Crítica: Tres Anuncios En Las Afueras (Three Billboards Outside Ebbing, Missouri)

Crítica: Tres Anuncios En Las Afueras (Three Billboards Outside Ebbing, Missouri)

Sin apenas una semana de descanso tras la resaca de los Globos de oro, la gran ganadora de aquella noche llega a nuestras salas habiendo conseguido hacerse con la vitola de favorita de cara a la carrera por el Oscar. Por fin hemos podido ver la nueva película de Martin McDonagh (Escondidos en Brujas) y estas han sido nuestras impresiones (sin spoilers).

Tres anuncios en las afueras nos presenta a Mildred Hayes, una madre de un pueblo de Misuri que tras los nulos esfuerzos de la policía local por resolver el asesinato de su hija, decide alquilar por un año 3 vallas publicitarias que se encuentran cerca de su casa, en el mismo camino en que ella fue violada y asesinada. Este hecho revivirá el caso y sacudirá las vidas de muchos de los habitantes de Ebbing.

Aunque el film comienza un poco con una tónica de comedia negra, poco a poco se va adentrando en los terrenos de un drama más profundo, ya que aunque las 3 vallas sean el motor que hace moverse a la historia, son las vidas de cada personaje y con lo que tiene que lidiar cada uno de ellos en su casa lo que centra la atención del film. Lo que a simple vista parece ser una historia de misterio e investigación, termina siendo un drama sobre una familia rota por las diferentes formas de llevar una perdida, sobre racismo, sobre la educación y como un ambiente familiar puede llegar a marcarnos ente otras muchas cosas. La película utiliza el detonante de la vallas de Mildred para narrar un montón de historias y terminar montando una historia en el que al final la propia investigación termina siendo lo que menos importa. Consigue hacer una genialidad.

Cuesta un poco de ver en los primeros compases, pero en el momento en el que los 3 personajes principales están puestos encima de la mesa, Tres anuncios en las afueras consigue atraparte tanto por su narración como por lo interesantes que son tanto Mildred como los dos policías en los que más centra su atención: el sheriff Wiloughby y su ayudante Dixon. Aunque Woody Harrelson y Sam Rockwell se salen, el papel que hace France McDormand es digno de estudio, un derroche de talento que te hace entender porque ha ido cosechando nominaciones y premios por este trabajo.

Estamos ante una película que engaña al espectador, llevándolo por unos caminos mucho más oscuros y humanos de lo que uno podría esperar viendo tráilers y spots de la misma, resulta ser una producción muy profunda que te hace empatizar hasta con personajes despreciables. Durante dos horas logra que sientas todo tipo de emociones al verla, desde el optimismo hasta la más absoluta frustración. Tres anuncios en las afueras bajo mi punto de vista no es que haya cumplida, simplemente ha superado por mucho mis expectativas siendo una de las mejores películas que he visto en los último años.

Comparte: