Lo Mejor de 2020: comedias

Lo Mejor de 2020: comedias

Segunda entrega de nuestro recopilatorio anual, repasando lo más destacado de este 2020. Turno ahora de las series de comedia más destacadas por parte de nuestros colaboradores, listado que podéis ver a continuación.

Ted Lasso (Apple TV Plus) – María

No suelen gustarme las comedias así que me resistía bastante a ver una basada ni más ni menos que en el deporte, cuándo debo confesar que tampoco soy fan de las historias deportivas y en este punto de mi historial seriéfilo ni siquiera he visto la aclamadísima Friday Night Lights

Así que, como persona que no termina de aceptar ni la comedia ni las ficciones basadas en el deporte, he tardado bastantes meses en ponerme con Ted Lasso pese a que todos mis amigos me repetían, una y otra vez, que era una serie buenísima. Empecé a verla uno de esos días en los que no tenía nada mejor que hacer y como me la habían recomendado con tanto ahínco, no descarté darle una oportunidad. Lo siguiente que pasó es que me vi la serie entera en un par de días y me hice y me he hecho absolutamente fan.

Creo que no es exactamente una comedia, o al menos no es una comedia al uso, pues no es una serie con la que te rías a carcajadas, ni donde se repitan gags hilarantes, ni donde haya escenas destinadas a que algún actor haga payasadas o le pasen cosas ridículas que despierten la risa en el espectador.  Ted Lasso es una comedia con la que no te ríes mucho pero sonríes muchísimo y, de algún modo te reconcilias con la vida, pues piensas que en el fondo ese tipo que intenta mejorar la vida de los demás y siempre ve el lado buenos de las cosas es algo que necesitas que exista. Porque ese es Ted Lasso, un hombre que quizás no sea el mejor entrenador para la Premier League, pero que con su actitud ante la vida es capaz de coger las cosas que le pasan, las buenas y las malas, y hacer que el mundo sea mejor para que aquellos que están a su alrededor.

La narrativa tampoco es la típica de una comedia, algunas tramas que parecen que van a ser muy importantes no lo son y en algún momento se desinflan sin más, pero funciona bien así. No es una historia tradicional, no son personajes arquetípicos y ni las formas ni el fondo son los usuales, es más… en estos tiempos donde todos amamos a los villanos y los guionistas se empeñan en mostrarnos los claroscuros de los héroes y los grises de sus némesis, cuesta creer que pueda triunfar una serie protagonizada por un tipo muy bondadoso, inteligente y humano.  Es una serie encantadora que hace que te lo pases bien, que sonrías todo el tiempo y que apagues el televisor pensando que al final son muchas las cosas que valen la pena y quizás todos quisiéramos ser un poquito más Ted Lasso.

What We Do in the Shadows (FXX) – Iván

Creo que esta es una opinión que he repetido en más de una ocasión a lo largo del año, pero por si acaso no ha quedado lo volveré a decir: What We Do in the Shadows ha sido la comedia que más me ha hecho reír durante este año.

La serie que en España podemos seguir en HBO se ha marcado una segunda temporada que ha sido la confirmación de que las buenas sensaciones que dejó el tramo final de su debut no eran un espejismo, sino el comienzo de algo más grande. El 2020 para What We Do in the Shadows es una sucesión de locuras semana tras semana que han terminado por consagrar a la serie como una de las mejores de 2020.

Aunque para mí destaque sobre todo el 2×06, al hacer un vistazo más global es casi imposible no pensar en las bondades de todos y cada uno de los episodios y sus personajes, pues de principio a fin este falso documental de vampiros nos ha brindado una temporada perfecta.

Solar Opposites (Hulu) – Víctor

No sé si llamarla agradable sorpresa o simple descubrimiento, Solar Opposites es una serie creada por Justin Roiland, cocreador de Rick & Morty, y no sabía si esto iba a ser un plus o un hándicap ya que el listón puesto por la serie de Adult Swim estaba muy alto. Esta vez la serie llega de la mano de Hulu por lo que para su visionado habrá que recurrir a otros medios menos oficiales para ver los 8 episodios de los que consta la temporada, renovada ya por una segunda.

Lo bueno de esta serie que es casi como ver otro episodio de Rick & Morty, Justin Roiland también dobla a uno de los protagonistas, que no deja de ser un sosias del propio Rick pero alienígena. Y la serie nos narra como una “familia” alienígena se instala por accidente en la Tierra mientras repara su nave, mientras, vivirán las típicas aventuras locas salidas de la imaginación de Justin Roiland, que no se ve afectado a la falta del toque geek proporcionado por Dan Harmon.

Si algo destacaría de esta serie, y que la diferencia de Rick & Morty, es una subtrama con unos personajes secundarios que se va desarrollando en segundo plano durante la temporada y que muchas veces eclipsa a lo vivido por los protagonistas. Esto queda reflejado en, para mí, el mejor episodio de los emitidos, y como veréis en la sección de mejores episodios del año, de lo mejor del año.

The Great (Hulu) – Daniel

Una de las grandes (guiño, guiño) sorpresas del año, en cuanto a comedias se refiere. La ficción de Hulu que protagoniza Elle Fanning se lanzó en mayo, aunque yo la vi meses después. Lástima, porque quizá la hubiera incluido en nuestro repaso a lo mejor de cada mes, o incluso la habría nominado a ella por su interpretación de Catalina la Grande, la famosa monarca rusa del siglo XIX, que llegó al gigante eurasiático con ideas revolucionarias… y se encontró con una corte de gente estancada en las viejas costumbres, a cada cual más disparatada y descabellada. Con ese planteamiento nos vamos adentrando en The Great, que a muchos les podría parecer la enésima ficción monárquica dramática, pero el tono desenfadado, el humor inteligente y un conjunto de personajes interpretados de maravilla, conforman una ficción más cómica de lo esperado, y que ella misma no se toma en serio, y la prueba está cuando remarcan en los títulos de crédito que, sí, es un producto histórico… pero a veces solamente. En nuestro país la tenéis disponible en el servicio Starzplay, que podéis adquirir a través de Amazon Prime y Apple TV, pagando el suplemento correspondiente a esa plataforma. En cualquier caso, los fans de las series históricas, o simplemente que busquen disfrutar de un entretenimiento de calidad, tienen en The Great una opción más que recomendable. 

Zoey’s Extraordinary Playlist (NBC) – Iván

No me gustan los musicales, ya lo he dicho, y aún así aquí estoy hablando de uno porque quitándonos la venda, Zoey’s Extraordinary Playlist ha salvado a las network americanas en general este 2020.

Poco puedo decir sobre ella que no comentara Daniel en su artículo especial, pero es sin duda una de esas comedias que debían estar sí o sí en este artículo, no sólo por la capacidad innata de ponernos una sonrisa en boca, sino por la brillantez de sus personajes, por cómo sabe manejar el tono de la serie a cada momento, por sus geniales números musicales y, sobre todo, por lo bien que integra su apartado musical dentro de la propia trama de la serie.

La serie, cuya primera temporada se encuentra en HBO en España, es la gran candidata de ser la gran comedia network de los próximos años. Por si no estáis del todo convencidos, pasaos a ver el programa que le dedicamos a su primera entrega hace unos meses.

Rick and Morty (Adult Swim) – Víctor

Hablar de Rick & Morty a estas alturas no es descubrir nada nuevo, la serie lleva siendo tiempo una de las series más esperadas cada temporada para seguir disfrutando de las locas aventuras del abuelo y nieto más famoso de la actualidad, sin contar las de Juanca y Froilán.

Cierto es que la cuarta temporada empezó bastante dubitativa, parecía que se había llegado el momento de cuando se habían quedado sin ideas y, aunque siempre con alguna genialidad de por medio, no ha sido hasta que llegara la segunda tanda de episodios durante este 2020 cuando nos ha devuelto la ilusión con unos episodios geniales y que nos han dejado con ganas de más. Además de seguir avanzando, aunque sea a cuentagotas, con esa historia de fondo que explora el misterioso pasado de Rick Sanchez.

Aunque sea una serie de Adult Swim, la podréis encontrar entera en Netflix y en HBO, y si por alguna casualidad no la habéis visto nunca, ya estáis tardando de hacerlo.

Corporate (Comedy Central) – Daniel

Decía de The Great que ha sido una de las sorpresas del año, pero es que Corporate es EL descubrimiento humorístico del 2020. Más allá de lo que he disfrutado con Zoey’s Extraordinary Playlist (EL OTRO descubrimiento), Corporate fue una serie que devoré casi de una sentada, gracias a su corta duración (3 temporadas, veintiséis capítulos en total, de veinte minutos de duración cada uno) y a la calidad  y temática de su historia: pensad en la corporación capitalista americana más típica y clásica que os podáis imaginar; ahora, imaginad que una serie os cuenta el día a día de sus empleados, satirizando al extremo todas las situaciones que podríais encontrar en una empresa multinacional, fundamentada en el capitalismo más salvaje y extremo del que tanto hacen gala los americanos; ya tenéis Corporate. Cuando no creíais posible que llegarían a un extremo de locura desenfrenada, se superan a sí mismos. Sus dos personajes principales son buenos protagonistas, pero quizá destacaría a Lance Reddick, al que me he acostumbrado durante los años a verle en papeles dramáticos bastante serios (Fringe, The Wire, Bosch…), pero que aquí se luce como el jefe supremo de la empresa sobre la que gira la trama. Una joya bastante oculta que merecería un hueco en alguno de los servicios de vídeo bajo demanda que tenemos disponibles en nuestro país. Altamente recomendable.

Upload (Amazon Prime Video) – Iván

El confinamiento ha sido duro para todos, por lo que en sus comienzos se agradeció mucho la presencia de algunas series que directamente nos permitieran evadirnos a un mundo mejor … y prácticamente de eso iba Upload, de un chico que nada más morir su consciencia es enviada a un “cielo” virtual y a la relación que se forma entre él y la encargada del mantenimiento de su cuenta.

La serie coge la premisa del mítico “San Junípero” de Black Mirror dándole un tono algo más happy place, lo mezcla con una trama de fondo para mantenernos enganchado y con esto logra que Amazon disponga de otra vez más de una serie maravillosa pero que pasa por debajo del radar para una infinidad de personas.

No quiero decir mucho más de la serie, pero simplemente vedla, pues es una de esas comedias que logran conectar fácilmente con el espectador.

Mira lo que has hecho (Movistar Plus) – Víctor

Berto Romero se ha despedido este año con la última temporada de su comedia, producida por Movistar+, tras tres años de risas y dramas en la que, con varias libertades, más o menos adaptaba su propia vida como humorista y cómo lo congeniaba con su vida familiar, y como ya hiciera Seinfeld se volvía bastante meta cuando tocaba la propia creación de su serie dentro ya de su serie.

Berto era fácil que bordase su papel, lo lleva interpretando toda su vida, pero lo que hay que agradecer es cómo lo ha hecho, con episodios muy cercanos  y divertidos donde nos cuentan con ese toque ya acostumbrado  de las comedias actuales de insertar pequeñas partes de drama que enriquecen la obra. Además sigue contando con los cameos de caras conocidas aportando su pequeño grano de arena y enriqueciendo el, ya de por sí imaginativo, repertorio de situaciones cotidianas que nos sigue ofreciendo. En conclusión, ha terminado dando un buen cierre a una serie muy recomendable, sobre todo viendo la escasez de comedias en el panorama actual televisivo.

No sé si Berto tiene algún otro proyecto entre manos y se arriesgará haciendo algo más ficcionado, lo que si tengo seguro que ahí estaré yo para verlo.

Sex Education (Netflix) – Daniel

La producción de Netflix fue uno de los estrenos más destacados de 2019, y su segunda entrega corroboró las buenas sensaciones dejadas en su temporada de lanzamiento, y mejoró todavía lo visto en sus primeros episodios. Con un punto de partida algo disparatado, ha terminado siendo una serie muy madura, compleja, y que trata muchos temas acerca de la sexualidad (cuestión en demasiadas ocasiones, tabú) con una naturalidad y una soltura que muchos centros educativos deberían aprovechar para explicar a la juventud (y a algún que otro adulto) la educación sexual, materia primordial para el desarrollo y evolución de nuestra sociedad. Lejos de ser una sátira de un grupo de chavales en el instituto, salidos y dominados por sus hormonas (véase American Pie y derivados), Sex Education goza de una personalidad y un talante como pocas ficciones en la actualidad. Sabe tocar la tecla cómica cuando es necesario, pero si debe ahondar en el drama, lo ejecuta a la perfección y con clase, mejor incluso que algunas ficciones de un tono más serio. Tardará un poco más de lo previsto en regresar debido a la COVID, así que os recomiendo que aprovechéis aquellos que aún no la veáis para darle una oportunidad. Que en Netflix hay muchas más cosas (y mejores) que Élite.

Comparte: