Review Supernatural: Inherit the Earth

Review Supernatural: Inherit the Earth

Un planeta solitario, un mundo deshabitado por culpa de la arrogancia de los Winchester, incapaces de ceder ante Dios. La idea de Chuck es que los hermanos y Jack tengan que lidiar el resto de sus vidas con un mundo vacío, donde no haya nadie a quien salvar, nadie a quien acompañar o … nadie en definitiva. La crueldad de Chuck se ejemplifica con el suceso del perrito que encuentran en la gasolinera y que Chuck decide eliminar de la faz de la tierra para que los Winchester no saboreen ni un ápice de esperanza.

Tengo la sensación de que podrían haberse hecho mejor algunas cosas, por ejemplo me hubiera gustado que las escenas del principio del episodio no hubieran sido sólo y exclusivamente una calle vacía en Kioto y otra calle vacía en Nueva York . Creo que la sensación de inmensidad debería haber sido mucho más grande y para eso era necesario mostrar más lugares. Esto es algo que hemos visto más de mil veces en miles de ficciones, lo ideal es sacar un montón de capitales del mundo y monumentos conocidos. Pero quizás el presupuesto no daba para tanto. Así que nos tuvimos que conformar con un paseo por gasolineras y cafeterías a lo largo de la América profunda, claro que al final cabo siempre ha sido el sello de la serie, no el bajo presupuesto sino la América profunda.

En esta temporada repleta de reencuentros y despedidas no podían faltar Michael y Lucifer, interpretados por Jake Abel y Mark Pellegrino. Los dos personajes aparecen acercándose a los hermanos con aparentes buenas intenciones, pero en ambos casos son sólo espías de Chuck. Los dos hermanos que querían los cuerpos de Dean y Sam para usarlos como recipientes merecían una salida por todo lo alto y creo que, más o menos, la han tenido. Primero porque han muerto ya muchas veces y en todas ellas creíamos que nos despedíamos y segundo porque en esta última temporada sólo han salido para demostrar que sólo desean ser los favoritos de Dios y que para conseguir eso sacrificarán a quien sea. La idea de traer a Betty la parca, ascendida a Death e inmediatamente derrotada por Lucifer ha estado divertida y la interacción con los arcángeles ha funcionado bastante bien. Tanto Lucifer como Michael traicionan a los Winchester, pero éstos tienen un plan mejor y terminan ganando gracias a Jack, que lleva un tiempo absorbiendo energía, que absorbe tanto a Lucifer como a Michael y que en el último momento, cuando tienden la trampa a Michael, Jack es capaz incluso de absorber la energía de Chuck.

No creo que la resolución sea un Deus ex Machina porque al fin y al cabo la idea de convertir a Jack en el cúmulo de poder capaz de salvar el día y derrotar a Chuck no es nada nuevo, sí que es nueva la forma en la que ha resultado funcionar finalmente y quizás no haya sido del todo adecuado esconder el plan a los espectadores, era suficiente con escondérselo a Michael y darnos a nosotros algún tipo de pista que nos indicara lo que estaba pasando para que no todo pareciera sacado de la manga al final. Pero ya digo que no me molesta que sea Jack quien salve el planeta, porque es algo que nos han estado vendiendo desde hace tiempo.

I’m around. I’ll be in every drop of falling rain, every speck of dust that the wind blows, and in the sand, in the rocks, and the sea. (…) And those answers will be in each of them. Maybe not today but… someday. People don’t need to pray to me or to sacrifice to me. They just need to know that I’m already a part of them and to trust in that.

Creo que la idea de que Jack sea el nuevo dios me gusta bastante, es bueno de corazón y se ha equivocado lo suficiente como para aprender de sus errores y esforzarse en hacerlo todo lo mejor posible. Ya sabemos de su capacidad de sacrificio y de su bondad, así que creo que este final es perfecto para el personaje. El Final de Chuck es conmovedor también, él está convencido de que los Winchester le matarán, pero los hermanos no lo hacen, porque ellos no son así y porque el final que tienen pensado para Chuck es mucho más terrible que la muerte, está condenado a ser una persona normal, envejecer, enfermar, perder y a veces ganar. Vagar por la tierra en busca de cualquier cosa y en algún momento morir y ser olvidado. Es un final terrible para alguien con el ego de Chuck.

La percepción que me deja este episodio es un poco agridulce, porque por un lado me ha gustado bastante el final que hemos visto y por otro lado tengo una sensación un tanto terrible y es que no sé con qué nos sorprenderán la semana próxima, pues parece como si la serie ya hubiera terminado y lo que vamos a ver no sé si será un epílogo o un desenlace final o cualquiera sabe qué … pero me da algo de miedo que estropeen algo. Simplemente me cuesta imaginar que el contenido del próximo episodio complete o corone lo que hemos visto hasta el momento y pienso que quizás me deje mal sabor de boca. Claro que quizás pase todo lo contrario y Carry On haga que estallen todos los sentimientos que se han ido acumulando a lo largo de los quince años que ha durado esta serie.

S

Inherit the Earth tiene muchas cosas preciosas, pero ha sido especialmente emotivo ver los últimos momentos del episodio, ese recordatorio al viaje de estos últimos quince años, ese recorrido por escenas míticas y momentos inolvidables de la serie, cerrando con ese momento sensacional en el que vemos el maletero del Impala cerrarse desde dentro mientras en nuestra cabeza resuenan unas palabras: We got work to do, unas palabras que terminaron una excelente segunda temporada y que, en aquel momento, no sabíamos que nos acompañaría durante quince años.

La próxima semana, con Carry On nos despediremos para siempre de la serie, que después analizaremos tanto aquí como en  nuestro canal de Twitch y Youtube.

Comparte: