Lo Mejor de la Semana: del 25 al 31 de marzo

Lo Mejor de la Semana: del 25 al 31 de marzo

Hito en la temporada 2018/2019: encadenar dos posts seguidos de nuestro repaso semanal a lo más destacado de la actualidad seriéfila. Sorprendentemente, las dos últimas semanas de marzo han tenido suficientes episodios como para que, por lo menos, dos de nuestros colaboradores sean capaces de armar un ranking de tres ficciones cada uno. Nuestros compañeros Daniel e Iván os cuentan debajo cuáles han sido las mejores de los últimos siete días del pasado mes. No os acostumbréis, porque no garantizamos nada.

Top 3 de Daniel

3- The Walking Dead: The Calm Before (9×15)

A la cama no te irás, sin saber una cosa más. Lo digo porque el día que se emitió este episodio, aprendí el significado de una palabra que no había oído hasta el momento. Me la dijo un amigo, para referirse al capítulo que nos atañe: epítome. Según la RAE, es un resumen o compendio de una obra extensa, que expone lo fundamental o más preciso de la materia tratada en ella; vamos, en este caso, sirve para reflejar en cuestión de una hora lo mejor y lo peor de The Walking Dead.

Porque realmente ha sido un buen episodio, pero no está exento de los vicios y malos hábitos que ha caracterizado a la ficción de AMC durante nueve temporadas. Tenemos un capítulo que rompe esquemas, que deja al espectador roto en el asiento tras su conclusión, pero que durante su desarrollo le deja al borde de la somnolencia, haciendo que, por momentos, te pierdas entre tanta cháchara y diálogo profundo clásico del universo en el que se mueve la serie. Ha sido comparado (erróneamente y muy desacertadamente) con la Boda Roja de Game of Thrones. Es injusto y desmerece lo que hicieron, primero George RR Martin en su novela (que a nadie se le olvide) y luego Benioff y Weiss en HBO. Los responsables de la serie construyeron un capítulo que, a día de hoy, todavía es uno de los que la gente destaca tras todo lo que ha pasado en Poniente, y durante su duración, ofrece mucho más entretenimiento a los espectadores. Aquí realmente, la carga emocional (y lo mejor) es el final.

Comparaciones a parte, creo sinceramente que la ficción lleva pidiendo la hora hace años, y al contrario de la opinión de mucha gente, esta temporada a mí no me ha dicho absolutamente nada, más allá de la despedida en su día de Rick. La trama de los Susurradores está entretenida, Alfa me parece una villana muy buena, pero el recorrido de la entrega no me despierta un interés mayor que hace unos años, con otros enemigos y otros problemas. Si se acabara mañana The Walking Dead, no me daría lástima.

2- Supergirl: House of L (4×16)

De nuevo os vengo a hablar de Supergirl, que gracias al episodio de la semana anterior, y al último emitido antes del parón (el siguiente al que nos atañe), ha logrado subir unos cuantos escalones en lo relativo al nivel de la temporada. Hay muchos que critican la entrega actual, pero yo la he defendido bastante desde el principio, porque, como dije en el artículo anterior, era un conjunto de buenas ideas que solo necesitaban conectarse de alguna forma, o que fueran explotando de una manera u otra. Pues bien, ese enlace que lo acaba conectando todo ha sido Lex Luthor.

Tal y como dije en el ranking previo, me convence y mucho Jon Cryer en el rol del archienemigo de Superman, y si las sensaciones que me dejó en el 4×15 fueron buenas, con este capítulo dedicado exclusivamente a unir todos los acontecimientos de la temporada como consecuencia de las acciones de este enemigo, solo las han ratificado. Si todo marcha como debería, creo que estamos ante el mejor villano que nos ha ofrecido Supergirl en sus cuatro entregas de vida. Reign dejó el listón alto, pero si los responsables de la serie han decidido echar mano de uno de los enemigos clásicos de DC, debería convertirse en el mejor de la ficción. Me ha encantado ver cómo fue tejiendo la red de acontecimientos que iban sucediéndose en la temporada, y cómo iba manipulando a la clon de Kara, de cuyo origen también hemos tenido respuesta. Todo sucede por una razón, decían en Lost; aquí, esa razón es Lex Luthor.

A falta de unos pocos episodios para la conclusión, la cosa pinta genial de cara a la recta final, y buena culpa de ello (por no decir que toda), la tiene el hermano mayor de Lena. Este sociópata ha llegado a Supergirl para ponerlo todo patas arriba, y visto lo visto, bendita falta hacía.

1- Jane the Virgin: Chapter Eighty-Two (5×01)

Quizá no hubiera metido este episodio en condiciones normales, pero es que tras la actuación de Gina Rodríguez, me veo obligado a hacerlo. La última Season Premiere que tendremos de Jane the Virgin ha sabido apelar a las emociones como solo esta serie sabe hacerlo. Estaba cantado que íbamos a tener momentos interesantes, viendo cómo terminó el año pasado la entrega, pero puede que hayamos presenciado la mejor escena a nivel dramático de toda la serie en este episodio.

He visto muchos planos secuencia durante mis años como seriéfilo, normalmente en contextos de acción, como por ejemplo las escenas de Daredevil, o aquella de la primera temporada de True Detective, pero creo que ninguno tan intenso emocionalmente hablando como el que protagoniza Jane en este 5×01. En cuestión de unos minutos, es capaz de expresar un abanico enorme de emociones, y ella sola es la que habla durante todo ese rato, no hay más personajes que interactúan con la joven, mientras divaga sobre lo que siente con la vuelta de Michael a su vida, tras todo lo que había pasado los últimos años. Gina Rodríguez merece todos los halagos posibles, porque lo borda en todo momento, y nos hace partícipe de lo que siente, con una actuación soberbia y, como decía antes, quizá la mejor de toda la ficción de The CW.

Sobre el resto, bueno, han plantado las semillas de una temporada final que se prevé con emociones fuertes, lágrimas y momentos telenovelescos habituales en Jane the Virgin. Con este arranque, poco más le puedo pedir a la veterana ficción, mas que continúe en esta buena línea y nos ofrezca a sus seguidores una despedida a la altura.

Top 3 de Iván

3º This Is Us: R + B (3×17)

Vaya mes más duro, decidir las tres series de mi ranking ha sido toda una odisea porque tras varios meses terribles en las no encontrábamos un par de episodios con un nivel medianamente digno para plantearnos recuperar la sección, de repente no ha caído encima una en la que lo difícil es decidir cuáles se quedan fuera. Para mi sorpresa, una que contra todo pronóstico ha entrado ha sido This Is Us.

Mis impresiones de la temporada ya las sabréis en un futuro artículo en el que pondré los que para mi han sido los pecados capitales que ha cometido la serie de NBC durante este año, pero siendo justos, hay que reconocer que en este penúltimo episodio la ficción ha recordado a su mejor versión de ella misma; no metiendo el drama por el drama, solamente siendo realista y coherente lo cual era algo que le daba ese toque de humanidad a entregas anteriores de la serie y que había perdido en estos últimos meses.

Desde que arrancó la trama electoral de Randall se ha ido viendo como el matrimonio entre él y Beth se iba desgastando, hasta llegar el punto en el que estalla todo en el presente con esa discusión que toma el grueso principal del episodio, el cual mientras avanza en dicha pelea nos va mostrando toda la historia de ambos personajes en flashbacks … This Is Us vuelve a utilizar un elemento tan intrínseco en la serie como es el narrar su historia en dos planos temporales y lo devuelve al cauce de lo que debería haber sido este recurso durante toda la temporada en lugar de esos flashbacks que no aportan prácticamente nada. No es sólo que nos enseñen la historia entre Randall y Beth, es que nos demuestras que todo lo que se ha desarrollado durante las elecciones ya estaba en el carácter de Randall desde el primer día.

Capítulo que devuelve la cordura a la serie y que además se corona como probablemente el mejor de toda la tercera temporada.

2º Star Trek Discovery: Perpetual Infinity (2×11)

Aunque baja un puesto, repite en la sección Star Trek: Discovery, y no es para menos ahora que la trama global ha pegado un acelerón. Los guionistas de esta serie saben un par de cosas sobre cómo ir elevando la intensidad de sus tramas progresivamente, ya lo hicieron el año pasado y en este lo están repitiendo. Queda por ver si llegará al nivel de lo vivido en aquel brillante tramo final; sin embargo, aunque no lo logren no se les podrá echar en cara nada a esta segunda entrega de la serie.

Episodio centrado al 100% en la figura de la madre de Michael y cómo su presencia la afecta después de pasar toda una vida creyendo que madre murió en aquel incidente; pero que a su vez, termina siendo el puente perfecto entre la trama del angel rojo y la de Control con su dominio ya absoluto de toda la Sección 31 usando el cuerpo de Leland. Sinceramente me parece maravilloso como han hilado ambas tramas hasta el punto de hacerlas sólo una: lo que el año pasado fue un salto al vacío en este lo han convertido en suave y delicado descenso, y les ha quedado de lujo.

Star Trek: Discovery está a un nivel sensacional, siendo honestos yo creo que ya se puede asegurar que desde hace unas semanas hemos entrado en la parte candente de la temporada. Meritoria segunda posición para un episodio logra conectar todo lo visto hasta la fecha en la ficción y avanzar la trama hacia un nuevo punto, a una guerra en Control y el resto del universo.

1º Line of Duty: Episode 1 (5×01)

Jed Mercurio debería dar clases sobre cómo empezar temporadas, porque lo suyo no es normal, no puede ser que siempre consiga arrancar cada arco por todo lo alto …. y que encima te sorprenda a pesar de conocer cómo se las gastas, y esto es probablemente lo más importante de la premiere de este año: que Mercurio es consciente de que a estas alturas sabemos cómo van sus premieres.

No busca reinventar su fórmula, ni sacarse algún giro loco o un cliffhanger como en la anterior, simplemente te muestras poco a poco sus cartas como si la cosa no fuera con ella, jugando con un espectador que se va a tirar casi todo el capítulo buscando donde va a meter el giro para que luego se de cuenta … de que no lo hay ¿o sí?. Mercurio deja tantas pistas en tantas direcciones confiando en que seremos nosotros quienes estaremos dudando sobre la identidad del agente encubierto poniendo en una balanza lo lógico y lo que haría Line of Duty. Es muy sencillo decir al acabar el capítulo “Es que se veía venir” pero ¿acaso no habría sido igual de lógica la otra opción y no habría sido un punto de partido más que emocionante para esta quinta temporada?

Esta serie me parece una joya de la televisión y casi toda seguridad de lo mejor que hay en emisión en la actualidad. Puede que me deje llevar por el hype y las ganas que tenía por tener de vuelta a Line of Duty, pero esas mismas ganas podrían haberme llevado a una decepción absoluta si este episodio no hubiera cumplido.

Comparte: