Review Mythic Quest: Backstory!

Review Mythic Quest: Backstory!

En la primera temporada tuvimos un episodio flashback que rompía la dinámica habitual de la serie y que lo tenía fácil para encantar a un fan confeso de Halt and Catch Fire como yo. Aquel episodio cambiaba el tono de humor que general tiene Mythic Quest por uno más cercano al drama y al igual que ocurrió en aquella ocasión, la serie ha vuelto a repetir la fórmula para darnos precisamente un poco “backstory” a uno de los personajes más desaparecidos durante lo que llevamos de temporada.

Para empezar decir un par de detalles curiosos y el primero es que el episodio viene escrito por Craig Mazin, quien nos trajo la brillante Chernobyl hace un par de años y que nuestro protagonista está interpretado por Josh Brener, actor que ya algunos le recordarán por dar vida a Big Head en la comedia de HBO Silicon Valley. Me parece muy representativo este fichaje pues para mi obviamente el objetivo que ha tenido Mythic Quest desde el primer momento es ocupar el hueco de la ya mencionada serie.

De todos modos, vayamos al capítulo en sí. El episodio nos lleva a los años 70, donde conocemos a un joven Carl Longbottom que acaba de entrar como corrector a la prestigiosa editorial Amazing Tales, sello bajo el cual publican autores de la talla de Isaac Asimov, Ray Bradbury o Úrsula K. Le Guin. Junto a él entran también como corrector Peter Cromwell y una chica llamada A.E. Goldsmith, que al igual que Carl tiene la esperanza de alguna vez publicar sus relatos.

Al principio vemos cómo se forma una camaradería entre los tres, los cuales deciden ayudarse en su objetivo común corrigiendo sus relatos entre ellos, idea que a priori parece buena pero que termina hundiendo a Carl ya que su trabajo siempre está por debajo del de sus compañeros recibiendo siempre bastante críticas por ambos. Todo esto aunque en un primer momento lleva a que Carl se motive más, a la vez va generando unos sentimientos románticos por su parte a A.E, que se terminan transformando en celos cuando ella recibe la noticia de que su relato va a ser publicado y Carl se entera de que ella está manteniendo ya una relación con Peter.

El varapalo de quedarse atrás, los celos y el ver como siente que nadie le apoya le lleva enfrentarse directamente a A.E, quien no mostró la novela de Carl al editor el tener para ellas los mismo fallos que sus relatos, y ha ir directamente a Asimov. La respuesta del famoso escritor no se hace esperar y le devuelve las correcciones … que son básicamente toda la novela, elogiando solo el uso del trasfondo por parte de Carl.

Carl derrotado se da a la bebida y es en un escaparate de una tienda en el que ve el Pong siendo ejecutado en una Magnabox Oddisey (para haceros una idea, esta consola es de primera generación y la actual es considerada la novena) en la que ve que el futuro está en crear historias que aprovechen el desarrollo de esa tecnología. Al presentarles la idea a sus compañeros y su jefe no obtiene nada más que risas y burlas, pues evidentemente estamos en la década de los 70’ y todavía queda lejos la época en la que los guiones iban a ser una parte crucial en el desarrollo de los videojuegos.

Este último desplante le lleva a coger la novela corregida por Asimov y prácticamente cambiarla entera por las recomendaciones que le hizo, llevándolo a ganar el premio Nebula al mejor debut, pero disfrutando del premio sólo y sabiendo que no es su novela la que ha ganado el premio, sino la que ganó Asimov. Tras esto saltamos a 2015, al momento en el que Ian y Poppy se acercan a él para que entre Mythic Quest.

Me parece de 10 todo lo que ha hecho en este capítulo y sobre todo la forma que han tenido de construir el personaje de C.W. Es un episodio que ha entendido muy bien las piezas que tenía que tocar para que el espectador entienda porque este hombre ya anciano en el presente es como es. Me parece muy interesante todo porque aunque viendo el desarrollo se pueda pensar que el capítulo le victimiza, en realidad hace todo lo contrario, es él quien se aísla por los celos respecto a A.E y Peter. Lo que han logrado me parece clave para entender porque su carrera se estancó se estancó y sobre todo para darnos cuenta que detrás de su pomposidad hay un anciano que lo único que ha logrado junto al juego ha sido por calcar a Isaac Asimov, sembrando un paralelismo muy interesante con la confesión de Ian de la semana pasada.

Voy a ser tajante: considero que esta segunda temporada está siendo muy superior a la primera y que tanto el de esta semana como el anterior posiblemente hayan sido los mejores episodios de toda la serie. Este tenía que ser el año de consagración de Mythic Quest y para mí está pasando el examen con nota.

Comparte: