Pilotos: Nasdrovia

Pilotos: Nasdrovia

En Movistar el mes pasado llegó Antidisturbios, y tras un drama policíaco en este tocaba tirar de comedia con el estreno de Nasdrovia, cambiando eso sí el formato de emisión a dos episodios por semana en lugar de soltar la temporada completa como hicieron con la de Sorogoyen. Ya hemos podido ver los dos primeros capítulos de la ficción y estas son las primeras impresiones que nos deja.

La historia nos pone en la piel de Edurne, una exitosa abogada que al entrar en la crisis de los 40 decide montar un restaurante de comida rusa junto a su ex-marido y un pintoresco cocinero que vivió varios años en Rusia. El punto que va a dar juego a la serie no es precisamente los quehaceres del restaurante, sino que el local empieza a ser frecuentado por un miembro de la mafia rusa residente en Madrid. Y el tema de la mafia rusa es el esencial, sobre todo porque de partida ya sabemos que va a terminar con los personajes en una situación complicada pues todo se cuenta tras un gran flashback después de la escena inicial, en la que se nos presenta a una Edurne que está a punto de ser ejecutada.

El principal referente tanto por el estilo de comedia negra como por las formas es Fleabag y esto es algo que la serie en sus primeros pasos ni se molesta en esconder. A pesar de beber bastante de la ya mencionada comedia británica, que nadie espere que sea una copia descarada de esta, pues Nasdrovia parece decantarse por un humor bastante más loco y absurdo. Si alguien al ver las similitudes entre ambas espera cosas como el 2×01 de Fleabag, creo que se llevará un chasco, pues aunque compartan elementos la comedia de Movistar parece que va a seguir otro rumbo.

Dentro del apartado de personajes, la primera impresión que dan sobre todo el trío protagonista es bastante positiva, destacando sobre todo el de Edurne y las sinergias que tiene tanto con el de su ex-marido Julián como con el cocinero Frankie. Queda conocer un poco más a los miembros de la mafia rusa, quienes a excepción del líder los demás de momento son poco más que figurantes.

Teniendo en cuenta que la idea original es la de que sea una miniserie de solo 6 episodios, me parece una serie a seguir para aquellos que busquen una comedia loca con la que poder abstraerse durante media hora.

Comparte: