Review Agents of SHIELD: Out of the past

Review Agents of SHIELD: Out of the past

Y cerramos la trama de los años 50 con una segunda parte en la cual se tiran a la piscina intentando emular una película clásica de cine negro, con casi todo el metraje en blanco y negro y monólogos internos del propio Coulson.

Para ponernos en situación, Sousa está al cargo del LMD de Coulson, quien quedó inoperativo tras la descarga que acabó con los Cronicroms. En algún momento fuera de cámara se reactivó y ahora es un detenido más para el agente Sousa y su única pista respecto a lo que ocurrió durante el capítulo anterior. Además, nos encontramos en un día clave para Sousa, ya que según los libros de historia debe morir esa misma noche tras completar una misión, la cual es el motivo por el que fue a la base en primer lugar: entregarle un dispositivo a Howard Stark.

La misión se vuelve entonces en el eje central del episodio, con Coulson jugando a ser un contacto de Sousa para completar ese cometido y el resto de los agente buscando conseguir el dispositivo de marras (lo cual logran sin apenas esfuerzo), teniendo la baja de Deke por el camino, quien es secuestrado.

Hay un factor que hace un tanto extraño a este episodio en concordancia a los anteriores. Hasta ahora, todos los capítulos habían tenido en primer plano a los Cronicroms, pero en este pasa a un segundo siendo ellos una simple amenaza en la sombra para dejarle el foco a la principal: Hydra.

Por si alguien no se acuerda, en los 50 Hydra ya ha empezado a infiltrarse en SHIELD en lo que culminaría dentro del MCU en El soldado de invierno y en la serie con el magnífico “Run, run, run”. A estas alturas, la organización Nazi ya tiene incluso a altos cargos infiltrados dentro de SHIELD, entre ellos Wilfred Mallick, quien 20 años después es el superior de Sousa en la organización.

¿Por qué Hydra se vuelve tan absolutamente relevante dentro de la trama del episodio? Pues porque la muerte de Sousa no se debió en ningún momento a la misión, sino a que iba a desenmascarar la infiltración de Hydra en sus propias filas. Esto plantea un dilema, ya que si salvan a Sousa cambiarían la historia y es aquí donde el episodio realiza su giro final: fingen la muerte del propio Sousa con el cadaver de quien le tenía que asesinar. ¿Y que pasa con Sousa ahora? Pues que formará parte de nuestro grupo protagonista.

Aunque haya dicho antes de los Cronicroms han estado más tranquilitos, no es del todo cierto, ya que tras intentar llegar un trato con el LMD de Coulson para que les deje tomar la tierra (el cual obviamente él rechaza), estos robots alienígenas se van al lado opuesto de la balanza, formando una alianza con Hydra.

También hemos avanzado un poco respecto al extraño ataque que le dió a May la semana pasada al intentar capturar a los Cronicroms en la base, ya que parece ser que a partir de ahora ella es capaz de sentir los sentimientos y las emociones de aquellas personas a las que toca. Al ser Coulson un LMD, al tocarlo a él ella no es capaz de sentir ninguna emoción.

Así que con un nuevo integrante, con Fitz sin hacer acto de presencia y con Enoch de nuevo abandonado en la década de turno, el equipo llega a lo que en principio (perdonadme mi incultura musical) parece que serán los 80 ¿Con que amenanzarán los Cronicroms a SHIELD ahora que forman equipo con Hydra?

Comparte: