Review The Walking Dead: Bonds

Review The Walking Dead: Bonds

El episodio transcurre casi integramente alrededor de los susurradores, por un lado lidiamos con la aceptación de Negan en el grupo; por otro asistimos a las consecuencias del envenenamiento del río y también acompañamos a Carol y Daryl en su vigilancia y toma de rehenes. La otra subtrama tiene que ver con una tontería semi romántica alrededor de Eugene, que parece ser más importante que el hecho de que haya encontrado a otro grupo de supervivientes.

Me molestan todas estas tramas sentimentales sobre Eugene, porque los guionistas toman a un nerd muy inteligente y lo reducen a un tío obsesionado con encontrar el amor o alguna otra cosa más prosaica. Un tipo que sólo valora a Rosita por su posibilidad como ligue y  que cuando asume que jamás se acostarán, se va y deja de cuidar al bebé que tanto parecía importarle y deja de fingir una amistad que para él nunca existió. Un tipo que oye una voz femenina en una radio medio rota y le abre el corazón simplemente porque sí… Creo que espero más de Eugene y me da rabia que el tópico del nerd siga siendo un tópico del nerd después de demostrar mil veces ser un hombre muy valioso y útil en esta sociedad post apocalíptica. Que haya alguien al otro lado de la radio no significa que Eugene pueda compartir secretitos sobre su infancia con una mujer, muy por el contrario significa que existe un grupo de potenciales enemigos recabando información sobre nuestras tres comunidades.

Si Eugene tiene defectos, hay quien tiene muchos más… El ego avasallador de Negan entra en  conflicto con la forma de vida de los susurradores, esos locos que pierden su individualidad, abandonan sus nombres y se alejan de las formas de vida conocidas abrazando un mundo siniestro en el que ellos, según sus propias palabras son el fin del mundo, tal como vimos en «We are the End of the World». Si los Salvadores eran todos Negan, entre los Susurradores no hay ningún Negan, ninguna Lydia, no hay nadie…

Si bien Beta opta por matarlo como la opción más sencilla, Alpha cree que Negan merece una oportunidad y prefiere poner a prueba su valía como miembro de la comunidad antes de proceder a su asesinato. El momento en el que regresa de entre los muertos (literalmente, de entre muertos) cubierto de sangre y con un palo a modo de Lucille sobre el hombro es completamente contrario al modo de entender las cosas que tienen los Susurradores, donde esa arrogancia no tiene cabida. Pero en cuanto Negan ve a Alphan, se inclina ante ella y muestra sus respetos de forma notable, usando el ego del otro esta vez, ensalzando a Alpha para que sea ella quien caiga en la trampa de quererlo a su lado al sentirse adorada. Negan sabe mucho de liderazgo violento y tiránico, así que sabe como actuar ante Alpha para ganársela. También sabe lo que hacer para obtener el favor del resto del grupo, a quienes terminará manipulando con cualquiera sabe qué fines. A Beta no creo que se lo haya ganado aún, pero verlo regresar después de dejarlo a merced de los zombies tiene que haberle hecho ganar puntos incluso ante alguien como Beta.

Tanto Beta y Negan como Carol y Daryl mantienen sus particulares duelos de poder, por un lado Negan intenta impresionar a Beta y aprender sobre él y su modo de vida, por otro los héroes se protegen mutuamente y se mienten como han hecho siempre.

Carol está decidida a no dejar estar la situación y toma iniciativas de forma individual, porque ella no necesita al Consejo para que le digan lo que tiene que hacer. Carol tiene un plan y miente a Daryl para que él no la impida ejecutar esos planes, Daryl sabe que Carol está mintiéndole y decide ir tras ella para asegurarse de que no se pone en excesivo peligro. Los dos saben que el otro les está mintiendo y cada cual continua con su papel como si tal cosa. Estos personajes tienen una dinámica muy divertida y es una gozada verlos juntos después de tantos años de amistad, no sólo son los únicos que nos quedan del principio de la serie, también nos gustan porque siempre tuvieran un nexo especial que los guionistas han sabido reflejar temporada tras temporada.

Quizás este episodio no ha sido el más fuerte de la temporada, pero continúa manteniendo una dinámica en la cual los espectadores nos sentimos cómodos y expectantes ante las sorpresas que vendrán en los próximos episodios.

Comparte: