Review Legacies: Kai Parker Screwed Us

Review Legacies: Kai Parker Screwed Us

Cuando leí el título de este episodio, supe que tenía muchas opciones para ser uno de los más destacados, porque suponía el regreso al universo de The Vampire Diaries de Kai Parker, uno de los mejores villanos que han producido este conjunto de ficciones desde sus inicios. La idea de tenerle en Legacies me imaginaba que iba a dar mucho juego, pero el episodio ha superado mis expectativas, porque puede que estemos ante el mejor capítulo de Legacies, sin exagerar.

La sexta temporada de The Vampire Diaries no fue la mejor. La serie venía de un bache curioso que duraba ya dos entregas, porque desde la tercera no habían sido capaces de recuperar el vuelo, casualmente, coincidiendo con la marcha de los Originales a su propia serie, entre otras muchas razones. Los rumores de que Nina Dobrev abandonaba la serie comenzaban a circular, quizá motivados por la ruptura con Ian Somerhalder y que la relación entre ambos no facilitaba el trabajar juntos, interpretando a dos personas que iban a acabar juntos enamorados y para siempre. Y en todo este follón de movidas varias, y renacimiento posterior de la ficción (algo que creo que consiguieron con sus últimas temporadas, curiosamente tras la marcha de Nina), apareció Kai Parker.

Fue, junto a Klaus y Katherine, el mejor villano de la serie original, in my opinion. Su destino final lo vimos en la octava entrega de la serie, con Bonnie encerrándolo en el mundo prisión y dejando que se pudriera allí durante toda la eternidad. Pero en toda obra de ficción, siempre que se nos dice que algo ha estado ahí desde tiempos inmemoriales, o nunca ha sido conquistado, o no ha sido derrotado nunca, o nadie ha escapado de allí porque no parece haber salida posible, suelen desarrollarse los elementos necesarios para romper esa realidad, porque, ¿qué gracia tendría? Eso ha pasado con Kai y el reloj de arena que contiene la magia negra. Desde el momento en el que la serie recuperó el ascendiente, se veía venir que iba a volver, y su regreso no iba a ser una visita social por parte de sus sobrinas para ver cómo llevaba su tío su encarcelamiento en la realidad alternativa que idearon para encerrarle. Lo que creo que ninguno de nosotros esperaba es que Kai fuera a ser el game changer de Legacies, porque lo ha sido.

Cuando Freya hizo su aparición en noviembre, fue para que Josie obtuviera la información necesaria para realizar el hechizo que devolviera a todos los recuerdos perdidos de Hope tras lanzarse al abismo de Malivore, y esta vez, la llegada de Kai supone un cambio de escenario de lo más interesante para el futuro inmediato de la serie. A esto me he referido en muchas ocasiones en las reviews, que con Legacies están sacando un partido tremendo a lo que el universo de las series anteriores puede ofrecer y, aprovechando estos recursos, están haciendo evolucionar la ficción hacia un producto con calidad, beneficiándose de sus predecesoras para labrarse su propio camino, pero no abusando de ello, construyendo con elementos previos y nuevos una personalidad que la diferencia  de The Vampire Diaries y The Originals. Ha terminado siendo un complemento genial a este universo, a pesar de que dudaba al principio de su necesidad tras dos buenas series como fueron la de los Salvatore y la de los Mikaelson, y me alegro de que hayan apostado por darle un giro más a las tramas de este curso.

Para los que conocíamos a Kai, sabíamos qué nos íbamos a encontrar, pero para aquellos que no supieran quién era, creo que el episodio es una carta de presentación de lo más adecuada. Es un manipulador nato, un sociópata que no tiene problemas en traicionar y jugársela a todo el mundo, y todos sabíamos que se la iba a acabar jugando a Josie, a pesar de que ella intenta devolvérsela a él, y cree que le ha salido bien. Pero el problema de Kai Parker es que, cuando crees que has impedido que realice su plan A, él ya ha pensado en el B y en el C, y de ahí que use la información proporcionada por Josie acerca de Malivore para encontrar su salida del mundo prisión hacia el real. Ninguna de las conversaciones eran gratuitas, y todo servía a un propósito. Kai usa a Josie desde el minuto 1, beneficiándose él y perjudicándola a ella, como era de esperar. Lo que decía antes de las realidades inamovibles: si nos introdujeron el reloj de arena, las visiones del futuro con Josie completamente poseída, y las pequeñas grietas que iban apareciendo, estaba cantando que iba a estallar. Lo que no podíamos imaginar era que sería ella, como recurso a la desesperada, la que iba a destrozarlo para dejar acabar absorbiendo el contenido, a causa de la jugarreta de su tío. De nuevo, Legacies nos acaba sorprendiendo para bien, y confío en que el paso al lado oscuro de Josie no se quede en algo anecdótico y sea importante en lo que resta de temporada.

Sobre la parte de Alaric enviando a este grupo de estudiantes al mundo prisión. Sinceramente, entiendo su decisión, aunque pudo haberlo hecho mejor, sinceramente. Intentar llegar a ellos, prevenir que pasara eso, pero no siempre se tiene éxito, y más en la educación de seres sobrenaturales adolescentes. Si alguien está molesto con la actitud de Alaric, creo que no debería. Es humano comete errores, y creo que la mayoría de nosotros en su situación habría acabado haciendo lo mismo, aunque lo cierto es que también estaba la otra opción que menciona él, la de haberlos matado a todos y acabar con el problema…

No me dejo la otra parte del episodio, protagonizada por Lizzie y Sebastian, que me estaba pareciendo de relleno y no me interesaba en absoluto, sobre todo porque lo relacionado con Kai me mantenía enganchado y pendiente de lo que pasaba, y cada cambio hacia estos dos me sacaba del episodio. No obstante, todo cambia cuando nos cuentan que, oh sorpresa, Sebastian se la juega poniendo su sangre en la copa y dejándola a una muerte tonta de convertirse en vampiresa. Cómo no, para aumentar si cabe el cliffhanger de cara a la semana que viene, tenemos la muerte tonta, o amago al menos, porque no sabemos si simplemente está inconsciente o realmente es algo más. Como consecuencia de la conexión que comparten las hermanas, en el momento de la transformación de Josie a Dark Josie (creo que se le va a quedar este mote para futuras reviews), ella lo siente y pierde el conocimiento, provocando el accidente. ¿Alguien pensó también que iban a emular el que sufrió Elena en The Vampire Diaries? Si de verdad se convierte, esto cambiaría el panorama por completo en la familia Saltzman, porque, como bien dice ella, ya no habría fusión a los 22 entre ella y Josie, ella sería vampiresa y su hermana ahora mismo está a tope de energía oscura. Lo que viene siendo un drama familiar de los gordos, vaya.

Hay un pequeño problema con los game changer, y es que, si los asumes y sigues adelante con las decisiones que has tomado, perfecto; pero si das marcha atrás y recoges cable, deshaciendo la jugada realizada, salvo que lo justifiques muy bien, suele quedar mal. El paso dado por Legacies esta semana devolviendo a Kai al mundo real, convirtiendo a Josie en Sith y dejándonos con la duda de si Lizzie está viva o no, lo que podría suponer su transformación a vampiresa, no es un paso que puedas deshacer a la ligera. Solo lo último que he dicho tiene una solución más sencilla que es, simplemente, que Lizzie esté inconsciente y no muerta; pero, aún así, tendrían la baza de tener todavía casi veinticuatro horas para jugar con la posibilidad de matarla o no, provocando su transformación. Si algo caracterizaba a sus series predecesoras en sus mejores etapas era que, cuando había que cambiar el paradigma y apostar por movimientos valientes, solían hacerlo y les solía salir bien. ¿Harán lo mismo en Legacies? Tendremos que esperar una semana para ver las consecuencias a corto plazo de este episodio, pero espero que no quede en algo pasajero y exploren las posibilidades que se han abierto con este gran 2×12. Nos vemos en la próxima review.

Comparte: