Review The Boys: The Bloody Door Off

Review The Boys: The Bloody Door Off

Ya casi se huele el final de temporada y muestra de ello es que tras unos capítulos en los que el foco de atención estaba bastante desperdigado, en esta ocasión nos encontramos ante un episodio que se centra casi en su totalidad en la misión en la que se han enfrascado los chicos, porque si alguien podía pensar que tras el pacto entre Butcher y Edgar de la semana pasada habría una tregua, se equivocó completamente.

Aunque no lo comenté en la anterior review, en sus investigación dentro de los Siete Annie consiguió ver una ingente cantidad de correos entre Stormfront y Edgar, destapando una conexión entre ambos personajes que ya imaginábamos y la existencia de un psiquiátrico en lo que está ocurriendo algo que Vought quiere tapar. Con esta información y tras quitarse el chip de localización Annie acude a Butcher y compañía con una misión, descubrir junto a ellos que esconde Vought en ese psiquiátrico. Uniendo fuerzas, aunque a no le haga especial ilusión a Butcher, acuden a la instalación dividiéndose en dos equipos: Frenchie, Mother’s Milk y la hembra infiltrándose dentro y Hughie junto a Annie y Butcher comprobando el perímetro.

Y aquí la chicha está en todo lo que pasa dentro, pues descubren que básicamente ese centro existe para crear super terroristas, hecho del que creo que todos estábamos seguro que era así pues que Vought estaba detrás tanto de los “héroes” como de sus “villanos” era fácilmente previsible. Aquí destacar que tenemos un cameo de uno de los personajes más recordados del cómic como es el carismático Love Sausage y debo decir que aunque me encante ver su descomunal cipote en pantalla, me parece una tomadura de pelo que semejante personaje haya quedado para poco más que el paciente random de turno.

La verdadera función del sanatorio no es lo único que se desvela, pues uno de los enfermeros no es ni más ni menos Lamplighter, miembro retirado de los siete cuya función ahora es la de quemar las pruebas de los experimentos de Vought. Comentar aquí que hay un cambio importante respecto a sus poderes, pues en el cómic el personaje era una copia de Green Lantern y aquí sus poderes sin proquinéticos, una decisión que seguramente se deba a que el actor que lo interpreta tuvo en papel de Bobby Drake (el hombre de hielo) en el universo cinematográfico de los X-Men. Mediante flashbacks centrados en Frenchie, vemos como el grupo original encabezado por Mallory intentó chantajearlo provocando que como represalia Lamplighter carbonizara a los nietos de Mallory mientras Frenchie abandonaba por un rato la misión que tenía de vigilarlo.

El enfrentamiento entre el grupo y Lamplighter no se hace esperar, pero desemboca en la liberación de Cindy, una mujer superpoderosa que libera al resto de internos provocando un motín y haciendo que ambos bandos tengan que formar una alianza a la fuerza para salir de allí. Una de las cosas que muestra esta cooperación es que Lamplighter no está precisamente contento con Vought y que no vería con malos ojos pagar con su vida por aquello que hizo, llegándosela a ofrecer a Mallory en una de las escenas finales. 

Ya que hemos repasado lo que ocurre dentro del psiquiátrico, es hora de ver que pasa fuera. Sinceramente todo lo relevante del episodio ocurre dentro de las verjas, pues en el exterior lo único que pasa es que uno de los pacientes que escapa hiere a Hughie de gravedad y Annie y Butcher deben limar asperezas para poder salvarle la vida. Creo que el capítulo se esfuerza mucho en querer demostrar que dadas ciertas circunstancias ambos personajes no son tan distintos, pero este me parece uno de esos casos en los que no funciona.

Pero no todo el episodio gira en torno a lo relativo al psiquiátrico, pues dentro de los siete también hemos tenido pequeños avances con Elena descubriendo lo que ocurrió en al avión de la primera temporada y A-Train siendo reclutado por la secta a la que se ha unido The Deep, cuyo líder no es ni más ni menos que actor Goran Visnjic, al cual hemos visto en una gran cantidad de series pero cuyo papel más recordado es sin duda el del doctor Luka Kovac en Urgencias.

Lo de Homelander lo voy a tratar a parte, pues empezamos a ver como sus personalidad caprichosa empieza a aparecer dentro de su recién empezada relación con Stormfront, lo que termina llevando a que Stormfront le confiese sus orígenes: nació en 1919 y era la esposa de Jonathan Vought, el científico nazi que inventó el compuesto V siendo ella la primera persona a la cual se lo suministró. Junto a esta revelación tenemos a Stormfront vendiéndole la moto a Homelander de que lo quiere porque él es la consumación del sueño que tenían ella y su marido, la figura que debería liderar un mundo lleno de gente con poderes. De todo esto no se cuanto hay de verdad y cuánto hay de manipulación, pero apostaría hay más de lo segundo y de lo primero.

Y tras un capítulo en el que se han abierto más de una caja de Pandora, nos despedimos ante la semana que viene.

Comparte: