Review The 100: Welcome to Bardo

Review The 100: Welcome to Bardo

Este ha sido un episodio donde se aclaran algunas cosas, vemos muy brevemente a alguien a quien queríamos ver y la trama avanza por fin, siguiendo el ritmo del episodio de la semana pasada y dejando atrás el tono explicativo y lento de los dos primeros episodios de la temporada.

Con la trama desarrollándose en tres localizaciones diferenciadas es imposible dedicar un episodio sólo a un un escenario, así que en esta ocasión el episodio se ha desarrollado entre la acción de Sanctum y la de Bardo. En Sanctum hemos visto como el comandante oscuro va poco a poco afianzando su poder pese a que ha sido descubierto por Indra mientras que en Bardo hemos conocido un poco más de la cultura de los discípulos, hemos visto los intentos de Hope por salvar a su madre y no hemos sabido absolutamente nada de Diyoza.

El episodio nos ha relatado siguiendo la línea temporal de Sanctum muchas de las cuestiones que quedaban sin resolver y ahora sabemos que Hope logró llegar a Bardo una primera vez, que salvó a Octavia y no consiguió salvar a su madre y que volvió a Sanctum para introducir dentro de su tía O un mecanismo que facilitaba que los discípulos la trajeran de vuelta. Sabemos que los discípulos consideran a Clarke como la llave de algo, algo que quieren o algo que necesitan… no tenemos indicios para pensar en nada concreto, sólo sabemos que Clarke es la llave de algo, quizás una vuelta atrás en el tiempo, quizás un salto al planeta Tierra, quizás algo aún peor.

En este episodio hemos aprendido muchas cosas sobre Bardo y los discípulos: sabemos que no llegaron a ese planeta a través de una nave, sino que salieron desde la tierra impulsados por una de estas piedras. También hemos descubierto que los habitantes primeros de Bardo no son los discípulos, sino algún tipo de civilización que abandonó el lugar, sabemos que viven rodeados de tecnología y que conocen a la perfección el funcionamiento de las piedras. La falta de reacción de Levit sobre La LLama y otras cuestiones quizás signifique que en Bardo no conocieron la tecnología de Becka, o quizás esa sea justamente la clave que hace a Clarke la llave de algo… quizás Anders crea que necesita a un sangre nocturna y crea que Clarke es la única que tiene a su disposición.

Me ha llamado la atención que Gabriel no hubiera oído hablar de Levit, Echo lo conocía porque claramente Hope se lo mencionó, pero en cambio se lo ocultó a Gabriel. Si yo fuera ese hombre me asustaría al comprobar que dos asesinas despiadadas como Echo y Hope no me ven dentro del mismo equipo que a ellas.

La mayoría de los discípulos parecen personas bastante normales, dejando de lado a Anders que no es más que otro tirano enamorado del poder, tanto el malogrado Orlando, como Dev como Levitt parece ser gente completamente normal, muy lejos de la idea que teníamos de esos discípulos con cerebro lavado y pensamiento colmena. Es más, puede que Orlando y Dev tuvieran un punto disidente y por eso estuvieran en Skyring, pero eso no se aplica a Levit, así que tenemos que asumir que todas esas personas a las que Echo asesina son personas normales y corrientes, personas capaces de ver The 100 (desde el cerebro de Octavia) y emocionarse, como hicimos todos, cuando se carga a Pike. Es cierto que los discípulos son el enemigo del momento y quizás Echo no tuvo más remedio que defenderse de alguno de ellos… pero la matanza que está haciendo parece totalmente innecesaria y creo que tanto Hope como Gabriel lo ven así, aunque sólo él lo manifieste en voz alta.

Por fin hemos visto a Bellamy, pero creo que su participación en el episodio ha sido tan breve que no es merecedora ni de tenerse en cuenta. Los espectadores queremos a un Bellamy partícipe en la trama, en lugar de un personaje ausente que los demás se esfuercen en encontrar. Sigo sin entender lo que están haciendo los guionistas con este personaje, me vale que quieran crear una gran expectativa con su aparición estelar salvando el día en algún episodio venidero, acepto que me vendan el regreso del héroe haciendo algo heroico cuando lo creíamos muerto (si es que alguien cree que ha muerto), pero es una pena que nos perdemos a uno de los personajes principales de la serie en su última temporada. No creo que haya ni un espectador tan ingenuo como para pensar que la explosión mató a Bellamy, más bien saltó a tiempo a la Anomalía y la explosión lo mandó a algún otro lugar, alguno de esos planetas interconectados por las piedras. Muy posiblemente esté en un lugar al que vayan a parar los personajes del equipo de rescate (es decir Clarke, Raven y compañia), quizás Bellamy esté escondido en el planeta de hielo al que fueron a parar en el último episodio o quizás en el próximo destino del grupo de personajes lo encontrarán.

Mientras tanto, en Sanctum, la trama de los fieles prendiéndose fuego y Murphy siendo el héroe otra vez ha servido para que Indra sea consciente de la presencia del comandante oscuro en el cuerpo de Russell. Un cuerpo que tampoco fue de Russell originariamente, pero ya sabemos que la mecánica de los Originales es diferente a la de La Llama, pues mientras que La Llama aglutinaba las conciencias de todos los comandantes y las iba sumando, la mecánica que usan en Sanctum es que tan sólo una consciencia domine el cuerpo y las otras queden desterradas y muertos.

Creo que el episodio no ha estado mal, ha tenido ritmo y acción; los personajes van encontrando su lugar y los espectadores vamos entiendo un poco mejor esta nueva dinámica. Veremos qué pasa la semana próxima y si Clarke y Bellamy se reúnen de una vez.

Comparte: