Review Legacies: Facing Darkness Is Kinda My Thing

Review Legacies: Facing Darkness Is Kinda My Thing

Parece que hemos llegado al final de la temporada. Y digo parece, porque, aunque ya os conté hace un par de reviews que Julie Plec había comentado por Twitter que este 2×16 servía como Season Finale accidental (y lo hace, aunque luego me extenderé más), muchas producciones están deteniendo sus procesos de desarrollo de temporadas, y sí que hay algunas que ya dicen definitivamente que no van a regresar este curso, y recortan la extensión de las mismas, como es el caso. Además, con Estados Unidos siendo ahora mismo el epicentro de la pandemia a nivel mundial, se hace difícil pensar que se pueda volver a la normalidad en el corto plazo. Por lo tanto, nos vamos a tomar este decimosexto episodio como la Finale accidental como la bautizó su creadora, y lo vamos a analizar en consecuencia.

Decía que me extendería más, y lo decía por lo siguiente. En líneas generales, estoy satisfecho con cómo se cierra la entrega. Para mí fue mejor el 1×16 como conclusión de temporada, pero claro, partimos de la base que ese era el final pensado en 2019, y ahora en 2020, tenían previstos cuatro episodios más, cerrando la historia en veinte capítulos. Tampoco ayuda que veníamos de quizá uno de los mejores de la serie, como fue el 2×15, y el nivel de esta semana no ha llegado a tal punto, in my opinion. Pero de igual forma, el ciclo de Dark Josie concluye aquí, y lo ha hecho con otro episodio entretenido, que nos deja un escenario la mar de interesante para el próximo curso, básicamente porque hay varios conflictos abiertos, e imagino que tendrían ya sus ideas formadas para la tercera, y tengo ganas de ver cómo lo encajan todo para el arranque en otoño, si se mantiene el hecho de que sea Season Finale este 2×16.

Uno de esos cabos sueltos, y que sirve como cliffhanger (además del evidente), es que Landon sigue muerto. Alaric llega a un acuerdo con el Nigromante, para que el villano rompa el vínculo que le une con Rafael y Alyssa, y les devuelva a la vida, metiendo a Landon en el pack de retornados, si Alaric le ayuda a obtener toda la magia oscura que controla a Josie. En este caso, se puede aplicar lo de “a grandes malos, grandes remedios” o “en tiempos desesperados, medidas desesperadas”; además de lo conveniente que resulta para el Nigromante quitarse de en medio a Dark Josie, que estaba dejando a las claras que era más poderosa que él. Aún cumpliendo su parte del trato Alaric, aquí yo me imaginaba desde el principio que iba a aparecer la trampa. ¿Por qué? Está claro: a Rafael y Alyssa los resucita el Nigromante y los usa para sus fines, por lo que entiendo que puede deshacer esa unión y liberarles de sus ataduras… pero a Landon no le resucita en ningún momento, y es Raf el que le mata. Si a eso le añadimos que la profecía decía que la flecha dorada era la clave para acabar con este nuevo supuesto héroe, todo hacía indicar que el chaval no resucitaría una vez realizado el pacto entre Alaric y el Nigromante. Ya lo dije la semana pasada: por mí, le dejaba muerto. Con la perspectiva de cuatro episodios por delante aún en esta entrega, me imagino que el futuro de Landon pasaba por volver a la vida de una forma u otra y listo. Ahora bien, ya con una tercera entrega con los planes cambiados, teniendo que cerrar de alguna forma lo que queda pendiente en esta, y abrir los nuevos frentes, igual su futuro no es tan alentador como cabía esperar y deciden que lo muerto, muerto está. Sin duda es una de las cosas que queda más suelta, y veremos qué decisión toman.

Una parte que me ha gustado del episodio, también como consecuencia del desarrollo de semanas previas, es la creciente amistad entre Lizzie y MG, y dicho sea de paso, la evolución de la joven durante toda la entrega. Me alegro mucho del cambio que va experimentando, porque ha pasado de un personaje odioso, a una mujer más madura emocionalmente hablando, y que empieza a valorar a la gente que tiene alrededor mucho más, al margen de continuar siendo ella, con todo lo que eso supone. Primero con Hope mejoró su relación de amistad, y ahora vemos que con MG ha pegado un cambio brutal, porque el chaval de verdad que lo merece, demostrando durante todo este tiempo que ha estado ahí siempre que le ha necesitado, y me alegro de esta evolución. ¿Futura pareja? Por mi parte, casi que aprecio más el hecho de que su amistad ahora mismo sea una de las cosas más positivas de la serie que de buscar potenciales “shippeos”. Ahora, si me construyen bien la relación y aporta a su crecimiento dentro de Legacies para ambos, tampoco me molestaría.

El otro gran cabo suelto, el mayor quizá: Hope no se despierta después de bucear en el subconsciente de Josie. Un escenario que seguro que nos suena a todos, porque es una mezcla entre Caperucita Roja y la Bella Durmiente, y yo casi diría que los Tres Cerditos también. Hope se sumerge en la mente de Josie, y la ayuda a deshacer el dominio de su parte más oscura sobre ella, no sin antes quedar petrificada por uno de los hechizos de Dark Josie, algo que podríamos pensar que se resolvería en el momento que la parte buena de la joven tomara de nuevo el control de su mente y la hija de Klaus acabaría despertando. No obstante, la que pasa a ser ahora la Bella Durmiente es Hope, a pesar de que Josie vuelve a ser ella misma y la oscuridad de su mente se la ha llevado el Nigromante. De nuevo, entiendo que esta no era la Season Finale preparada, pero dejar cada año en una situación comprometida de cara al siguiente empieza a ser un poco redundante, aunque al menos en esta ocasión recuerdan todos quién es, algo es algo; eso sí, su príncipe azul está muerto, así que por ahí no parece que vaya a salir la solución.

En el escenario del que se supone partirá la tercera tenemos a Hope en una especie de coma mágico, Landon muerto del todo (aparentemente), y el lunático del Nigromante suelto, con todo el poder oscuro que contenía Josie, dispuesto a liberar a Malivore. Lo cierto es que para arrancar la próxima entrega, no está nada mal, sumándole las ideas que pudieran tener de cara a la siguiente, que no sé si empezarán ya a preparar en los episodios que iban a cerrar todos estos conflictos, o lo harán una vez se supere este punto de la trama. En cualquier caso, toca despedirnos de Legacies por un tiempo, previsiblemente hasta otoño, ya con el arranque normal del curso televisivo, y lo cierto es que esta entrega ha estado a la altura de su predecesora, y yo diría que ha sido mejor incluso. Su año debut fue bastante destacado, y este curso creo que se han superado, por lo que eso siempre es una buena noticia, y con todo lo que queda abierto, y sabiendo que se han hecho las cosas bien estos dos años, son motivos más que suficientes para estar esperanzados de cara a la tercera temporada. Espero que lo hayáis pasado tan bien como yo estos meses con la serie, y os espero en futuras reviews. Un saludo a tod@s, y ya sabéis: quedaos en casa.

Comparte: