Lo Mejor del Mes: del 1 al 31 de julio

Lo Mejor del Mes: del 1 al 31 de julio

Nada mejor en pleno verano que un post recomendando series. Ya lo hicimos con la habitual edición veraniega, pero por si queréis alguna sugerencia más, os podéis servir de este artículo, que contiene aquellas series que nuestros colaboradores consideran que fueron las mejores emitidas en julio, como hacemos cada mes. Víctor se decanta por The Affair, la ficción de Showtime que concluirá con su próxima temporada. María nos hablará de Orange is the New Black, la veterana serie de Netflix y que emitió su sexta entrega hace unas semanas. Daniel escogió valorar la temporada final de UnREAL, que se despidió de sus seguidores a mitad del mes pasado. Y por último, Iván eligió analizar la trayectoria de Preacher, que se encuentra actualmente en emisión.

Lo Mejor del Mes para Víctor

The Affair

Para este mes de julio me he decidido por una serie que, a priori, no suele ser de mis géneros preferidos; es más, tras su prometedora primera temporada la serie dio tal sustancial bajón en su segunda que sólo mi inhabilidad para abandonar series me hizo seguir con ella. Por suerte, en su tercera temporada logró recuperar el rumbo evolucionando en su desarrollo y reimaginando la original forma de contar las historias que tanto me gustó en sus inicios.

Ahora, en su cuarta temporada, no solo ha alcanzado el nivel de esa serie que tanto me enganchó en su comienzo, sino que puedo decir sin ningún problema que la ha superado y estamos, sin duda, ante el mejor momento de la serie, con unos personajes que a estas alturas tenemos perfectamente definidos y sólo le faltaba hilar una buena trama para redondear el trabajo, y vaya que sí lo ha hecho.

Durante este mes hemos visto, por un lado, a Helen (Maura Tierney) lidiar con la radical decisión de Vik (Omar Metwally), el cual ha tenido un mes destacado, por eso ha sido uno de los nominados para mejor actor del mes. Por otro lado tenemos a Noah (Dominic West) en su faceta lectiva intentando reencauzar a uno de sus alumnos. Luego Cole (Joshua Jackson), para mi el mejor del mes, en una encrucijada entre Luisa y Alison, dejándonos un gran episodio en el que le vemos cómo el seguir los pasos de su padre le abre los ojos. Y, sin olvidarnos de ella, volvemos a Alison (Ruth Wilson), otro de los pilares de la serie, y de la que durante la temporada han estado jugando con un misterio que la envuelve mientras vemos cómo se mete en una espiral descendente de la que no sabemos si logrará salir con éxito. Todo ello promete un final de temporada bastante emocionante, pero habrá que esperar hasta el mes de agosto para averiguar el desenlace.

Serie del Mes para María

Orange is the New Black

Después de una quinta temporada algo caótica (pero con puntos muy positivos), la sexta tenía el reto de continuar la historia después un cambio de escenario y paradigma.  También partíamos la separación física de aquellos personajes a quienes estábamos acostumbrados a ver interactuar. Creo que la propuesta es interesante, creo que es bueno reinventarse y crecer, pero sin duda es una apuesta arriesgada. Al dejar atrás la prisión de mínima seguridad y pasar a una cárcel más dura los guionistas han dado un giro hacia territorios más oscuros. La serie de Jenji Kohan continua siendo, esencialmente, una comedia, pero hay ciertos componentes dramáticos que nos trasladan a lugares muy tristes. Se lleva con maestría la contínua alusión a la justicia social, al conflicto racial o la lucha de clases y entre cliché y gag no sueltan algunas reflexiones muy duras sobre la sociedad en la que vivimos. Me parece estupendo que la serie invite a la reflexión, pero si lo hace de forma demasiado evidente pierde ese toque fresco de las primeras temporadas.

Me gusta Orange is the New Black, pero no debería dejar de hacer comedia, porque funciona mucho mejor cuando trata de forma jocosa incluso los asuntos más serios que cuando lo hace al revés. La serie que denuncia los abusos a los reclusos y la insoportable vida en prisión ya existe, se llamó Oz y Orange is The New Black no tiene que copiarla sino contar su propia historia. Me gusta mucho Oz, ese sórdido y sobrio drama carcelario que la HBO emitió de 1997 a 2003.  Las diferencias de Oz con Orange is the new Black son innumerables, ambas ficciones se desarrollan en un recinto cerrado con leves Flashback sobre los personajes que nos sacan de prisión usando la línea de sus recuerdos y de los sucesos que los llevaron a convertirse en reclusos. Pero Oz te amargaba un poco la vida después de cada episodio mientras que Orange is the new Black tiene el efecto contrario. Si bien, esta temporada, algunos episodios se han limitado a ser crudos y han olvidado la fuerza cómica, que es donde descansa el peso de la serie. La temporada comienza con un claro y bello homenaje a la serie Oz. Una persona negra, en prisión, rompe la cuarta pantalla para hacernos entrar en una suerte de universo surrealista que significa más cosas de las que aparentemente muestra. Suzanne pulsa un imaginario mando a distancia y en su cabeza empiezan a desarrollarse programas televisivos donde el resto de los personajes nos relatan su periplo. El Where is Alex de Piper frente a los números de todas las demás nos recuerda que la protagonista es el personaje con menos aristas y a la vez cada vez menos protagonista. Ese es otro de los problemas de la serie, gana cuando su protagonista no ejerce de tal.

Pero estoy aquí haciendo notar los puntos negativos de la sexta temporada en lugar de alabar los innumerables aspectos positivos de la misma. La temporada ha sido espectacular, el componente dramático ha servido para conocer mejor a muchos personajes y verlos desenvolverse en realidades distintas. La historia de Daya y la forma en la que procesa los cambios en su vida haciéndose peor persona mientras otras como Gloria hacen lo contrario y algunas como Morello o Red simplemente sobreviven juntándose con quienes creen que las ayudaran a encontrarse a si mismas, olvidando quienes son sus amigas. Cindy y su culpa o Suzanne y su miedo también ha aportado mucho y la trama de Blanca ha sido maravillosa. Las nuevas incorporaciones han sido geniales, la trama de las dos hermanas sucediéndose a través de los tiempos La trama de las consecuencias penales del motín está bien, sobre todo el juicio de Taystee y todo lo relacionado con esto. Danielle Brooks ha utilizado este giro a lo dramático para lucirse como actriz y hacerse merecedora de varias nominaciones y premios.

 

Serie del Mes para Daniel

UnREAL

El caso de UnREAL ha sido muy particular. Con su tercera temporada concluyendo a finales de marzo, y con la renovación confirmada por una cuarta entrega, hubo ya algo llamativo cuando se anunció que Hulu emitiría la que sería su temporada final, pero antes que en Lifetime, cadena en la que se originó la ficción. Todos asumíamos que veríamos la última tanda de episodios el próximo año (de hecho, así os lo contamos en este blog), pero no fue para nada así: a mediados de julio, el servicio streaming lanzaba los ocho últimos capítulos (dos menos que el encargo habitual, diez) y ponía así fin a la trayectoria de la serie en televisión.

Ante un movimiento tan extraño por parte de Lifetime y Hulu, muchos podríamos pensar que se querían quitar de encima la ficción y no sabían cómo, por diferentes razones. Muchas de esas razones responderían a la calidad de lo que se iba a emitir, y a que la ficción de turno estaba perdiendo fuelle. Y si, puede que quisieran quitarse de encima UnREAL, pero para mí, ha sido una despedida a la altura de lo mejor de la ficción, llegando a sorprenderme como no lo habían hecho en tiempo. La anterior temporada para mí no estuvo a la altura, aun cambiando de enfoque con una pretendienta en lugar de un hombre, pero en su entrega final considero que han recuperado esa capacidad de impactar al espectador, con una Rachel desatada y alcanzando cuotas que rozaban la locura y la vergüenza ajena más elevadas. Si algo me hizo engancharme a la primera temporada fue precisamente las barbaridades y tejemanejes que se realizaban entre bastidores con Quinn y Rachel a la cabeza, y el volver a ver algo así de chocante es de agradecer, además de que quizá la reducción a ocho episodios no ha perjudicado al ritmo de la temporada, más bien al contrario, haciendo más fácil el engancharse a la historia de su entrega final.

Nos despedimos de Quinn y Rachel, y yo os recomendaría sin duda UnREAL si todavía no la habéis visto. Es una ficción muy fácil de ver, corta en cuanto a duración por episodio (apenas 40 minutos), que engancha, y que ofrece un entretenimiento muy elevado, además de descubrir a dos personajes femeninos increíbles como son los interpretados por Constance Zimmer y Shiri Appleby. Encima podéis aprovechar lo que queda de época estival para empezar a verla, ya que con lo que engancha y la falta de ficciones en estas fechas, estoy seguro que si os gusta, la veréis en cuestión de días.

Serie del Mes para Iván

Preacher

Preacher es una serie complicada. Como adaptación decir que es pobre es quedarse cortos, pero de todos modos AMC ofrece un producto cuanto menos entretenido, o así era hasta que su segunda temporada se hizo más larga que lo debería; no obstante, el arranque de esta tercera tanda de episodios me ha parecido muy satisfactorio.

Vale que no le llega a la suela de los zapatos a cómo afrontan el pasado de Jesse en los comics y que decir que están adaptando el arco de “Cruzados” a la vez solo se entendería en un universo paralelo, pero olvidando todo el material previo del que llevan pasando de hace mucho tiempo, han logrado crear una amalgama de tramas muy interesantes y consiguiendo (al menos a mí) mantenerme enganchado en cada capítulo.

Hay series mejores, no tengo ninguna duda, pero durante este mes no puedo negar que bajo mi punto de vista está siendo lo más entretenido que tengo en emisión.

 

Comparte: