Daredevil: Caos en Hell's Kitchen

Daredevil: Caos en Hell’s Kitchen

Una de las citas más esperadas de este mes de marzo la teníamos todos los seguidores de Daredevil el día 18 de marzo, una fecha más que buena, ya que se puede aprovechar la Semana Santa para llevar a cabo un maratón de su segunda temporada. Yo he podido verla este fin de semana, sin más espacio para otras series, pero ya tenía claro que cuando regresara el justiciero con su nueva temporada, iba a dejar de lado el resto para sumergirme en lo que nos iba a contar Netflix en su segunda tanda de episodios. Lo cierto es que tenía expectativas altas, y no me han defraudado.

 El artículo es con SPOILERS de la segunda temporada, por lo que si no la has visto todavía ¡no entres!

Una de las cosas que pedía de cara a esta segunda temporada de Daredevil, era que corrigiera alguno de los errores vistos el año pasado. El más destacado era quizá el ritmo de la narrativa, ya que el inicio de la serie es tremendo, con unos capítulos iniciales excelentes, pero que, conforme avanza la temporada, al margen de algún episodio (como el de Stick) se perdió esa fuerza inicial, para cerrar sus primeros trece episodios con más sombras que luces, con un final correcto, pero que tras un comienzo tan arrollador, quizá te dejaba pensando que podía haber dado más de sí. Por suerte, han enmendado el error.

Esta segunda temporada tiene una estructura y una historia mucho más compleja que la pasada, ya que en la anterior, teníamos que conocer a Matt Murdock, al resto de personajes, y a Wilson Fisk (con una actuación magistral de Vincent D’Onofrio), que era el enemigo de los primeros episodios, y ya nos introducían levemente la trama que estallaría esta temporada. Por lo tanto, la segunda juega con la ventaja de no tener que hacer todo eso; ya los conocemos, por lo que es necesario que nos presenten a los nuevos jugadores.

Y quizá el más importante, y sobre el que se vertebra la mayor parte de la temporada, sea Frank Castle, alias The Punisher, interpretado por Jon Bernthal (The Walking Dead). Vamos con lo bueno y lo malo.

Lo bueno: la historia de Punisher me ha gustado bastante, desde los primeros momentos de la temporada cuando es presentado, siguiendo de cómo se va revelando todo lo que hay detrás de su pasado, hasta su conclusión. Creo que es la pieza clave de la temporada, junto a Elektra (luego hablaré de ella), y el personaje tiene grandes momentos, y la química con Matt/Daredevil me ha convencido.

Lo malo: Jon Bernthal. Cuando se anunció el fichaje del actor para este papel, muchos (entre los que me incluyo), nos mostramos reticentes con la decisión. Para mí, esta temporada sería mucho más redonda si fuera otro actor el que interpretara a Frank, si bien es cierto que Bernthal, tras ver la temporada, cumple con el papel. Pensaba que iba a ser peor, pero ha acabado por convencerme lo suficiente como para no criticarlo demasiado. Aunque no dejo de pensar lo genial que hubiera sido el personaje con otro intérprete.

daredevil-the-punisher-season-2-e1456280799832

No es el único que hace acto de presencia en Hell’s Kitchen, ya que una vieja conocida de Matt también va a visitarlo. Y es que Elektra se nos presenta como un personaje con aires exóticos, que transmite peligro, y con una historia detrás que intriga, y de la que quieres saber más. Y es precisamente esa historia la que trae a la serie la trama más importante de la temporada, con todo el conflicto con The Hand, y que sirve de paso para traer a Stick de vuelta a la serie. Antes de pasar a eso, quiero hacer un inciso. Con el personaje de ella, me pasa lo mismo que con el de Punisher: si hubiese sido una actriz distinta, hubiese ganado más puntos todavía. Elodie Yung hace una actuación correcta, pero tengo esa misma sensación de que si hubiera sido otra actriz la que se pusiera en la piel de Elektra, habría sido un mejor personaje.

Y con Elektra viene Stick, y con él, The Hand. La trama global de esta temporada, junto a Punisher y todo su pasado, la forma esta organización secreta que nos presenta el viejo maestro de Matt y Elektra. Su regreso supone volver a ver a un personaje excelente, carismático, y que siempre deja grandes momentos, y ha vuelto a hacerlo. Y si encima, meten de lleno en esta trama a Elektra, haciéndola pieza clave de los acontecimientos, pues gana mucho más peso e importancia. Algo que no me ha gustado es la conclusión de la misma. Desde que se nos presenta cuál es el objetivo principal de la organización, con ese recipiente que veneran sus miembros, nos lo muestran demasiado. Si le sumamos, que Elektra es Black Sky, y que termina por morir para salvar a Matt, un malpensado ya empezaría a sumar dos más dos. Creo que hubiese funcionado mejor si no nos muestran directamente a la joven dentro del recipiente, sugiriendo una resurrección que no hace falta que nos muestren, a mi juicio. Impactaría muchísimo más para el espectador que la última imagen que tengamos de Elektra sea con la escena de Matt y Stick en su tumba, y que en la próxima temporada apareciera de nuevo, que mostrarnos paso a paso cómo va a volver a la vida. Creo que sobraba y le quita fuerza a su posible regreso la próxima temporada.

 Daredevil_season_two_teaser_elektra

Obviamente, tenemos que hablar de Matt Murdock, que para algo es el protagonista. En la primera temporada vimos cómo trataba de compaginar su vida normal con su vida de justiciero, lo que le daba más problemas que otra cosa, y llevó a que Foggy terminara por descubrir la verdad. Esa lucha interna del personaje se hace aún más patente e importante en esta segunda, donde cada vez más, gana más terreno su alter ego de justiciero que la vida con sus amigos, y en un ámbito más normal. Comienza a dejar de lado toda relación que tiene en el exterior, y eso también va a ser clave para el desarrollo de Foggy, otro personaje que me ha gustado mucho esta temporada. Matt finalmente da el paso definitivo para centrarse en defender la ciudad, no desde un juzgado, sino desde los tejados de Hell’s Kitchen, también propiciado por el punto de vista que adquiere tras conocer a Frank Castle, con una visión de justicia que choca directamente con la de Matt, pero que termina por hacer mella en él, llevándole a plantearse si su método es realmente eficaz. La evolución de Matt esta temporada, está condicionada directamente por Punisher y Elektra, y es otro de los grandes triunfos de esta segunda, el ver cómo los nuevos personajes enriquecen todavía más al protagonista, lo que propicia una mejora de la serie en líneas generales.

dd5

Los que ya no son tan amigos de Matt, o al menos no tanto como lo eran al comienzo de la temporada, también han tenido su importancia, por lo que también haré mención a su evolución. Foggy ha sido el que más me ha gustado de los dos, ya que ver cómo da ese paso adelante, tras darse cuenta de que Matt no siempre va a estar ahí para ayudarle con sus problemas, y ver cómo poco a poco deja de lado «Nelson & Murdock» para centrarse de lleno en ser Daredevil, ha sido uno de los puntos fuertes de la temporada. La evolución del personaje ha sido muy buena, y ver el proceso de maduración del mismo también.

Lo que no me ha gustado demasiado ha sido la trama de Karen. Primero, quiero destacar la magnífica carrera de la joven; pocos tienen el privilegio, o la fortuna, de pasar de ser una secretaria, a asistente legal, luego una pseudo abogada, para acabar siendo periodista. Vamos, un ascenso meteórico para un personaje que ha ido de allá para acá todo el tiempo, como la falsa moneda, tocando todas las tramas, pero sin saber muy bien por qué. Ha tenido más relevancia en la de Punisher, ya que con ella hemos ido descubriendo poco a poco el pasado de Frank, y conociendo mejor al personaje, pero ya está; ha sido un comodín para todo, y yo todavía no tengo claro el sitio de la joven.

Si tenemos en cuenta además que en los primeros episodios, principalmente estaba muy ocupada tirándole los trastos a Matt, y viendo cómo él aparentemente también sentía algo por ella, pues continúan mis dudas sobre el personaje. La trama amorosa nos la introdujeron, levemente, la temporada anterior, sin profundizar prácticamente nada, y dejaron la cosa en un punto que nadie diría que iban a juntarse. Pero desde el primer episodio de la temporada, ya vemos que ahí va a haber algo, y no termina de convencerme, porque para mí, sacan el tema muy forzado, nos lo desarrollan muy rápido, y lo mejor de todo es que, desde el instante en que aparece Elektra en pantalla, se termina rápidamente, en apenas dos episodios, y sin que ella tenga nada con Matt, para luego pasarse el resto de la temporada ambos alejados el uno del otro, únicamente compartiendo solos dos escenas en la Season Finale. Entiendo la postura de Matt, de alejarse para prevenir que le pase nada debido a su vida como justiciero, pero no comprendo la de ella. Para colmo, termina la temporada revelándole que es Daredevil, momento que me dejó muy frío, para ser la última imagen de la segunda y, de nuevo, muy forzado.

No me olvido de la aparición de Wilson Fisk, que es magistral. Aparece poco, pero lo poco que lo hace deja el pabellón bien alto. Sus escenas son, posiblemente, de lo mejor de la temporada, tanto las que comparte con Frank en prisión, como esa escena con Matt, dejándonos claro tanto a él como a los espectadores que Kingpin puede haberse ido, pero no ha sido olvidado, y que cuando regrese, vamos a tener Fisk para rato. Enorme nuevamente D’Onofrio, que se luce en cada momento que tiene en pantalla.

ep-9-fisk2-590x900

La conclusión es que Daredevil nos ha dejado una gran segunda temporada, mejor que la anterior, in my opinion, y que nos introduce más personajes muy interesantes, que se complementan de maravilla con el justiciero, y de paso nos presentan una trama tan importante como es la de The Hand, que lejos de acabar, estoy convencido de que en el futuro volverá, y con más fuerza todavía. Todo eso, acompañado de unas escenas de acción soberbias; puede que sea la serie actualmente que haga mejor las coreografías de batalla, y solo hay que ver lo que hicieron el año pasado en la escena final del 1×02, y algunas de las escenas de ésta, como el final del 2×03, o la de Punisher en prisión contra todos los reclusos.

Ahora solo queda esperar hasta la próxima, y saciarnos con Luke Cage, que verá la luz en unos meses, y quizá con más de Jessica Jones o el estreno de Iron Fist. Lo cierto es que ahora mismo, Daredevil es una de las mejores series del panorama televisivo actual, y una de las mejores, por no decir la mejor, de Netflix.

Comparte: