Semana de despedidas en plena cuarentena

Semana de despedidas en plena cuarentena

Las series, como todo en la vida, tienen un final… aunque algunas producciones parezcan inmortales (seguro que se os viene algún ejemplo a la cabeza). La casualidad ha querido que, en cuestión de siete días, haya dicho adiós a cuatro ficciones que me han acompañado durante los últimos años, unas durante más tiempo y otras no tanto, pero que de igual manera han sido unas buenas compañeras para pasar más de un rato ameno y disfrutar con muchos de sus episodios. Hace unos meses escribí un artículo sobre aquellas ficciones que concluirían y habían concluido en este 2020, y algo que no suelo hacer a pesar de redactar cada año ese tipo de publicaciones es hablar de aquellas que concluyen posteriormente y que no había incluido en su momento. El confinamiento da oportunidades, y una de ellas es hablaros ahora de cuatro series finalizadas: The Magicians, Future Man, Hawaii Five-0 y Modern Family.

La serie de Syfy fue la primera en cerrar su ciclo en televisión. El miércoles pasado (en Estados Unidos) se emitía la Series Finale de una serie que ha tenido, in my opinion, un rendimiento estable durante sus cinco temporadas en la pequeña pantalla. Es más, algunas de sus entregas las hemos situado en este blog como lo más destacado del mes de emisión correspondiente (véase marzo de 2019, marzo de 2018, o febrero de 2018) y durante varios años además. Los que la seguimos en esta página, así como muchos otros fans de The Magicians, hemos disfrutado de las aventuras de este particular grupo de magos, aunque bajo mi punto de vista, esta quinta y última temporada ha estado por debajo de lo visto en otras. Aún así, creo que han sabido cerrar bien la historia nos han dado un final más o menos digno, aunque no lloverá a gusto de todos, como casi siempre que se cierra una ficción. The Magicians ha sido un soplo de aire fresco al género mágico, y aportando esa dosis de frikismo y de referencias constantes a la cultura pop, así como los constantes experimentos con temas tan espinosos como realidades paralelas, viajes en el tiempo, han sabido crear un producto entretenido, con personalidad, y sin miedo a correr riesgos y apostar por lo diferente.

Otra de ciencia ficción a la que ha tocado decir adiós es Future Man. Reconozco que la segunda entrega me desanimó un poco. No conecté tanto con ella como lo hice con su temporada debut, pero tenía muchas ganas de ver qué deparaba la despedida de Josh, Tiger y Wolf. Un gran punto a favor fue la reducción de su extensión, ya que en lugar de los habituales trece episodios que tuvieron sus predecesoras, en esta ocasión hemos tenido ocho, lo que creo que ha ayudado a centrar la trama (si es que es posible en una serie tan alocada) mucho más, e ir directamente al grano de lo que querían contar: cómo el universo está al borde del colapso tras tantos viajes en el tiempo perpetrados por nuestro trío de protagonistas, no solo en nuestra realidad, sino en el infinito número de ellas. Ya solo con esta premisa, la cosa prometía, y no me ha defraudado. La temporada se me ha hecho muy entretenida, me he reído como no hacía con la serie desde sus primeros episodios, y la conclusión que les han dado a estos tres viajeros en el tiempo me ha dejado satisfecho. Se han mantenido fieles a sí mismos con todo lo que ello conlleva, y le han dado un punto y final más que digno.

Que hable de esta creo que me sorprende hasta a mí. Hawaii Five-0 es lo que en el mundillo se llama “procedimental”, es decir, una serie construida sobre una base de casos episódicos, normalmente asociada al género policíaco (aunque tenemos casos de series con estructuras procedimentales que tocan otros géneros, como The Good Wife o Person of Interest, que terminaron desviándose para construir algo muchísimo más rico y complejo), y que tiene un hilo conductor que normalmente se desarrolla durante una temporada más o menos, pero que durante el transcurso de la misma solo se alude a él en contadas ocasiones, normalmente en sus episodios inicial y final, y alguno en medio. Si no me equivoco, era la última ficción puramente procedimental que me quedaba en mi registro semanal de series (aunque Blindspot está pendiente de acabar y también tiene una estructura similar), y la única de este género que sigo en la actualidad, pero es que Steve y Danny me han hecho disfrutar tanto durante los años, que me era imposible dejarlos atrás. Sinceramente, es un producto entretenido, pero que no necesita que le dediques demasiada atención; de estas series que puedes tener de fondo perfectamente mientras haces otras cosas y pasas un buen rato igual. Quizá el motivo que me ha mantenido durante tantos años viéndola (estamos hablando que ha concluido con su décima entrega) es por el apego que he desarrollado hacia sus personajes y, en concreto, al dúo protagonista mencionado. Hawaii Five-0 ha sido un gran entretenimiento durante muchísimos fines de semana, y creo que con el paso del tiempo voy a notar su marcha más de lo que me podía imaginar en un principio.

Y si hablaba antes del género procedimental y que la serie de CBS era de los últimos vestigios que quedaban en mi selección semanal de series, creo que puedo decir lo mismo de Modern Family y las sitcom tradicionales. Al igual que muchos se criaron con Friends, Seinfeld, Frasier o series similares, yo lo hice con How I Met Your Mother, The Big Bang Theory y Modern Family. También he visto otras como la versión americana de The Office, pero esa llegó más tarde a mi vida. Las que he disfrutado durante más tiempo semana tras semana han sido esas tres que he dicho antes, y creo que son también una muestra de que la ficción cómica en televisión está cambiando, adaptándose a la nueva realidad de nuestra sociedad, y el típico formato de risas enlatadas ha variado hacia otros nuevos enfoques. Sin ir más lejos, la propia Modern Family rompía un poco ese esquema, al tratarse de un mockumentary, o falso documental. La historia de esos tres núcleos familiares ha estado con nosotros durante once temporadas, en las que hemos visto crecer a sus intérpretes más jóvenes, y nosotros también lo hemos hecho. Hemos estado ahí durante un montón de acontecimientos importantes en sus vidas, y siempre consiguiendo que pasáramos un buen rato con todos ellos, divirtiéndonos con sus locuras y vivencias. La he despedido hoy mismo, y lo cierto es que ha sido perfecta. No podía pedirle más a una serie que me ha hecho disfrutar de tantos momentos felices, y siento que se termina una época, porque las comedias network escasean en mi repertorio actual.

Como decía, con este aislamiento ha surgido la oportunidad de rendirle un pequeño homenaje a estas cuatro series que han terminado y que he seguido durante estos años, y no he querido desaprovecharla. Deciros, ya para terminar, que Future Man la tenéis íntegra en HBO España, en Amazon Prime tenéis las dos primeras temporadas de The Magicians, las seis primeras de Hawaii Five-0, y de Modern Family podéis ver algunos episodios en la plataforma de Atresmedia Player, y se emite en FOX España.

Comparte: