Pilotos: Moonbase 8

Pilotos: Moonbase 8

Mirad, estoy harto de series sobre el espacio. No hablo de Star Wars, The Expanse o Star Trek, sino de aquellas que parecen abordar una especie de nueva carrera espacial, por el complejo gigantesco que creo que tienen los Estados Unidos por no haber sido capaces de volver a pisar la Luna… o porque quieren pisarla por primera vez, si sois fans de la teoría de que nunca se produjo el hito. 2020 será recordado por muchas cosas, y una de ellas será que fue el año en el que tres cadenas diferentes lanzaron tres productos distintos con esta temática, compartiendo género (comedia), y que ninguna funcionó, al menos para mí. El turno esta vez es para Showtime y su Moonbase 8.

Abrió la veda en enero HBO con Avenue 5, comedia futurista sobre una nave que quedaba fuera de rumbo y la tripulación tenía que apañárselas para sobrevivir como pudiera. Apadrinada por el creador de Veep y por el protagonismo de Hugh Laurie, terminó siendo mejor de lo que me pareció en un primer momento, aunque no la incluiría entre lo mejor del año, ni de mis comedias favoritas en la actualidad. 

Space Force fue una decepción total, ya que la premisa de esa supuesta Fuerza Espacial que pretendía crear Donald Trump para combatir amenazas alienígenas, llevada a la pequeña pantalla en Netflix por Greg Daniels, el que fuera creador de grandes productos cómicos como Parks and Recreation, The Good Place, o la reciente Upload, y protagonizada por Steve Carell, que diera vida al mítico Michael Scott en el remake americano de The Office, ofrecía, como mínimo, incentivos para darle una oportunidad. Tras un piloto decente, y un segundo que, a mí personalmente, me pareció desternillante por lo surrealista de la situación planteada, la ficción se vino abajo como un castillo de naipes y pasando al montón de series olvidables que he visto durante los años.

Y, como decía, llega ahora Moonbase 8, nuevo producto de Showtime. Una cadena, que, seamos sinceros, no atraviesa por su mejor momento de forma. Lejos quedan las épocas doradas de Shameless, comedias satíricas y con gancho como Weeds, o incluso los años mozos de Ray Donovan por tirar de una más reciente. Vamos a ver, ¡si su mejor idea últimamente ha sido resucitar un cadáver pestilente como es Dexter! ¿Qué confianza puede darnos una cadena así? Lo único que he visto de ella digno de mención recientemente ha sido la miniserie The Good Lord Bird (El Pájaro Carpintero), de la que ya os hablé de su piloto, y que está siendo una grata sorpresa y la recomiendo a todos los que leáis estas líneas. Por el resto de cosas, el estado actual de Showtime dista mucho de lo que fuera antaño.

¿Os dais cuenta de que aún no he entrado a hablar de la serie en sí? Ya os imagináis por dónde van los tiros, ¿no? La premisa es aún más vaga y simple que las anteriores. Podemos entrar a debatir sobre los fallos que han tenido las otras dos, pero, al menos, rompo una lanza a su favor diciendo que ofrecían un punto de partida, como mínimo, llamativo; o mejor dicho, que probablemente requirió más de medio minuto para pensarlo. Moonbase 8 va sobre un grupo de astronautas que entrenan en una base que ha montado la NASA en Arizona para prepararse para un potencial viaje al espacio. Ya está. Es todo. No tiene más. He visto dibujos de niños con más complejidad que la trama de esta serie.

¿Eso es malo? No tendría que serlo, si me ofrecieran algo más, algún incentivo interesante. Yo qué sé, que conociera a algún miembro del reparto, cosa que no sucede aquí. Que me hiciera reír, al menos, una vez en todo su piloto, cosa que tampoco pasa. Lo único reseñable es que estará compuesta de seis episodios de unos veinticinco minutos de duración, y quizá eso sea lo único que me haga seguir con ella, para rellenar ratos muertos de mi semana y para ponerla de fondo mientras me dedico a cosas más productivas. Porque lo que es como desconexión para disfrutar un rato de una serie de televisión, no lo cumple.

Quizá Moonbase 8 acabe siendo una de las series revelaciones del año, vete a saber. Pero, de entrada, su piloto es paupérrimo en prácticamente todos sus aspectos. No tiene nada destacable, ni siquiera un momento cómico de calidad o que me haga tener esperanzas para lo que pretenden mostrar en las próximas semanas. Más bien, las probabilidades de que esto acabe derivando en una comedia decente, in my opinion, son más bien reducidas, por no decir inexistentes. Pero eh, soy humano, me puedo equivocar. Y tendrá su público, claro. Si a alguien le ha gustado, por favor, que nos deje sus impresiones en la bandeja de comentarios de abajo, porque necesito que me expliquéis qué le veis a esta serie.

Si queréis empezarla, en nuestro país estará disponible bajo demanda los lunes en Movistar Plus. Yo, desde luego, os recomiendo que vayáis en la dirección opuesta, y probéis productos mucho mejores. ¿De comedias? Alguna de las de Greg Daniels que he mencionado párrafos arriba. ¿De temática similar? For All Mankind de Apple TV Plus. Moonbase 8 no vale la pena, y no creo que la valga alguna vez. 

PD: Vale ya de series de temática espacial, por favor os lo pido. 

Comparte: