Review Arrow: Purgatory

Review Arrow: Purgatory

Hasta aquí. Realmente, como tal, Arrow ha acabado con este episodio. Los siguientes que quedan serán una parte de Crisis on Infinite Earths, el backdoor pilot para el supuesto spin off de Mia, y la Series Finale, que me van a tener que explicar bien cómo diantres hacen un cierre de serie sin su protagonista, porque se supone que su destino está más que claro, y no tiene forma de solucionarse de forma bonita para él; al menos, esa es la premisa con la que llegamos al acontecimiento más esperado del universo DC en televisión.

Y como tal, la preparación para el mismo era fundamental. Me voy a permitir el lujo de entrar a valorar las otras series del Arrowverso, porque todas van a influir en el desarrollo del crossover, y creo que es el momento adecuado, antes de que llegue el mismo.

La forma más utilizada, tanto por Arrow como por The Flash, ha sido la de apelar a nuestros sentimientos, la pena que sentimos porque ambos héroes, se supone, van a morir en Crisis. Lo mejor de esta primera etapa de la serie de Barry Allen es que nos han ido mostrando cómo les afectará a sus amigos la pérdida del icono de Central City, y aunque el villano no haya acompañado, creo que es mejor quedarnos con eso de cara a Crisis, además de la presencia del enésimo Wells que esta vez venía con una sorpresa directamente relacionada con el cómic, y será fundamental en el desarrollo del mismo.

En Arrow ya os he ido contando la temporada semana a semana, por lo que mi opinión sobre la misma está más que repetida, pero se puede resumir en que ha sido el homenaje que Oliver Queen merecía por su trayectoria durante todos estos años, y como el héroe que inició el universo de series que conocemos hoy en día. Su importancia en Crisis ha llevado a que todos sus episodios tuvieran relación directa con la misma, y todas las misiones en las que ha participado iban a ser fundamentales para la Crisis tal y como hemos visto en el episodio de esta semana, en el que hemos asistido al nacimiento de Harbinger (Presagio en castellano), el alter ego de Lyla tras absorber la energía de la máquina creada por William a partir de las piezas recolectadas durante la temporada. ¿A dónde ha ido Lyla? A reclutar a los héroes para la Crisis.

Y tenemos, por otro lado, a Batwoman y a Supergirl, que han ido de la mano cada semana. En la de Kate Kane, es comprensible que hayan optado por ir a su rollo, porque es el año de su introducción, y tienen que presentar los conflictos propios y desarrollarlos, mejor o peor, pero es entendible esta decisión narrativa. En Supergirl no. No puede ser que la única mención a la Crisis ocurra cinco minutos antes del final del episodio previo al crossover. Ha tenido un arranque de quinta un tanto dubitativo, a pesar de haber mejorado notablemente las últimas semanas, pero no puede ser que el personaje de Supergirl, capital en el cómic, haya pasado de puntillas por el evento más importante de la historia de DC en televisión (y casi diría en el mundo audiovisual), sobre todo cuando hemos tenido todas las semanas a Oliver y a Barry afrontando las consecuencias de lo que será la Crisis para ambos. Dicho todo esto, vamos con el episodio en sí.

Supongo que, como decía antes, Arrow ha concluido tal y como la conocíamos, y lo ha hecho de una forma circular: las primeras escenas de la serie fueron en Lian Yu, y es poético cerrar el viaje de Oliver Queen en el purgatorio. Empezó siendo un joven harto del mundo, cabreado consigo mismo y con todo, que emprendió una cruzada en solitario para tratar de salvar a su ciudad de la corrupción intrínseca que se había instalado en la misma durante años, pero ahora ya no es esa persona. Lian Yu es un lugar especial, siempre se nos ha dicho, y solo un sitio así podía ser capaz de “resucitar” fantasmas del pasado, como Fyers, el primer enemigo que tuvimos en los flashbacks, y al maestro de Oliver, Yao Fei. No me hubiese importado en absoluto volver a ver a Shado, ya que estábamos trayendo a gente del más allá; o incluso a Robert Queen, por qué no. No obstante, la presencia de la persona que le enseñó a Oliver cómo sobrevivir en unas condiciones de lo más adversas, y le formó inicialmente hacia lo que luego se convertiría, era necesaria, así que, ninguna queja en este aspecto.

A John y a Mia no les pusieron el capítulo de la semana pasada, por lo que se ve. Al mejor amigo de Oliver le cuesta aceptar el destino del que ha sido su hermano durante ocho años, y se empeña en que siempre hay una opción, pero ya hemos pasado todos esa fase menos él; debía hacerlo también. El que ha pagado el pato ha sido el pobre Roy, que a punto está de palmarla por la cabezonería de John, pero él mismo decide tomar el camino difícil: fuera el brazo, y a vivir otro día. Se menciona las líneas temporales, por cierto. Al aire todo, está más que claro. En el futuro, Roy no había perdido su brazo (salvo que, mágicamente, le vuelva a crecer) cuando William lo encuentra en Lian Yu, y el hozen lo tiene él y no William como pasa ahora. Por lo que, de volver los chicos a 2040, el futuro que se encontrarán será completamente diferente, con nuevos recuerdos incluso si los hijos de Oliver se han criado juntos, como su padre le pide a John en su escena de despedida.

Que hayan dedicado escenas a cada una de las despedidas de Oliver continúa dejándonos claro que el adiós es inevitable, y creo que es un acierto total haber aprovechado los minutos finales para que Oliver hable con todas esas personas que han supuesto tanto para él: René y Dinah (esta parte cogida un poco con pinzas, pero bueno), Roy, William, y John y Mia. La hija de Oliver también ha tenido que pasar su propio proceso durante el episodio, pero también hace las paces con la idea de que su padre va a morir y, por lo menos, tiene la oportunidad de despedirse de él, algo que no había tenido hasta entonces. El cierre de episodio creo que es muy emotivo, y rompe un poco con lo de que Oliver no abraza a la gente que tanto nos habían mostrado. Servidor espera abrazo entre Barry y él en Crisis, y si no, no le va a gustar el crossover.

Realmente, creo que ya he comentado los principales puntos del capítulo, aunque quizá sí quería señalar que hemos descubierto el origen de la conexión entre The Monitor y Lyla, que ya se nos insinuó en capítulos anteriores y nos podíamos imaginar cuál era: la salvó del ataque a su pelotón y, a cambio, él requeriría de sus servicios cuando llegara el momento. También quiero destacar algo que pasa desapercibido porque estamos ante una serie del Arrowverso y bla bla bla: las escenas de acción han sido muy buenas; es más, mejores que las que vimos en la finale de Titans, principalmente la parte de la feria (la lucha del principio es harina de otro costal). ¿Qué quiero decir con esto? Que he visto mucha gente quejarse con los trailers de Crisis y que pinta cutre, y que todas estas series son cutres y tal y que cual. Señoras y señores: estas series nos van a traer la adaptación del cómic más grande de la historia de DC, creando una mitología previa durante años y llegando al punto de ser capaces de cohesionar cinco series en un evento que tendrá mejores o peores efectos, mejores o peores actores al frente, pero han hecho lo que DC en el cine no ha hecho aún, y está por ver si es capaz de hacer algo remotamente parecido algún día. Nos pueden gustar más o menos, porque tienen defectos, por supuesto, pero The CW se ha ganado el derecho durante todos estos años a hacer este crossover en sus propios términos.

Al final, mi review ha girado más en torno a Crisis que al propio episodio, pero me ha pasado como ha ocurrido con la temporada de Arrow, que ha estado completamente influenciada por este evento, y le ha sentado de maravilla. A falta de los episodios extra de la temporada, creo que estamos ante una de las mejores entregas de Arrow. Quizá no la mejor, aunque falta ver la calidad de los dos finales (la parte de Crisis apuesto a que será de alto nivel), pero desde luego se ha ganado por méritos propios estar en lo más alto del ranking de mejores años de la serie. Como decía al principio, Oliver Queen merecía este homenaje, enalteciendo su figura como el héroe que es, y creo que todos los fans de la serie estamos contentos con todo este trayecto hasta Crisis. Vuelvo con mi postura durante muchas reviews: si el fan service es como el que hemos tenido esta temporada en Arrow, bienvenido sea.

Ha llegado la hora. Crisis on Infinite Earths llega la semana que viene, y en Casa Spammer os contaremos el evento, episodio a episodio. Yo os hablaré del capítulo de Batwoman el martes, pero el lunes abriremos con Supergirl, para cerrar el miércoles con The Flash. Permaneced atentos a nuestras redes sociales, y espero veros a todos la próxima semana.

Comparte: