Review Supernatural: Atomic Monsters

Review Supernatural: Atomic Monsters

Espectaculares primeros minutos de un episodio con altibajos. Atomic Monsters comienza con un Dean mucho más duro y curtido que nuestro Dean de siempre, lo vemos en el búnker abriéndose camino entre demonios y dejando tras de si un buen número de cadáveres. Además, como escena de acción funciona perfectamente: el ritmo acelerado, el colorido marcado por las luces rojas de emergencias, el sonido y la dirección de la escena son sensacionales.

Esa primera escena nos recuerdan que está pasando algo dentro del alma de Sam, no sólo se trata del estrés normal por la vida que llevan estos hermanos, hay mucho más ahí y Sam lo sabe perfectamente. Quizás sea la herida que comparte con Chuck, quizás sean heridas interiores no cicatrizadas, quizás sea una realidad alternativa donde la sangre de demonio ganó la partida, quizás sea el futuro que ha escrito Chuck para él. No lo sabemos, pero la escena ha sido absolutamente genial.

También en el sueño de Sam, vemos morir a Benny, en otro recordatorio de que la serie se acaba y que toca despedirse, de algún modo esto sirve también para introducir que estamos ante un episodio de vampiros.

La trama del episodio no es nueva en la serie, pero hacen bien en traerla de vuelta en la temporada final como una idea que siempre ha sobrevolado esta ficción y es la certeza de que no todos los monstruos son malos y que a veces son sólo víctimas de pulsiones incontrolables, aún así, decapitan al adolescente. Pese a que el muchacho no quería matar, pese a que se sentía arrepentido y tenía miedo de si mismo, los Winchester optan por la vía rápida. Como han hecho a lo largo de todos estos años con todos los que, al juicio de los Winchester, eran monstruos. Siempre han tenido una facilidad pasmosa para matar a cualquiera que no fuera completamente humano y en cierto modo eso es aterrador, pero también es lo que hacen los cazadores, los Winchester son así, es lo que hacen «Saving people, hunting things, the family business». Quizás el pobre jugador de lacrosse podría haber peleado por algo parecido a una vida normal, pero los hermanos con implacables y lo matan en el bosque. La idea me parece correcta porque sigue la lógica de los personajes, que también han aceptado sus propias muertes (en varias ocasiones) para salvar las vidas de personas inocentes.

Por otro lado, el episodio también nos trae de vuelta a Becky, que siempre ha sido una forma de mostrar el cariño a los fans recordándonos los ridículos que podemos llegar a ser, pero a su vez, diciéndonos que es un tipo de ridiculez totalmente legítima y comprensible.  Becky adora las historias y de alguna manera eso es lo que hacemos todos, unos las prefieren con monstruos que son todo dientes como bien dice Chuck y otros prefieren a dos hermanos que ponen la lavadora y mantienen charlas triviales al estilo de Becky. Sea como sea, esas historias que escribimos y leemos salpimentan nuestras vidas y de algún modo nos ayudan. Becky consigue ganar dinero gracias a su afición y eso también es algo que nos encanta, es más, me ha gustado muchísimo verla así, casada y con hijos, ejerciendo de la típica soccer mom, pero a su vez siendo la mayor embajadora en Etsy de productos de su serie favorita.

La interacción de Chuck con Becky funciona porque a los dos personajes los conocimos en circunstancias similares, nos recuerdan a los chorrisodios, a los guiños hacia el fandom más virulento, hacia los fanfics y el wincest. Si bien Chuck ha tenido una evolución como personaje hacia aspectos más oscuros, Becky siempre se ha movido en la órbita de ese universo y es un soplo de aire fresco volver a verla.

Y respecto al relato de Chuck y a la reacción enfadada de Becky no hay mucho que decir, porque más que ideas lo que introducen ahí es hype, quizás en relación con la primera escena del episodio y quizás no, pero lo que parece que entendemos es que los guionistas se están planteando muy seriamente hacer que lo pasemos mal en el tramo final de nuestra serie.

Autoreferencias encontradas en Atomic Monsters, Supernatural 15×04.

    • Benny, el vampiro amigo de Dean que conocimos en la octava temporada.
    • Por cierto, Ty Olsson interpretó a un vampiro llamado Eli en el tercer episodio de la segunda temporada Bloodlust, la primera ocasión es que los hermanos se encuentran con un grupo de vampiros que quieren vivir tranquilos sin hacer daño a nadie. No puede ser casualidad que haya aparecido en este episodio, cuya trama es tan similar.
    • Becky, a quien conocimos en la quinta temporada y de quien ya sabemos tanto…

Comparte: