Lo Mejor del Mes: del 1 al 29 de febrero

Lo Mejor del Mes: del 1 al 29 de febrero

En estos tiempos que corren, es importante mantenerse entretenido, y creemos desde Casa Spammer que este tipo de artículos puede serviros para decidir cómo pasar una parte de vuestro tiempo libre desconectando de la difícil situación que vivimos. Nuestros colaboradores han seleccionado las que creen que han sido las mejores ficciones del pasado mes, y a continuación tenéis sus textos, justificando su elección. Si queréis consultar otros meses, aquí tenéis el enlace a la sección Lo Mejor del Mes.

Lo Mejor del Mes para Daniel

Hunters

Recuerdo que, cuando leí la premisa de la serie, me llamó la atención bastante. Judíos, cazando nazis, en un Nueva York de 1977 alternativo, reconozco que era llamativo cuanto menos. La idea de aplicar un poco de karma a todo el tema del Holocausto siempre es atrayente, y quizá por eso me gustó tanto Malditos Bastardos en su día. Hunters, en líneas generales, tiene cositas de Tarantino, aunque evidentemente desarrolla su propio estilo narrativo.

Tiene muchas cosas buenas, como por ejemplo, Al Pacino, quizá el elemento más atrayente de la serie por razones obvias. La trama empieza lentamente, pero la segunda mitad de temporada compensa con creces cualquier duda que pudiera haber acerca de ella en los primeros episodios. El octavo capítulo me parece fantástico de principio a fin, y mantiene el nivel hasta la conclusión, sorprendente cuanto menos y que deja con muchas ganas de ver lo que nos preparan en la segunda temporada (que tengo mis dudas acerca de si ha sido renovada ya o no). Evidentemente, el veterano actor es el mejor intérprete de la ficción, de nuevo, por razones obvias, pero creo que Logan Lerman hace un gran trabajo con su personaje, Jonah, y cómo poco a poco va evolucionando a medida que va aceptando su papel en esta sociedad de cazadores de nazis en la que se ve sumergido sin él comerlo ni beberlo. La mayor pega que le veo a la serie es su duración, excesiva en la mayoría de casos. Ningún episodio baja de los 55 minutos de duración, y que su piloto dure una hora y media puede ser un hándicap para mucha gente que busca algo menos extenso que ver en su día a día. Pese a todo, creo que, como decía antes, el buen desarrollo de la serie con el paso de los episodios, culminada con su gran recta final, compensa las carencias primerizas que pudiera tener, y también con la excesiva duración episódica.

Aprovechando que buena parte del país se encuentra en una situación difícil, Hunters puede serviros para sacarle partido a muchos de los ratos que tenéis por delante en casa y apostar por una serie diferente que nos muestra una realidad un tanto alarmante en el caso que se hubieran producido acontecimientos así (aunque sí que existió la llamada operación Paperclip), pero que es interesante de explorar.

Lo Mejor del Mes para Víctor

Picard

En plena época de alteración, en la que nos encontramos ahora mismo, las series remarcan su utilidad como pasatiempo. Siendo una gran vía de escape para aligerar la dichosa carga que tenemos actualmente.

Como alguna vez habré mencionado, mi género favorito es la Ciencia Ficción, y uno de sus subgéneros con el cual más disfruto es el de las series del espacio o/y exploración espacial. Estamos, por fin, ante un resurgimiento del género. En este siglo hemos tenido Firefly y BSG, actualmente The Expanse y The Orville, como grandes referentes pero ha sabido a poco, también tenemos el universo Star Wars, pero en su faceta televisiva, sólo ahora se le está prestando atención. Ha tenido que llegar el alma de Roddenberry para que esto explotara definitivamente. Hace poco más de 2 años aterrizaba Star Trek Discovery, serie a la que se le dio luz verde tras ver que la vía del cine estaba decayendo. Esta serie fue un gran éxito ya que, respetando el espíritu original, lo actualizaba de forma perfecta logrando agradar tanto a viejos como nuevos fans. Este año ha llegado el siguiente paso, tal vez algo más arriesgado ya que consistía en  reflotar algo más específico, y eso ha tenido sus pros y sus contras.

Picard, de la mano de la plataforma Amazon Prime, no cuenta como un ya mayor y retirado Capitán Jean-Luc Picard pasa su jubilación como más desea, en una campiña de su natal Francia donde vive rodeado de viñedos. Como cualquiera se podrá imaginar eso será interrumpido de forma vertiginosa, lo cual le pondrá de nuevo rumbo a las estrellas para salvar a la humanidad, y quizás, al Universo. Todo ello rodeado tanto de caras nuevas como de viejos conocidos que volverán a aparecer para regocijo de los fans. Y ahí es donde le encuentro el primer pero, y es que la serie es demasiado referencial y muchos puntos de la serie se recrea en ello, con lo que los que no conocen la saga de TNG (The New Generation) puede verse perdida en ciertos momentos, cosa que no pasaba, o al menos, no de forma tan marcada, en Discovery. Tras soltar mi gran pero, no el único pero si el mayor y digno de ser mencionado, vamos a hablar de lo merece la pena, y es que no he elegido esta serie como lo mejor de febrero porque sí.

Muchas veces decimos que vemos tal o cual serie porque el protagonista es alguien determinado, con un carisma que hace que todo gire a su alrededor de forma fácil y grácil, siendo el motor de la serie. Claramente este es uno de estos casos, y esto no lo veo como algo negativo, pero es que cualquier otro actor hubiera llevado a pique esta serie en un plis plas. Es un lujo cada segundo que Patrick Stewart está en pantalla. Por suerte la trama arranca lo suficiente pronto para que el impulso dado por el protagonista haga funcionar la serie, con una historia intrigante y que, bebiendo de referencias pasadas, va construyendo algo totalmente nuevo y que, actualmente, me mantiene pegado a la pantalla durante cada episodio.

En conclusión, si eres un aficionado a la ciencia ficción, te gustará esta serie, si eres un trekkie hasta puede que te encante. A mí me parece inferior a Discovery pero cada semana ver a Jean-Luc Picard me alegra el día.

Lo mejor del mes para Iván

Homeland

Nunca pensé que le dedicaría esta sección a Homeland, pero aquí estamos, conmigo escribiendo sobre cuánto me está gustando el arranque de la temporada final de la ficción de Showtime.

Voy a poner las cartas sobre la mesa, y es que nunca he sido un gran fan de la serie. Sí, la he disfrutado mucho cuando ha estado a la altura del nivel que se le presupone pero también más de una vez me ha hecho preguntarme porqué seguía con ella. Cuando Homeland quiere ser muy buena lo es, pero cuando quiere ser lenta y aburrida con tramas que no van a ninguna a parte, se vuelve totalmente insufrible. Creo que la mejor definición que se le puede hacer es la de ser un ruleta rusa, y afortunadamente, en su despedida estamos viendo el lado amable de la serie.

Del trabajo de Claire Danes no voy a hablar porque esto es algo que viene ya de lejos y además tenemos muy recientes todavía los Spammers del Mes. El nivel de ella siempre ha sido sobresaliente, cuando ha fallado siempre ha sido por las tramas y en esta ocasión promete. El punto de partida y cierto giro que han dado me parece lo mejor que le ha pasado a Homeland en mucho tiempo, no diré que tiene el mismo ritmo que sí poseía su difunta hermana pequeña Tyrant, pero el tono contrarreloj que ha tomado la temporada por el momento le ha sentado de maravilla.

Hacía años que no esperaba cada semana el nuevo episodio y ahora, en una época de mi vida en la que empiezo a estar escaso de tiempo libre, la estoy viendo religiosamente el día de emisión por el simple hecho de querer saber cómo puede terminar esto. Pocos indicadores más necesito para que sea de largo mi serie del mes.

Comparte: