Luke Cage (2ª temporada): Existencia por decreto

Luke Cage (2ª temporada): Existencia por decreto

Ha costado un poco más de lo que esperábamos traer este artículo de opinión sobre la temporada de Luke Cage, pero seamos sinceros, la serie no es que lo haya puesto fácil, ya que en su segunda temporada ha hecho lo más difícil: empeorar. Normalmente no suelo ir tan al cuello en la entradilla, pero es que no hay más remedio.

La temporada pasada destaqué negativamente dos puntos y tras ver la temporada casi puedo creer que me leyeron, porque de verdad da la sensación de que intentan solucionarlos pero muy a mi pesar fallan. Es como si supieran qué teclas deben tocar pero no supieran cómo y le dieran un cabezazo al teclado y esto es algo que como espectador me produce mucha impotencia, porque casi me hace creer que esta serie no podrá levantar el vuelo.

El primer fallo y más gordo que destaqué hace un año fue que intentaba abarcar muchos palos en su trama y no desarrollaba ninguno y esto es algo que han querido arreglar poniendo el foco casi exclusivamente en Bushmaster y su guerra por el control de Harlem con Mariah y el propio Luke ¿Cuál es el problema? Qué la serie se vuelve excesivamente lenta y sufre de muchos parones en los que casi sería más honesto que los actores miraran a la pantalla y dijeran abiertamente “Solamente estamos aquí para que el episodio llegue a los 50 minutos, si quieres ahorrar tiempo adelanta 10 minutos el capítulo que no te vas a perder nada”. Daredevil, The Punisher o la primera temporada de Jessica Jones no son el paradigma del ritmo elevado, pero saben ser lentas sin necesidad de rellenar y es lo que Luke Cage no entiende.

Otro fallo y uno de los más comentados fue el nulo carisma del protagonista, el cual destaca más siendo más un secundario que teniendo el rol principal. Esto sigue siendo igual, pero el intento de parche es querer darle una profundidad con unos demonios que a mi parecer están puestos de una manera muy artificial. No me creo en nada la evolución de Luke durante estos 13 episodios, el recordar cada cuatro capítulos que Luke Cage tiene su lado oscuro no es desarrollar un personaje, es añadir justificaciones para que tu gran giro final no quede como si de un Deus Ex Machina se tratara.

La serie no empeora porque hayan hecho las cosas peor, lo hace porque sigue dando la sensación de que existe por el simple hecho de que tenían que darle la misma importancia dentro de The Defenders que al resto de personajes y para ello necesita disponer de serie propia ¿Tan complicado era que él y Iron Fist hubieran compartido serie? ¡Si lo han hecho toda la vida en los cómics!

Es muy preocupante el rumbo de la alianza Marvel-Netflix; sus primeras series fueron magníficas y nos dieron a entender que se podían hacer series de superhéroes distintas a lo que vemos en otras cadenas (o dentro del propio universo Marvel), pero en los últimos años no levantan cabeza y únicamente se salva la brillante The Punisher habiendo caído en el hoyo hasta Jessica Jones. ¿Ha llegado la caída definitiva del universo Marvel-Netflix? ¿Tiene fecha de caducidad? Y lo más importante ¿Deberían empezar a dar carpetazo a series que existen sólo por hacer bulto?

Comparte: