Review Supernatural: Destiny's Child

Review Supernatural: Destiny’s Child

Dejando de lado un apunte importante en la evolución de Jack y las apariciones de las estrellas invitadas creo que éste ha sido un episodio bastante pobre. Había material y buenas ideas, pero no han terminado de encajar bien, quizás porque el tono del episodio no ha quedado bien delimitado y quizás porque algunas cosas se han visto un poco absurdas, como la ridícula visita de los hermanos al infierno, que no ha aportado nada a la trama, más que verlos bajar al infierno con total naturalidad y facilidad, sólo porque una persona en quien no confían les dice que vayan…

Las versiones ricachonas y pijas de los hermanos Winchester han sido muy divertidas, han dado grandes momentos al episodio y sería genial volverlos a ver y encontrarnos con ellos en alguna situación en la que todo tuviera más sentido que en este episodio donde prácticamente no han hecho nada más que servir como ligerísimo alivio cómico en un par de ocasiones. Entiendo que si hay que usar a las versiones de los Winchester de otro mundo, este episodio era el más indicado para traerlos, pues aún tenemos fresca la idea de la destrucción de mundos por parte de Chuck, ahora bien, esto tiene sentido sólo y exclusivamente si es necesario usarlos, es decir que la introducción de estas versiones pijas sólo tiene sentido si los necesitamos para desempañar un papel importante en el futuro. Si ese no es el caso, lo más idóneo hubiese sido que participasen en un chorrisodio y no en un episodio más o menos serio.

Las dos estrellas invitadas del episodio son las esposas en la vida real de Jensen Ackles y Jared Padalecki. Los personajes Jo y Ruby, respectivamente interpretadas por Daneel Ackles y Genevieve Padalecki son las apariciones más reseñables, pero también volvemos a ver a Meg, en este caso The Empty, intepretada por Rachel Miner. Supongo que traer de vuelta a los personajes a los que dan vida las esposas de los dos hermanos era algo previsible, al fin y al cabo el rodaje de Supernatural ha significado muchísimo en la vida de esas cuatro personas y es lógico que todos quieran despedirse de alguna manera especial.

Creo que este episodio debería servir como despedida para ambos personajes, pero el pacto entre Ruby y Cas nos lleva a pensar que al menos ella volverá. Me gustaría que su trama hubiera quedado cerrada, pues aunque es un personaje que tuvo una importancia enorme durante la tercera y cuarta temporada, lo cierto es que su tiempo ya pasó y si bien es una idea genial traerla de vuelta en la última temporada para rememorar a un personaje que influyó tanto en la historia, creo que no debería tener una trama determinante en la temporada final. Pero esa conversación con Castiel en la que dejan pendiente su rescate, indica que volveremos a verla y que o bien protagonizará un episodio o bien será decisiva en la batalla final.

Una de las cosas que más me ha gustado del episodio es el momento en el que se ilumina la pequeña ermita y atisbamos la apariencia de los hellhounds. Toda la trama del pequeño templo se sentía irreal, no sé si porque Sam era el único que sujetaba la puerta mientras Dean y Cas estaban plantados como pasmarotes en medio de la Iglesia; o porque un hellhound custodiaba un templo donde un demonio no se hubiera sentido cómodo escondiendo nada; o quizás porque después de tanto rollo y lio con el Occultum, Jack simplemente se lo metió en la boca y se lo tragó. Puede que haya funcionado, pero mientras veía el episodio, todo me pareció muy raro.

En todo caso, lo importante es que Jack ya está completo. Necesitaba esta visita al Edén para recuperar su alma, volver a ser el de siempre y así, siendo Jack, convertirse en un elemento más poderoso en la guerra que se avecina.

Por lo demás, creo que al episodio le han sobrado muchas cosas y le ha faltado un hilo conductor sólido, quizás un villano o algo parecido a un enemigo, algo a lo que enfrentarse más fuerte que hellhounds o demonios redshirts… Y me hubiese gustado que unos cazadores que usan su jet privado para ir acabando con monstruos por todo el planeta tuvieran una intervención más relevante que beber cerveza y mirar la pantalla del ordenador.

Es importante recordar que la producción de la serie se suspende a causa del coronavirus y que aún no sabemos cuando veremos el último arco de la temporada.

Comparte: