Lo Mejor de 2019: Dramas

Lo Mejor de 2019: Dramas

Este post siempre nos suele dar quebraderos de cabeza en el buen sentido, ya que, normalmente, el nivel suele ser bastante alto y escoger entre las diferentes series es una tarea complicada. Pero como siempre, hemos acabado seleccionando ocho dramas, tanto de network como de cable, que nos han parecido las mejores de este 2019.

Los mejores dramas a juicio de María

Mejor drama en network: The 100 (The CW)

La penúltima temporada de la serie lleva a nuestros personajes a un planeta ya habitado, con una sociedad que mantiene una serie de costumbres y una forma de vida que reuslta novedosa para nuestros amigos… claro que se encuentran una sociedad tiránica, donde los portadores de lo que siempre hemos conocido como La Llama, esas personas con la sangre negra, servían como recipientes corporales a los ricos y poderosos durante generaciones. No es que Clarke y compañía se encontraran precisamente en un mundo paradisiaco de felicidad y justicia, más bien todo lo contrario, pero aún así, siguiendo las últimas palabras de Monty y Harper, nuestro Bellamy y compañía intentaron hacerlo mejor esta vez. Estuvieron a punto de aceptar las tradiciones de estas personas y convertirse a su fanatismo, estuvieron a punto de agachar la cabeza y aceptar la injusticia para mantener la paz… pero hay cosas que no se pueden soportar y terminamos la temporada con nuestros chicos matando y liándola en una escalada de violencia… como han hecho siempre.

La trama que nos alejaba de los tiranos geográficamente nos acercó a ellos de forma espiritual, pues conocimos a Gabriel y supimos más de los primeros habitantes de Samctum. También descubrimos gracias a él, a Octavia y a Charmaine, la extraña anomalía y la introducción de los viajes en el tiempo como otro ingrediente a la serie. Por lo demás, la ficción sigue caracterizándose por su ritmo brutal; la fuerza de sus personajes; la acción ininterrumpida y los giros de guión valientes.

Para terminar, destacar por enésima vez el trabajo interpretativo de Eliza Taylor poniéndose en la piel de dos mujeres completamente diferentes atravesando momentos muy intensos de sus respectivas existencias.

Mejor drama en cable: Chernobyl (HBO)

Creo que Chernobyl es la mejor serie del año y una de las series a tener en cuenta en la década. Sencillamente está muy bien, cuenta una buena historia y la cuenta de maravilla. Y la buena televisión no necesita más que eso. Sobra decir que si no la has visto, no sé a qué estas esperando…

La forma en la que se presenta al enemigo es lo que más destaco de esta serie bien cuidada, elegante y donde cada fotograma está medido a la perfección. El enemigo, el villano, no es tanto el despropósito de malas decisiones que llevó al desastre, sino el desastre en si y cada elemento de la serie está dirigido a potenciar esta idea. La banda sonora, la forma de filmar, la fotografía o el colorido sirven para potenciar la sensación de que ese monstruo llamado radiación está al acecho, dispuesto a devorar a todo lo que encuentre a su paso, ya sea inocente o culpable, joven o viejo, humano o animal.

Independientemente a la fidelidad histórica, la exactitud de los hechos o el cariz ideológico que pueda existir o no… la serie triunfa por su historia, que da igual que fuera completamente verdad o no ocurriese exactamente así, consigue que el espectador atrape en su memoria los recuerdos de lo que sabe o ha leído sobre el desastre de Chernobyl y lo añada a lo que ve en la pantalla. Sabíamos lo que pasaba, quizás al comenzar el piloto no recordabais el número exacto de víctimas que dejó el triste suceso, pero todos sabíamos que fueron muchos y teníamos una vaga idea de todo lo que íbamos a ver en la serie, aún así, pese a ello, los responsables de la serie son tan brillantes que incluso existe cierto factor sorpresa.  Y por supuesto, se añaden muchos puntos al terror el saber que todo es real, que esto pasó no hace tanto tiempo y es que la labor de los guionistas y directores hace que todo se note creíble y sea fácil de interiorizar como cierto, quizás por lo horrible, quizás por lo estúpido, quizás porque vivimos en un mundo donde la imagen de la gestión de unos políticos, el orgullo, la arrogancia y la idiotez son más fuertes que el afán de salvar vidas.

Además, hay que tener en cuenta que al ser una miniserie toda la información está condensada en estos cinco episodios y viendo el resultado final, creo que esa es la medida justa, pues a la serie no le sobra ni le falta absolutamente nada.

Los mejores dramas a juicio de Iván

Mejor drama en network: Peaky Blinders (BBC)

Pues por quinto año seguido mi mejor serie network es británica, además siendo una reincidente porque ya hace dos años le dí mi galardón a su cuarta temporada. Tampoco es que en esta categoría hubiera tenido muchas opciones, ya que estaban encima de la mesa Line of Duty o la segunda mitad de la tercera temporada de Attack on Titan; pero como ya de por sí tiendo a ser muy pesado con la primera y siempre cuando hablo de algún anime digo de primeras que no soy un experto en la materia y me puedo llevar un “x es mejor” (entiéndase x como un anime cuya existencia ni conozca), me quedo con el terreno conocido de las series british.

Peaky Blinders mantiene la buena línea de su cuarta temporada apoyándose en la toda la trama política y en alzamiento de un partido fascista que tiene sus ojos puestos en Thomas Shelby; con esta base añade una guerra interna dentro de los propios Shelby generando un mezcla para la cual, los 6 episodios se vuelven a quedar cortos.

Todos sabéis que para mi la tercera fue un paso atrás y me hizo temer una caída sin frenos de la serie, pero me encanta equivocarme para bien y el caso de Peaky Blinders es de los más descarados pues en términos generales la sensación que tengo tras acabar el 5×06, es que todavía no hemos visto el techo de esta serie.

Mejor drama en cable: Succession (HBO)

En el pasado, sobre todo en las secciones mensuales, he dejado caer que la segunda temporada de Succession me ha parecido de largo de lo mejor del año, por lo que no es sorpresa que al final esté aquí. No me malinterpretéis, la decisión ha estado reñida en esta categoría entre esta y Counterpart, pero aunque me cueste dejar marchar a mis espías de mundos alternativos creo que el subidón que ha pegado la serie de HBO este año es más que suficiente para ser mi drama del año en cable.

No se me ocurre qué decir que no dijera ya en su respectivo mes: ¿Que ha conseguido que coja cariños por unos personajes realmente odiosos?¿Que la trama por el destino de la empresa se ha puesto muy interesante?¿Que han sabido manejar a la perfección el juego de alianzas y traiciones en la guerra por el puesto del patriarca familiar?¿Que de verdad se siento que todos y cada uno de los personajes han dado un paso adelante y son algo más que los clichés que presentaron en su temporada debut? … Así podría estar todo el día porque en esta segunda temporada la serie lo clava.

Succession no es la serie lenta y pretenciosa que nos podíamos imaginar en su arranque, es una locura ágil y voraz que intenta sorprender a cada episodio, y en muchas ocasiones, lo logra. Succession es una muestra de que la HBO puede hacer series de calidad como su vieja guardia sin tener que aferrarse al estilo de ellas; en definitiva, es uno de los mayores aciertos de la cadena del último lustro.

Los mejores dramas a juicio de Víctor

Mejor drama en network: Line of Duty (BBC)

Una de las series de cabecera que tenemos en Casa Spammer desde nuestros inicios y que nunca nos dejamos de recomendar. Esta ficción policíaca que ha llevado el arte de los interrogatorios a un nivel superior, convirtiéndose en una de sus marcas más características. Cada vez que le dan al botón del REC se nos pone el vello de punta.

Jed Mercurio ha sabido ir cocinando lentamente su trama de corrupción policial a lo largo de los años mientras se ha ido encargando de ir entretejiéndola a las tramas con las que cada temporada nos va contando; una historia independiente haciendo uso de actores de gran nivel. En esta nada más y nada menos que hemos contado con Stephen Graham, que como era de esperar no ha defraudado y nos ha brindado con una gran actuación en una gran temporada.

Lo mejor es que aún nos queda mucho que ver, y teniendo la siguiente temporada en camino esperemos ver cómo sigue desarrollándose esta historia.

Mejor drama en cable: Star Trek Discovery (CBS All Access)

Ya fue una gran alegría la temporada pasada, aun superando las mayores de las expectativas logró colarse entre las mejores series; y lo ha vuelto a hacer.

Como buen trekkie, esperaba con ansias el estreno de esta serie por lo que os podéis imaginar mi estado de ánimo. Aun así la segunda temporada llegó con algunas dudad al empezar a conocerse algunos datos de la trama. El mayor miedo es cuando se supo que Spock iba a aparecer en la serie, tal icónico personaje podría ser una peligrosa bomba en malas manos y sin embargo lo han utilizado de una forma muy respetuosa con respecto al personaje original y lo han sabido usar muy bien en el desarrollo de la trama de la temporada. Otra de las sorpresas ha sido la del Capitán Pike, el otro MVP de la temporada, Anson Mount ha logrado plasmar a un carismático Capitán y ha sabido ganarse al público.

La trama de la temporada también ha estado a la altura, además ha servido para despejar todas las preguntas creadas en la primera temporada, y algunas de la segunda. Teniendo en cuenta que no nos encontrábamos en ninguna línea alternativa made in JJ, la dificultad de moverse por las tramas creadas sin crear muchas incoherencias a lo ya conocido era alta, sin embargo han sabido dar carpetazo a todo eso y de paso abrir nuevas vías a historias sin las limitaciones actuales.

Larga vida y prosperidad para Star Trek Discovery.

Los mejores dramas a juicio de Daniel

Mejor drama en network: Arrow (The CW)

Imagino que estaréis flipando con verla en este listado, entre tanta calidad. No es la mejor de las incluidas aquí, ni de lejos. Pero ha tenido algo que no tienen muchas: una recta final de ficción de alto nivel, homenajeando la trayectoria de la serie durante ocho años en los que ha abierto a The CW las puertas de lo que ahora conocemos como Arrowverso, que ha llegado a su clímax con la Crisis en Tierras Infinitas, y que continuará desarrollándose en los próximos años.

Os he ido contando en este blog el progreso de Arrow desde su quinta temporada, y me alegro de que haya sido una etapa con más alegrías que lamentos, porque veníamos de una etapa infame, como fueron la tercera y sobre todo su cuarta temporada, que hundieron a la serie. Pero se han sabido sobreponer, y nos han dado un 2019, sobre todo en lo relativo a la octava entrega, a la altura de la mejor Arrow. La parte de la séptima entrega que hemos visto este año quizá no sea tan buena como la que protagonizó Oliver en Slabside, pero plantó las semillas de lo que puede ser un nuevo spin off, además de presentarnos a personajes que han jugado un papel importante en la temporada final de la serie, como Mia. No obstante, lo que hace que esté aquí es su gran octava entrega, que es un tributo a los fans y a la propia serie, algo que, como decía antes, no todas las series saben hacer bien.

A falta de una parte de Crisis y de dos episodios que, a día de hoy, no sé muy bien cómo quedarán, muy mal lo tendrán que hacer para que desmerezcan todo el trabajo realizado en estos últimos meses del año, además del camino previo durante los iniciales de 2019. Quién me iba a decir a mí hace años que metería a Arrow en un especial de Lo Mejor del Año, viniendo de lo que veníamos. Y qué alegría más grande me he llevado al poder hacerlo con orgullo y sabiendo que han sabido estar a la altura de las circunstancias.

Mejor drama en cable: The Good Fight (CBS All Access)

Mi duda estaba entre la serie de CBS All Access y Mindhunter, y acabé decantándome por la primera. Para empezar, porque lo merece; y para continuar, porque comprobé, con cierto asombro, que no la habíamos incluido durante sus meses de emisión en la sección Lo Mejor del Mes, y he considerado que, al menos, merecía cierto reconocimiento a su gran tercera temporada, que sigue dándonos tan buenos ratos a los que la seguimos.

No obstante, sí destacamos en abril a Michael Sheen por su gran interpretación como Roland Blum, que ha sido una de las grandes cosas que nos ha dejado la tercera entrega de la ficción protagonizada, entre otras, por Rose Leslie, que también ha tenido una gran relevancia en la trama de la misma, con una evolución más que destacada, que ha añadido más capas a un personaje que, al lado de sus compañeras principales de reparto (Christine Baranski como Diane, o Cush Jumbo como Lucca), adolecía un poco en la comparación. Maia ha dado un paso adelante en su rol dentro de la ficción, y se ha hecho de notar durante toda la entrega, cerrando su arco, para mí, satisfactoriamente. Por supuesto, siempre acompañado todo ello de la particular narrativa de la serie, y otros grandes momentos para los que necesitaría un artículo completo para nombrarlos y analizarlos.

The Good Fight sigue dando muestras de su madurez, y dando motivos a los escépticos que dudaron de sus posibilidades cuando fue anunciado su lanzamiento tras el final de The Good Wife para que sigan viendo las vivencias del nuevo bufete protagonista, y dejando claro que no tiene nada que envidiar a su predecesora.

Comparte: