Review Crisis on Infinite Earths: The Flash - Hour Three

Review Crisis on Infinite Earths: The Flash – Hour Three

Y llegamos a uno de los puntos cumbre de esta Crisis ¿Y en qué te basas?, diréis algunos. Pues básicamente en dos motivos de peso: el primero que con este episodio cruzamos el ecuador de este crossover y el segundo, y más importante, que el Arrowverso se va de parón hasta el año que viene, por lo que uno se puede imaginar que dadas las circunstancias nos espera un cliffhanger de proporciones épicas … Pero ¿Habrá estado a la altura?

El episodio anterior se podía resumir en “superhéroes reclutando a otros superhéroes” y la tónica en el comienzo de este casi podría ser calcada a esa, pues faltan todavía dos paragones y el tiempo apremia. Ahora sí que se ve la urgencia de todos los integrantes del crossover, ya que a cada minuto que pasa una Tierra es devorada; en consecuencia, estamos en el momento en el que la gente se empieza a poner nerviosa y eso se traduce en que en esta tercera parte tenemos muchos focos de acción.

Comencemos con la parte más simple que es la búsqueda del paragón restante … sí en singular, porque resulta que los otros dos son Barry y J’onn. ¿Qué nos encontramos aquí? A un pobre científico que de repente se ve abordado por Ray, Ralph e Iris con la cantinela de que le necesitan a él para salvar el universo de la destrucción ¿Cuál es su reacción? Pues la que tendría cualquiera en su situación: querer pasar sus últimos momentos con su familia. Obviamente le convence Iris de ocupar su lugar entre los salvadores del mundo, pero considero coherente la forma en la que han presentado a Ryan Choi en la serie.

¿Y que hacían el resto de héroes? Pues para empezar con los que se quedan en la Waverider, Supergirl se ve tentada de usar el libro del destino para corregir todo lo que está ocurriendo al estar devastada por la pérdida de su universo. Afortunadamente tiene al lado a Batwoman para evitar que caiga y use unos poderes que si bien podrían reescribirlo todo, también podrían suponer el fin de toda esperanza si llega a doblegar a Kara. No me ha disgustado esta parte, pero me surge una pregunta ¿Dónde estaba esta desesperación de Kara en el episodio anterior? Bien poco le importó irse con Kate a buscar a Bruce Wayne; no obstante debo confesar que me encanta la química que tienen ambas actrices.

Por otro lado tenemos a Mia, Constantine y un recién incorporado Diggle en la Fase-2 de su operación “Resucitar a Oliver”. En la que con ayuda de Lucifer (cameo que supongo que habrá encantado a quienes siguen su serie) llegan a su purgatorio y todo habría ido bien de no ser por un pequeño imprevisto: un hombre que dice ser un Espectro llamado Jim Corrigan que le pide a Oliver que se quede ahí, pues de ello depende la salvación de todo el multiverso. Pobre Oliver, ni muerto le dejan descansar en paz.

Si hubiera sido únicamente lo anterior el capítulo, habría terminado un poco decepcionado, pero afortunadamente llegamos a la parte que más chicha tiene dentro de esta Crisis: la de Flash. En resumen; Cisco (a quien Monitor le devuelve sus poderes), Killer Frost y Barry encuentran la guarida de Anti-Monitor en Tierra-1 y desde dónde está generando la ola de antimateria: la misteriosa puerta que había bajo Central City y que se tragó a Nash convirtiéndolo en Pariah. Olvidemos lo poco lógico que es ir a enfrentarse a semejante villano siendo sólo tres y vayamos a los hechos: no se encuentran a Anti-Monitor, se encuentran al Flash de Tierra-90 (el que apareció en Elseworlds) encerrado dándole potencia al motor que genera las olas usando una máquina de correr. Con los poderes de Cisco le sacan de su encierro, pero había un seguro: si el Barry encerrado deja de correr el motor estallará llevándose lo que queda del multiverso por delante.

Llegó el momento esperado desde el episodio 1 de The Flash, el día en el que Flash debe desaparecer dando vida al mítico sacrificio de Flash durante la Crisis; Barry lleva 6 años esperando este momento al igual que nosotros … y entonces la serie decide volverse tramposa, pues aunque Monitor avisó que Flash debía desaparecer no especificó quién y el Barry Allen de Tierra-90 le roba su velocidad y toma su lugar sobrecalentando el motor sirviendo de despedida para el Flash de los años 90’. No voy a ser vinagre porque la escena en sí me ha gustado, pero esperaba algo más de atrevimiento por parte de los guionistas, porque puede que todos sepamos que a la larga le resucitarían (cosa común a más no poder en los cómics) pero el momentazo ya no nos lo quitarían.

Y con sólo una victoria reclutando a Ryan Choi todos los héroes se reúnen de nuevo en la Waverider dónde empieza el final del episodio y el cliffhanger para gobernarlos a todos. Anti-Monitor hace acto de presencia usando el cuerpo de Layla y derrotándolos con una facilidad pasmosa y matando a Monitor en el proceso para retomar su ola de antimateria, que consume la última Tierra que le quedaba y a la Waverider ¿Es el fín? No, pues Pariah consigue llevar a 6 de los Paragones al único punto al que Anti-Monitor no puede seguirles: al Vanishing Point … y sí, digo 6 porque Lex Luthor logra suplantar al Superman de Brandon Routh ya que alguien consideró oportuno dejarle el libro del destino cerca.

Y así acaba un episodio que me deja sentimientos encontrados. En general la parte de Flash y el final me han encantado y creo que ha sido un cliffhanger con una derrota a la altura de las circunstancias; sin embargo, mi parte lectora de cómics llora por dentro porque todo aquel que haya leído la historia original sabe que la parte central de Crisis en Tierras Infinitas es oro y está llena de momentos durísimos. Pero no voy a ser catastrofista y quejarme por lo que podría haber sido, porque pese a todo creo que The CW se está marcando de lejos el mejor crossover de la historia de este universo compartido. Así que con todo esto nos despedimos hasta 2020.

P.D: Sí, me he saltado la presencia de Black Lightning ya que ha parecido únicamente una manera de inflar el número de personajes que aparecen.

Comparte: