Review Legacies: There's a Place Where the Lost Things Go

Review Legacies: There’s a Place Where the Lost Things Go

Tras un mes de parón, la temporada de Legacies reanudó su emisión el pasado jueves en Estados Unidos, y el viernes en España (aunque hemos tardado más días en que HBO España subiera sus subtítulos en castellano, algo demasiado habitual el saltarse los plazos…), pero lo que iba a ser una segunda entrega con 18 o 20 episodios (más que su predecesora) se va a quedar en solo 16. Julie Plec lo anunció en Twitter hace unos días, diciendo que han podido completar todo el proceso de producción hasta el decimosexto capítulo, que funciona bien como una Season Finale accidental… con su consiguiente cliffhanger. Todo debido a la situación de pandemia global que tenemos con el coronavirus, claro está.

Esto puede derivar en dos escenarios: esa decisión puede salir bien, o puede salir mal. Es una obviedad decirlo, es cierto, pero es un melón que está por abrirse, y no sabemos qué aspecto tendrá. Aunque quiero creer en las palabras de Julie Plec, pensad que estamos hablando de una vendedora, que nos está ofreciendo su producto y que es el mejor del mundo, como bien haría cualquier otro en cualquier otra situación. No va a salir a decir que “mirad, se va a quedar cojeando la cosa y va a terminar la temporada de forma un poco rara”.

No sé si alguno lo recordará, pero en la temporada 2007-2008 vivimos una situación similar en algunos aspectos a esto del coronavirus. No por el hecho de ser una pandemia global, sino en el sector audiovisual televisivo: hablo de la huelga de guionistas en Estados Unidos. Dicho parón en la producción de series afectó a la mayor parte de ficciones del país norteamericano, dejándonos con temporadas más cortas de lo habitual, agujeros de guion importantes, y un descenso generalizado de la calidad. Tiene toda la pinta de que podemos dirigirnos a un escenario similar, no ya en este caso en concreto, porque puede que se salve la situación con la solución que nos ha dicho Plec, sino porque muchas otras todavía tienen pendiente cerrar sus temporadas con los rodajes y la post producción, y el aplazamiento de la mayor parte de ellas puede ocasionar que recorten en episodios y tengan que readaptar guiones para concluir las entregas que están en marcha. Por lo tanto, sed conscientes de que alguna de vuestras series favoritas pegue un bajón justo al final, y será debido a esto, mayormente (otras será porque venían con mala tendencia de antes y esto lo acentuará).

¿Y por qué a Legacies le puede salir bien la jugada? Porque si las palabras de Julie Plec son ciertas, y viendo cómo acaba el episodio, todo apunta a que los dos próximos nos vamos de cabeza a cerrar el arco argumental de Dark Josie. Tanto en The Vampire Diaries, como en The Originals, y lo hemos visto en la tercera serie de este universo, los mejores momentos de todas estas ficciones, o casi todos, han sido cuando han quemado arcos argumentales como si estuviéramos en Fallas, centrando de tres a cinco episodios en una trama en concreto, desarrollando otra/s de fondo, y luego pasando a otras cosas. Legacies lo lleva haciendo toda esta segunda entrega: la vuelta de Hope y la recuperación de los recuerdos perdidos, el regreso del Nigromante, Landon y sus poderes, la trama Gemini con la vuelta de Kai, y ahora Dark Josie, todo ello amenizado con monstruos semanales de por medio. Por lo tanto, me da que esa finale accidental de la que habla Plec girará en torno a cerrar la trama de la hija de Alaric pasándose al lado oscuro, y el cliffhanger lo ocupará el resurgimiento del Nigromante, o Malivore quizá, y con eso arrancarán la tercera temporada, cuando en principio eso ocuparía la parte final de esta segunda (del episodio 17 al 20), pero ya no lo veremos.

Sobre el episodio, realmente hay poco que destacar, más allá de la ambientación bastante chula que han preparado, que recuerda al Hollywood clásico del género de novela negra, con un asesino suelto y los protagonistas tratando de resolver quién es. Les ha quedado bien, y ha servido de catarsis para algunos de ellos, y para cerrar filas ante la amenaza que se les viene encima. De paso, ha valido para que Rafael vea que el Nigromante ha vuelto (aunque me queda la duda de si lo conoció en su día) y, por supuesto, para que todos descubrieran que Josie había vuelto del mundo prisión hasta los topes de magia negra, y no se había librado de ella como en principio podían imaginar. Y también se ha hecho realidad esas visiones que auguraban que la escuela Salvatore acabaría consumida en llamas por el poder de la joven, lo que apunta a dos episodios finales de lo más interesantes, la verdad.

Si el Final Boss de la temporada es Dark Josie, me conformo, visto lo visto. ¿Qué me hubiera gustado tener toda la entrega y ver a dónde llegaban las tramas iniciadas? Por supuesto, pero estamos ante una situación extraordinaria, y hay que echar mano de soluciones extraordinarias. Quién sabe, igual a la larga les beneficia, cerrando una segunda entrega por todo lo alto y culminando un segundo año a la altura del primero, y quizá superándolo. Veremos qué deparan los dos últimos capítulos.

Comparte: