panorama network, con dos de las series más habituales en este blog, The 100 (comentada por Daniel) y Agents of SHIELD (elegida por María). Debajo tenéis todas las intervenciones.

Lo Mejor del Mes para Iván

La Casa de Papel

No esperaba nada de ella, absolutamente nada, para mi el principal aliciente que tenía la tercera temporada de La Casa de Papel era el ver de qué manera la cagaban abriendo una serie que había quedado totalmente cerrada en el final de su segunda temporada ¿Cuántas veces hemos visto como las ganas de estrujar un producto por parte de una cadena destrozaba obras por querer alargarlas mucho más de lo que su planteamiento inicial permitía? Porque muchos precedentes similares no dejaban precisamente buenas sensaciones ¿Y qué pasó cuando vi la temporada al final? Pues lo contrario, que Netflix mejoró una serie que ya de por sí era bastante superior a su competencia.

No voy a mentir, gran parte de que se encuentre en esta sección es posiblemente gracias al factor sorpresa y lo de mejorar el producto original es relativo; pero no hay que negarle a Netflix que ha dado en el clavo a la hora de continuar y corregir los peores vicios de la serie … su duración de prime time estándar español de más de una hora por episodio. El cambio del formato a unos 40-50 minutos de media le sienta como un guante a una serie que se quita el lastre de tener que meter una media hora de más en forma de relleno y lo acompaña con una buena historia que aparte de resultar convincente, aprovecha ese cambio para meter un ritmo endiablado y dejarnos a todos pensando “así podría haber sido La Casa de Papel si sus capítulos hubieran tenido una duración razonable”.

Y sí, la historia es buena y reabre perfectamente la trama principal pese a que pierda parte de la magia y la coherencia que tenía la ficción en ese primer arco, en la que cada miembro de la banda tenía un rol y una función específica dentro del plan y le daba una cohesión a todo; cosa que se pierde en esta tercera entrega en la que salvo las nuevas incorporaciones el resto de personajes muchas veces están por si echas de menos a tus viejos amigos (por poner un ejemplo, me encanta Nairobi, pero que alguien me explique de forma convincente por qué es necesaria una falsificadora y qué puede aportar en este robo a parte de su carisma).

Esta tercera temporada de La Casa de Papel no es perfecta y en términos de trama posiblemente esté un poco por debajo de la etapa anterior, pero que hayan conseguido continuarla satisfactoriamente pese a estar perfectamente cerrada y arreglando los mayores problemas que tenía cuando estaba en Antena 3, merece como mínimo una mención en esta sección.

Lo Mejor del Mes para Víctor

Stranger Things

A estas alturas el fenómeno de Stranger Things no debe de coger a nadie por sorpresa. Una de las series insignias de Netflix ha vuelto a romper records y, de nuevo, ha conseguido ser el centro de atención durante semanas tras su estreno el pasado 4 de julio. Que esté escribiendo ahora mismo de ella deja claro que mi elección como mejor del mes parece dar la razón a los fans en su optimismo respecto al desarrollo de la serie, sin embargo, aun habiéndome gustado la temporada, tengo algunos peros acerca de ella.

El regreso de los chicos de Hawkins, a los que ha afectado de diferente manera el paso del tiempo, llega otra vez marcado por la sombra del Mind Flyer; ese enemigo que había sido casi intangible y que, finalmente, se materializa en este mundo para poder ejecutar su plan (el cual tampoco está muy claro, si queremos evitar caer en la simpleza). Por otro lado la malvada corporación es sustituida por un enemigo más ochentero, los rusos, que cual villano de Bond con sus planes alocados se infiltra en Hawkings usando el capitalismo como arma (La ironía). Esto desemboca en tramas conspiratorias que se entremezclan dando mucho juego, la trama de Bill siendo el adalid del Mind Flyer como reflejo del miedo a la invasión comunista tan temida durante la guerra fría es uno de esas lecturas que de forma tan acertada usan en la serie. Otro gran acierto, y en los que ya en la segunda temporada los alabé por ello, ha sido la selecta incorporación de personajes, aún recuerdo como mucha gente criticaba la incorporación tanto de Bill Hargrove como de su hermana Max en la segunda temporada cuando se ha visto que fueron un acierto total, y en esta tanto Robin como el paso a primer plano de Murray y Erica (la hermana de Lucas), han supuesto un respiro para ciertos personajes y les ha permitido redireccionar a alguno perdido (Sí, hablo de Steve). Mención especial para Alexei, que sigue la tendencia de personaje que aparece poco pero lo suficiente para ganarse nuestros corazones.

Ahora es cuando llega el pero, y es que los Duffers han pecado de conservadores repitiendo el planteamiento de la temporada pasada cuando lo esperado era una evolución, lo que nos ha dejado con una temporada de transición, en la que sí, han pasado cosas relevantes y que han afectado de forma profunda a los personajes, pero la trama no ha avanzado nada ya que todo ha vuelto al punto de partida. Sólo espero que ese valor que les ha faltado ahora lo hayan reservado para la 4ª temporada, sobre todo si su plan es, esperemos, cerrarla con una 5ª final.

Lo Mejor del Mes para Irika

The Boys

En una época en la que los superhéroes conquistan e incluso invaden la programación televisiva, no podía quedarse fuera de lo mejor de julio una serie que podíamos sospechar que necesitábamos, y que ahora por fin podemos confirmarlo.

Con dosis destacables de violencia y contenido sexual, The Boys muestra una amarga y posible realidad en la cual los superhéroes son de todo menos precisamente héroes. Y es que siendo verdaderamente sinceros, lo único que separa a esta serie de la sociedad actual es la presencia de personas con poderes, ya que el consumismo desorbitado, los aires de grandeza de los adinerados, la idealización de los famosos, celebrities e influencers, el abuso de poder y la cosificación de los ciudadanos son el pan nuestro de cada día.

Atiborrada del patriotismo americano que no conoce fronteras, agradezco que nos otorguen un ejemplo claro de que no es oro todo lo que reluce, un punto de vista totalmente diferente a lo que llevamos años viendo, alejado por completo de lo idílico y más propio de un análisis adulto. Te mantiene pegado al asiento durante sus ocho capítulos gracias a su acertado ritmo, te adentras de lleno en la historia que plantea siendo testigo de las fechorías de sus personajes, magistralmente construidos e interpretados. Al terminar, lo único que podía preguntarme es cuánto tiempo será necesario esperar para engullir su siguiente temporada.

Lo Mejor del Mes para Daniel

The 100

Hace un año, también por estas fechas (más o menos), dediqué un post analizando la trayectoria de The 100 en su quinta temporada, en el que no escatimé en halagos, porque la labor de los responsables de la ficción durante estos años es encomiable, más si cabe si tenemos en cuenta que se ha desarrollado en The CW, que había tenido dramas cuanto menos destacables (Buffy, por ejemplo), pero nunca había tenido una parrilla televisiva súper potente y con productos tan interesantes como Jane the Virgin, algunas temporadas de las series del Arrowverse, o la propia The 100.

Si la tarea era titánica durante casi un lustro de emisión, imaginad cerrar una etapa como lo hicieron en 2018, y abrir una nueva (casi) por completo en 2019, con todo lo que eso conlleva. El melón que teníamos ante nosotros podía salir de muchas formas, pero para nuestra tranquilidad y felicidad, ha salido de la mejor. La llegada de los nuestros a Sanctum realmente daba pie a tramas de lo más diversas, y realmente podrían extenderse hasta otras cinco temporadas si quisieran, teniendo en cuenta los formatos de temporada de trece episodios y que la confianza que tenemos sus seguidores en este equipo de creadores es máxima, porque así lo han demostrado durante este tiempo que la ficción está en antena. Pero han tomado la decisión de cerrarla en 2020, y creo que, con esa idea en mente, desarrollaron esta sexta, con la trama principal alrededor de los terranos llegando al nuevo planeta y el consecuente conflicto con los habitantes locales y, sobre todo, hemos visto la respuesta a un dilema que nos planteó Monty al final de la quinta y que Kane ha repetido hasta la saciedad en sus intervenciones en esta, si serían capaces de hacerlo mejor en esta ocasión que en las temporadas anteriores. Aun no habiendo acabado en julio, como no va a aparecer el próximo mes en la sección correspondiente, me permitiréis que diga que la sexta me ha parecido otra entrega a gran nivel (eso sí, inferior al mostrado en la quinta, in my opinion), y que encima se han dejado cosas pendientes para cerrarlas el próximo año, y han preparado el terreno conscientemente y de una forma muy natural, sin perder el rumbo de la narración presente.

Clarke y compañía han vuelto a dar un golpe sobre la mesa y a dejar claro que The 100 es una de las mejores series del panorama network de los últimos años, le pese a quien le pese. Ha sabido dar con la fórmula para ser un producto entretenido, de calidad, y que enganche, y se ha mantenido fiel a sí misma, de nuevo, en este 2019. Era injusto que no la incluyéramos en nuestros especiales mensuales, porque realmente ha sido una de las mejores ficciones de la actual etapa veraniega.

Lo Mejor del Mes para María

Agents of SHIELD

La temporada ya ha terminado mientras escribo estas palabras, pero los dos últimos episodios no se emitieron en julio, así que omitiremos cualquier sensación respecto a ellos. Personalmente adoro esta serie y la forma que tiene de abarcar ideas nuevas (Izel) y antiguas (monolitos) una temporada tras otra mezclando de forma brillante un enemigo cada vez más grande con el desarrollo de las relaciones interpersonales en un entorno medio laboral medio familiar. Los personajes están muy bien escritos e interpretados y tan sólo ver como crecen es suficiente, pero si añadimos una trama de una súper villana y unos pájaros roba-cuerpos, mucho mejor. En julio hemos visto suspense, misterio, algunas despedidas (aunque no de los personajes principales) y algunas victorias y derrotas que mantienen viva la acción.

En julio se emitieron Collision Course parte primera y segunda; Leap y From the Ashes, arcos centrados en la evolución tanto del personaje intepretado por Clark Gregg como de las relaciones que mantiene con el equipo de Coulson. Son episodios con una enorme carga emocional, porque todos queríamos a Coulson y no tuvimos oportunidad de despedirnos adecuadamente de él. Parecía imposible recuperarnos de la muerte de Coulson, pero esta temporada ha conseguido traerlo de vuelta parcialmente, no sólo una sombra de Coulson interpretada por  Gregg sino una cosa mucho más profunda, un personaje que es un poco Coulson y a quien todos podemos sentir como tal, tanto Daisy como May o los espectadores.

La serie llega a su arco final con una trama que enfrenta a los personajes a un enemigo poderoso, capaz de destruir el planeta y dispuesta a hacerlo. Los personajes no están pasando su mejor momento después de verse vencidos, engañados e incluso secuestrados o asesinados, por la villana y aunque el espectador asume que al final ganaran los buenos, queda la intriga de cómo lograrán hacerlo esta vez.

 

Comparte: