Review Supernatural: The Heroes' Journey

Review Supernatural: The Heroes’ Journey

La «normalidad» es una terrible amenaza para los héroes extraordinarios y entre broma y broma, la serie nos planta una pregunta que va mucho más allá del chorrisodio… ¿y si los hermanos son especiales sólo y exclusivamente porque Chuck así lo quiso?, ¿y si ellos no son los auténticos salvadores del mundo?, ¿y si no consiguieron deshacerse de Michael y Lucifer?, ¿y si todo ha sido mentira?. Ya hemos visto como Chuck los ha ido manipulando y llevando a lugares donde los hermanos no eligieron estar, pero ellos siempre lograban salirse con la suya y salvaban el día siendo los héroes que son… salvo que quizás no lo sean, quizás sólo interpretaban un papel en el plan de Chuck, quizás sólo son dos tipos normales que han tenido la suerte que un escritor loco quiso darles.

Este es un episodio atípico porque ni hemos tenido monstruo semanal en sentido estricto ni tampoco hemos librado una gran batalla contra el villano general de la temporada. El episodio se centra en el reencuentro con Garth y en la mala suerte disfrazada de normalidad que ataca a los hermanos. Tanto la comicidad como la emotividad han tenido su tiempo justo y el episodio ha sido ameno a pesar de no tener pretensiones ni estar al nivel de la antigua serie de Kripke… En la medida de lo posible me comprometo a olvidarme de las cinco primeras temporadas y centrarme en las reviews de la última, es inevitable recordar a Kripke pero no volveré a mencionarlo. Sé que estamos viendo una serie distinta, pero como ya he comentado con anterioridad he vuelto a comenzar la primera temporada para darle a Supernatural la despedida que se merece de mi vida, porque para mí ha sido una serie muy importante y he querido hacerlo así. Obviamente las comparaciones entre la brillante primera temporada y lo que estamos viendo en la actualidad son terribles…

Pero en perspectiva y analizando la temporada actual, creo que The Heroes’ Journey ha sido bastante superior a la media. Algunos detalles han sido muy propios de los más típicos chorrisodios y eso es siempre muy bienvenido. Hemos visto a Dean bailar claqué y Sam retorcerse por el suelo ante las miradas alborozadas de los tres hijos de Garth y la total indiferencia de su esposa, una mujer que deja a un amigo de su esposo retorciéndose de dolor en el suelo de su cocina… lo normal, vamos… Pero lo mejor del chorrisodio ha sido escuchar los nombres de los bebés: Sam y Castilel, maravilloso. Es una fantástica idea tanto el hecho de que Garth eligiera esos nombres como la reacción de Dean al descubrirlos.

Creo que es imposible para los hermanos tener una vida como la de Garth, pero ha sido bonito verle bailar con su esposa a través de la ventana y sentir en sus miradas que algo dentro de sus respectivos corazones añora esa vida que jamás tendrán. Supongo que de algún modo todos pensamos que ahora que han sido degradados a personajes no protagonistas, o al menos a algo diferente al héroe de la historia, los hermanos pueden permitirse el lujo de soñar con esa vida normal que tanto anhelan desde la primera temporada. No creo que la serie vaya a propiciar un final feliz para nadie, pero es bonito soñar con ello.

Quizás es un poco apresurado pensar que Chuck es quien está detrás de todo lo que los Winchester son, pero hemos sido testigos de sus idas y venidas de la muerte, de las trampas que le hacen al destino y sabíamos que jugaban guardándose un as bajo la manga y así, aunque no todo les salía bien y han perdido a muchos seres queridos por el camino, al final siempre o casi siempre ganaban.

No sé si Alaska resolverá el asunto de la mala suerte o si realmente esto de la «normalidad» es un asunto a tener en cuenta, pero me parece curioso llevar a los hermanos tan al Norte o incluso visitar Canada.

Autoreferencias encontradas en The Heroes’ Journey, Supernatural 15×10.

  • ¡Garth!, conocimos a este entrañable personaje en XXXX y lo vimos por última vez en XXXX.  No sé si volveremos a ver a DJ Qualls, pero me alegra haberlo traído de vuelta en la última temporada de la serie, es un personaje que merecía una buena despedida y verlo tan feliz en una vida tan normal es magnífico.
  • Los monstruos que hemos visto en este episodio son una especie de recordatorio de todas las criaturas que hemos ido conociendo a lo largo de la serie:
  • El número de baile de Dean y Garth no ha sido la primera secuencia en blanco y negro -recordemos XXXXX- ni tampoco el único número musical -XXXX-.
  • Ya fuimos testigos de como la mala suerte se cebaba con los chicos en el mítico Yellow Fever (XXXX), uno de los chorrisodios más divertidos de Supernatural

Comparte: