Review Legends of Tomorrow:  Miss Me, Kiss Me, Love Me

Review Legends of Tomorrow: Miss Me, Kiss Me, Love Me

Un episodio con gánsters, aura de cine negro, espíritu de los años cuarenta y algunos viejos personajes buscando su lugar en un mundo nuevo. El episodio no ha estado mal, pero brilla menos que el de la semana pasada y aunque sigue la tónica habitual de Legends , es simplemente un episodio más que no aporta nada nuevo o especial al panorama.

Miss Me, Kiss Me, Love Me es todo lo que nos hemos acostumbrado a ver en Legends of Tomorrow, un episodio divertido repleto de auto referencias de una serie que no se toma en serio a si misma. Sin renunciar a esa diversión y tono fresco y ligero, la serie mantiene la continuidad con la trama global y explora en los personajes disfrazando de humor algunos asuntos que no son tan cómicos. El argumento nos lleva a dos momentos temporales, uno en el pasado y otro en el futuro, vemos una trama con mafiosos de los años cuarenta y otra con influencers del siglo XXI.

En 2044 vemos como le han ido las cosas a esta versión de Zari, la versión que no se sacrificó desapareciendo al alterar la linea temporal para salvar a los demás. Resulta que Zari es una influyente empresaria, relevante en las social media, inteligente pero mucho menos interesante de lo que era antes. Sabe que su hermano Behrad posee el totem y parece que está resentida por ello, pero como no es nuestra Zari tampoco es que nos importe demasiado. Parece que no recuerda a Nate, aunque algo le haga expresar lo contrario, quiero pensar que no existió esa relación súper forzada entre dos personajes que no tienen nada que ver y que la serie jamás volverá a eso.

En todo caso, esta nueva Zari convertida en influencer regresa a la Waverider como enemiga… o algo así… al fin y cabo es Zari, pero es también quien no acepta Behrad tenga el totem y parece decidida a buscar problemas para el equipo. Es genial ver a la actriz interpretar esta otra versión de su personaje, sin duda es muy difícil ser la misma y a la vez parecer alguien totalmente diferente. No sabemos qué pasará con Zari o si volverá a ser la misma recuperando sus recuerdos o quizás sin recuperarlos, pero espero que la inclusión de ella en el grupo no signifique que Behrad se marche, pues su unión a los demás me ha parecido muy natural.

Mientras nadie recuerda a Zari como el miembro del equipo súper valioso que era, Ava intenta encontrar su lugar en el mundo… y en el equipo. Ya no es la jefa de la Oficina y no sabe muy bien qué es ahora, ni qué papel ocupa con sus nuevos compañeros. A su vez Constantine sufre algo parecido, tanto John como Ava son personajes ya sólidos y consolidados en el universo de la serie, pero a la vez son las incorporaciones más recientes y no han vivido muchas de las terribles desventuras y apasionantes aventuras que vivieron los demás antes de su llegada. Pero bien… creo que ambos se han adaptado de maravilla y que resultan cómodos en el elenco, en cierto sentido parece como si siempre hubieran estado allí.

 

Comparte: