Review The 100: Nakara

Review The 100: Nakara

El episodio se ha centrado en tres historias: por un lado tenemos al equipo de rescate en el planeta que resulta ser un cementerio bastante vivo; mientras tanto Indra maneja la posible rebelión de wonkru y los personajes atrapados en Bardo ven frustrada su huida… otra vez.

Clarke y compañía terminan en un cementerio usado por los discípulos, en el cual habita una criatura cuyo tracto digestivo tiene mucha similitud con un sistema de cuevas, nuestros personajes se meten en la boca del monstruo directamente y se arrastran por su interior e busca de la piedra que los saque de ese planeta. Dejando de lado una especie de araña alienígena que estropea el casco de Raven no ha pasado mucho por aquí, porque la conversación entre las dos mujeres no ha terminado de encajarme tanto como se suponía que debería haberlo hecho, quizás porque Clarke sí que funciona matando gente …. como por otro lado, ella ha hecho siempre, sacrificando a los desconocidos para salvar a los que ama. Esa frase que le dice a Raven es una justificación de que es el amor lo que le hace sacrificar a todas esas personas inocentes. Es muy típica de Clarke, pero no lo es de Raven. Todo lo que pasó con ella, todo eso de obligar a unos desconocidos a los que se creía moralmente superior a enfrentarse a la radiación y morir, no es propio del personaje, no es algo que ella hubiera hecho y no es algo para lo que han preparado el espectador pues no habido una evolución que la lleve por ese camino. Por lo tanto aunque su arrepentimiento sí sea creíble, no fue creíble su reacción en aquel episodio de forma que no termina de encajarme del todo esa culpa que siente por algo que ese personaje no debería haber hecho.

Alguien que no siente culpa es Diyoza, que consigue escapar de sus captores sin la más mínima ayuda y haciendo uso de sus habilidades y su destreza. Diyoza es casi tan cruel como Eccho, una mujer enfadada que sigue matando a todo aquel que se encuentra a su paso simplemente porque sí, creo que lo complicado en su caso es que se encuentre un personaje al que no considere oportuno asesinar. Quizás es verdad que Octavia no debería haber dicho el nombre de Levit delante del pobre granjero, pero su muerte se ha sentido un poco brusca. Casi tan brusca como la reacción de Gabriel, algo que no termino de entender, pero todo indica que ha traicionado a los nuestros cuando estaban a punto de salvarse.

Aparentemente Gabriel buscaba el conocimiento, buscaba entender la Anomalía, sabemos que era un erudito que buscaba muchas respuestas y en este episodio descubrimos que se comporta como lo que es, como uno de los Originales, como un Prime, como una conciencia que ha ido robando cuerpo tras cuerpo. Gabriel no es tan distinto a Russell, aunque nos hayan hecho creer lo contrario; no es tan distinto a los Prime que se quedaron en Sanctum.

Ya era hora de que Indra por fin liderase a los suyos… cosa que en realidad lleva haciendo casi desde el principio, pero no lo hacía de manera formal, era una líder innata e incuestionable y quizás incluso una comandante de facto. Pero no tenía el título, no era oficial, aunque sirviera a wonkru como una gobernadora, formalmente sólo era algo así como una consejera y una guerrera. Ahora ha tomado el poder de forma clara y se ha convertido en una comandante que nadie es capaz de cuestionar. Esperemos que este movimiento tome a sheidheda desprevenido y hunda toda su estrategia para hacerse con el poder.

La trama de Indra y Madi me ha parecido interesante, pero creo que no tenía demasiado sentido utilizar a Madi. Es decir, me gusta el ascenso al liderazgo oficial de Indra, me gusta mucho, pero hay cosas en esta trama que no terminan de encajarme. Sabemos que el comandante oscuro quiere conseguir el poder absoluto y entendemos que Indra juega sus cartas para evitarlo a toda costa. Pero la utilización de la niña a estas alturas no tiene mucho sentido, pues ya sabían todos (gracias a Gaia) que Madi no tenía la Llama, así que resultaba difícil de creer que wonkru fuera a obedecer o seguir a una niña pequeña, casi desconocida, desprovista de la Llama y sin experiencia real en combates. Tampoco el comandante oscuro tiene la Llama actualmente, pero creo que tanto él como Clarke tienen algo, una chispa de líderes brutales, un espíritu asesino y despiadado que los hace dignos de ser seguidos por todo ese tipo de personas que sobrevivieron en el búnker convirtiéndose en caníbales.

Al final del episodio me da la sensación de que intentan forzar un cliffhanger innecesario, esta temporada ya hemos visto un episodio que terminó con los personajes poniendo los pies en un terreno desconocido. Eso de «y ahora desaparecen y no sabemos a dónde van» no puede explotarse indefinidamente y a lo largo de esta temporada ya lo han hecho más de una vez. No sólo no funciona como cliffhanger, sino que siento que quieren alargar por fuerza una trama que no merece ser alargada. La verdad es que no es típico de esta serie estirar el chicle y meter paja, usualmente se centraban en dos o otres ideas y las desarrollaban a ritmo frenético. Me fastidia un poco que hayan decidido perder el ritmo característico precisamente en su temporada final, algo que debería ser el culmen de todo lo mostrado en estos siete años y una celebración de todos lo sentido junto a nuestros personajes… y si hablamos del camino recorrido junto a estos personajes tenemos que volver la vista a Bellamy, que debería estar presente y protagonizando la acción.

Comparte: