Review The Flash: Godspeed

Review The Flash: Godspeed

Ummmm, juraría que se me olvida algo … ¡¡Volvía The Flash!! Con lo a gusto que estaba yo de vacaciones de reviews mientras disfrutaba del que ya he apodado como el mes del hype y ahora me toca sufrir otra semana más con esta serie, aunque espera un momento ¿Puede ser que estemos ante el mejor capítulo de la temporada?

Nos fuimos de parón con Sherloque soltando la bomba sobre quién ha estado detrás de la llegada de Nora al presente, con Barry encerrando a su propia hija en una de las celdas de Star Labs y la sensación de que por fin esta trama iba a coger la importancia que se merece … y precisamente a ese mismo momento hemos vuelto, con los personajes intentando a asimilar la verdad sobre Nora y Reverse Flash mientras repasan el pasado de ella a través de su diario. En resumidas cuentas, un episodio flashback ¿O habría que llamarlo flashforward? A fin de cuentas no deja de ser el futuro lo que vemos, pero al ser el pasado de Nora lo llamaré flashback y listo.

En el 2049 nos encontramos a una Nora que recuerda mucho a su padre en los comienzos: CSI algo torpe con cierta obsesión con los meta-humanos y con un caso relacionado con su familia; una Nora sin poderes que desconoce que su padre era quien se escondía bajo la máscara de Flash. Una vez nos presentan un poco como vive esta inocente e ingenua Nora (aunque bueno, técnicamente lo sigue siendo) y a su mejor amiga que una chica llamada Lia, el episodio nos muestra al némesis del capítulo y quién será el encargado que hará girar la rueda que nos llevará a tener a Nora en el presente: un velocista con un traje blanco que se autodenomina Godspeed.

El objetivo de Godspeed es simple, robar productos químicos sin una gran relación, pero su presencia toma una relevancia importante cuando resulta ser el primer velocista que se deja caer en Central City tras la desaparición de Flash y compañía (que a lo mejor lo he entendido mal, pero dejan caer que Kid Flash desaparece también), lo que provoca que Nora no se piense mucho el ir a por él siendo golpeada por un rayo lanzado por Godspeed sin apenas mediar palabra (es el “Perdona ¿tienes hora?” de los velocistas), pero un rayo que lo cambiará todo para ella. Tras llevarla hospital ella descubre sus poderes, lo cuales intenta usar pero al no controlarlos logra empeorar las situaciones más que ayudar a las fuerzas del orden, y un dispositivo que tenía en su cuerpo que pese a que digan que es fruto de haber terminado cayendo en una estantería llena de tecnología todos sabemos ya lo que es.

«Quid pro quo, Nora, quid pro quo»

Al ser una negada con sus recién adquiridos poderes, para hacerle frente a Godspeed Nora toma la decisión de ir a hablar con el único velocista cuya existencia conoce: Eobard Thawne, quién se encuentra preso en Iron Heights. Thawne con un sólo vistazo descubre quién es y que la ha llevado a presentarse ante él, negándose en rotundo a ayudarla y forzando que Nora vaya a por Godspeed junto con su amiga Lia, pero cayendo derrotada y teniendo que ver como Lia muere sin poder hacer nada para impedirlo. ¿Alguien daba un duro por la supervivencia de la pobre amiga de Nora? Yo desde luego no, pero al menos antes de irse a la tumba le revela a su amiga que investigó el dispositivo que encontraron cuando la ingresaron tras el primer enfrentamiento con el villano de turno y descubrió que lo que hacía era anular sus poderes y había estado toda su vida con ello metido en el cuerpo.

Con su mejor amiga muerta y enfrentada a su madre por haberla mentido durante toda su vida, Nora vuelve a suplicarle ayuda a Eobard logrando conmoverle y aceptando ahora sí el papel de maestro al igual que lo fue de su padre. Comunicándose con ella vía teléfono futurista (porque todos sabemos con una condena en una prisión de máxima seguridad seguro que tienes línea fija para llamar a dónde quieras y a quien quieras) guía a Nora en su enfrentamiento final contra Godspeed, derrotándolo esta vez.

Un poco de información sobre este nuevo villano que visualmente es espectacular pero cuyo rol ha terminado siendo el de un simple primera piedra en el camino. Resulta que detrás de ese traje había un científico llamado August Heart cuya velocidad era fruto de la sustancia “Velocity-9” que a lo mejor nadie recuerda de la segunda temporada, la cual daba poderes de forma temporal a quien la consumía. A lo mejor habría sido demasiado pedir, pero me habría gustado más que en lugar de ser una mera comparsa este enemigo hubiera resultado ser una amenaza lo suficientemente grande como para decidir poner en peligro la línea temporal volviendo atrás en el tiempo.

Todos sabemos que las piezas de alta tecnología se dejan al alcance de todos en los museos

Tras esta victoria descubrimos cómo se empieza a forzar la alianza entre Nora y Eobard que nos lleva al punto en el que estamos, dejándonos caer que la cuenta atrás que vimos hace unos episodios es la de su ejecución y guiándo a Nora a descubrir quién era en realidad su padre dándola indicaciones para entrar en la sala secreta de Star Labs, donde Gideon la revela que su padre era Flash y la reproduce un video que presumiblemente grabó para ella de forma de despedida en ¿Crisis en Tierras Infinitas? La verdad es que no quiero entrar en comparaciones, pero si lo montan bien el crossover del año que viene puede ser el equivalente al Endgame del Arroverso y en The Flash es algo que llevan precisamente calentando de la primera temporada con el famoso titular de su desaparición.

Ahora es momento de ir del futuro pasado al pasado presente (toma ya referencia a X-Men, esa por cancelarme The Gifted esta mañana FOX), donde tras escuchar toda la historia de Nora empatizan con ella, menos Barry quién de manera unilateral decide ser por primera vez responsable en toda la serie y hacer lo que tuvo hacer al principio devolviéndola a su línea temporal y aprovechando la escapada para mantener una tensa conversación Thawne. Vale que Barry odie a Thawne por todo lo que le hizo, pero ese momento de Barry yendo a por Thawne básicamente para regodearse en su cara de que le van a matar me parece extraño viniendo precisamente de él.

«Castigada sin viajar en el tiempo jovencita» Barry Allen, un padre duro

Estoy muy contento por la manera en la que ha regresado The Flash, con un episodio que sigue la tónica general de algunos otros vistos durante este año en la serie en los que han logrado mezclar una estructura autoconclusiva con la trama general, que era algo que se había perdido en lo últimos años pero que durante el desarrollo de la temporada actual para mi han ido mejorando hasta el punto de llegar a este episodio, el cual podría pasar perfectamente por uno de la mejor época de la serie.

Pero no todo ha sido perfecto, a parte de mi ya mencionada decepción con el rol de Godspeed sigo manteniendo lo que dije en el momento que nos mostraron a Reverse Flash de que tenían que explicar el porqué tenía la cara de Wells, cuando ese Reverse Flash fue borrado de la existencia en el final de la primera temporada. Mi compañero Daniel me comentó que podía ser el crossover de Crisis en Earth X, el cual Barry deja escapar en el enfrentamiento final, pero no me cuadra entonces el odio desmedido que siente por él.

En fin, con más luces que sombras vuelve The Flash con su tramo final de temporada y un capítulo el cual no me generaba ninguna expectación pero que ha terminado conquistándome de principio a fin.

Comparte: