Review Legacies: It Will All Be Painfully Clear Soon Enough

Review Legacies: It Will All Be Painfully Clear Soon Enough

Qué mejor forma de regresar del parón con un episodio que aborde de lleno la trama principal y nos permita seguir avanzando, e introduciendo nuevos misterios a una temporada que va camino, como mínimo, de igualar a su predecesora. Legacies ha acertado en la estrategia post parón, y este capítulo ha servido para meternos de lleno en lo que está por venir, que parece que no es poco.

Estoy harto de repetir en estas reviews que una de las mejores cosas que tenía el universo The Vampire Diaries era que, en sus épocas de más calidad, quemaba tramas a la velocidad de Barry Allen, para pasar a cosas nuevas y tramas más interesantes, o simplemente avanzaba siempre. Legacies ha tomado buena nota de lo que hacían sus hermanas mayores, y lejos de quedarnos con Malivore como único enemigo del año, otra vez, ahora parece que vamos a tener más amenazas todavía. Lo hemos descubierto gracias al monstruo de la semana, una esfinge, que ha tirado de acertijos para que le demos vueltas a la cabeza, y nos ha dejado con una profecía que seguro que tendrá a muchos tratando de descifrarla y haciendo sus apuestas ya de a quiénes se está refiriendo, y qué acontecimientos está mencionando. Yo para los acertijos soy muy malo (no he acertado ni el del Sol y la Luna, con eso os lo digo todo), así que os voy a dejar lo que dice el amigable monstruo, a ver si sois capaces vosotros de descifrarlo:

There are two prisoners. One is the master of his cage. The other returns home without power. The sins of the father are visited upon the daughters here, and not here. New hero rises but can be felled by the golden arrow. The wolf among you has many faces. When time fractures, darkness overwhelms. But the greatest destroyer of all is love.

El problema de las profecías es que son malas consejeras. Si los personajes de la serie comienzan a actuar acorde a las palabras de la esfinge, pueden acabar provocando ellos mismos los acontecimientos; si los ignoran, puede que también lo hagan, o incluso queriendo evitarlos, los causan. Y luego está la cosa de que la propia profecía contenga trampas en su interpretación. Dependiendo del nivel de literalidad en las palabras de la esfinge, nos podemos encontrar con unas consecuencias u otras. Veremos cuánto tardamos en averiguar la resolución de este acertijo, y lo que sucede cuando todo quede dolorosamente claro, como se nos advierte en el título del episodio.

La esfinge, al margen de dejarnos el enigma del mañana, ha sido una secundaria en todo el desarrollo del capítulo, porque lo importante ha sido toda la trama principal. Sabíamos que Clarke y Vardemus estaban conectados, pero los protagonistas no lo sabían. Lejos de alargar esta parte de la trama, ha saltado la liebre y la verdadera identidad del director de la escuela Salvatore ha sido revelada al resto de protagonistas. Todo su plan se reducía a tener la oportunidad de transferir su consciencia al cuerpo de Hope, y gozar de los poderes de la joven para sobrevivir a la constante mutación a la que Malivore le había sometido desde que saliera también de esa realidad paralela en la que se encontraba con ella, como vimos al comienzo de temporada. Tenía que consumir personas y monstruos con tal de mantener una apariencia medianamente normal y no acabar mostrando su verdadera apariencia, la de un golem, como se nos mostró en la temporada pasada cuando nos contaron sus orígenes.

Entre tanto, en el apartado «Grandes ideas mejor ejecutadas» tenemos, no a un solo Landon, sino a dos, para gozo y alegría de Lizzie. Me ha gustado cómo han mezclado la trama amorosa y la principal en este capítulo, para conformar un buen episodio que ha logrado que mantuviera el interés en lo que estaba pasando, y no se elevaran mis niveles de azúcar viendo el desarrollo de los acontecimientos sentimentales. Con ese artefacto que tantas veces hemos visto usar a Hope durante la serie, el que proyecta la imagen que quiere la persona que lo utiliza, y se convierte en una manifestación  de su subconsciente, Josie recurre a Vardemus para crear un Landon de pega con el que engañar a Malivore y acabar con el problema una vez por todas. Lo curioso del caso, y no sé si estaréis de acuerdo conmigo, es que me ha gustado más este Landon que el de verdad. Me lo he pasado bastante mejor con él que con el original, y es una lástima que le perdamos ya, porque se supone que la consciencia de Clarke se ha transferido a su cuerpo, y ese alter ego morirá una vez llegue el punto temporal que estableció Josie al hacer el hechizo. La cosa es, ¿se ha acabado la participación de Clarke en la serie? Lo dudo seriamente. En este universo, salvo algún personaje, la normal general es que a todos les cueste morir bastante. No creo que hayamos visto lo último del hijo de Malivore. Por cierto, ¿quién más ha aplaudido con ese «Hello, brother» que le suelta Landon a Clarke? Gran referencia a Damon y Stefan, sí señor.

El motivo principal por el que la trama sentimental me ha gustado en este episodio es por cómo la han resuelto, por ahora. Lo sencillo hubiera sido tirar por una opción (Hope) u otra (Josie), que Landon hubiera elegido a una de las dos. Pero, en lugar de eso, ha escogido el camino del medio: abandonar Mystic Falls para alejar a las criaturas de Malivore de la escuela, y que el peligro no vaya con el resto de sus compañeros. Sabemos que es un parche, sabemos que Landon va a acabar volviendo más pronto que tarde, y sabemos que el peligro y escuela Salvatore van cogidos de la mano. Todo eso lo tenemos claro. Pero repito que lo sencillo hubiera sido que se decantara por una de las dos chicas y que nos endosaran altas dosis de melodrama y pastelería como para matar a un elefante. Es más, estoy convencido que hay sectores que están pidiendo que, en lugar de que Landon acabe con alguna de ellas, sean Hope y Josie las que terminen juntas. No sé qué tienen en mente los guionistas, pero si me lo construyen bien, no seré yo el que se oponga a esta posibilidad. Mientras tanto, creo que vamos a recuperar algo que ya he dicho durante mis redacciones durante este último año, y que es de las mejores cosas que nos puede dar Legacies: la buena relación entre las hermanas Saltzman y Hope. Así que si se queda simplemente en eso, en una buena amistad, me basta y me sobra.

El cierre de capítulo es, cuanto menos, sorprendente, porque nos muestran que el cuerpo de Clarke es transportado, nada más y nada menos, que delante de la cripta de los Salvatore, donde tenemos a una de esas figuras encapuchadas que habíamos visto en semanas anteriores, y que todavía se resisten a mostrarnos su identidad. Creo que el momento para hacerlo será la semana que viene, en la mid Season Finale, así que yo estoy deseando que nos cuenten más del tema.

La próxima review llegará más tarde de lo habitual, así que me disculpo ya de antemano. No obstante, volveré para contaros qué depara la despedida de la serie hasta enero, mes en el que, previsiblemente, regresará con nuevos episodios. Un saludo.

Comparte: