Review Titans: Conner

Review Titans: Conner

Si no me equivoco, la temporada estará compuesta por doce episodios. Por lo tanto, hemos superado esta semana el ecuador de la segunda entrega de Titans, y tengo la sensación de que hemos estado yendo como los cangrejos, un paso adelante, y otro para atrás. Con ese primer episodio que parecía un cierre de temporada, con un segundo que parecía un primero y un tercero que hacía las veces de segundo, rebobinamos en el cuarto para ir al pasado, y vuelta al presente la semana pasada. Pero esta, de nuevo, nos manda un tiempo atrás, no tanto como Aqualad, pero vuelve a no retomar la acción donde la dejamos, para mostrarnos fragmentos de un periodo anterior a la acción actual de la temporada para luego, eso sí, unirlo al presente. Esta sensación de vaivén me empieza a molestar.

Aunque ha sido un buen episodio, entretenido, y que ha tenido momentazos, ¿es mucho pedir que sean capaces de hilar tres capítulos aunque sea con los eventos presentes? Creo que han querido meter tantos elementos a la vez este año, que para cuadrarlos todos y que encajen en el dibujo final de la temporada tienen que recurrir a este tipo de situaciones, alternando pasado y presente hasta que acaben encajando y dé la sensación de que el desarrollo de esta temporada es orgánico, pero creo que están fallando y no siento que esté siendo natural todos estos retornos y regresos. Por ejemplo, que Conner haya salvado a Jason me ha parecido muy artificial porque, literalmente, pasaba por allí. Está claro que los Titanes no conocían a Conner hasta el episodio de esta semana, pero si hemos visto noticias relativas a fichajes para la temporada, o incluso con mirar el nombre del capítulo, teniendo conocimientos mínimos de los cómics DC y teniendo claro que estábamos ante la llegada de Superboy, creo que ninguno que cumpla estos requisitos se habrá sorprendido de que el joven haya salvado al nuevo Robin. Incluso aquellos que no tengan ni idea de todo esto, con estar atentos al desarrollo del capítulo y, sobre todo, a los momentos finales, ya podían averiguar lo que iba a pasar. La caída de Jason como cliffhanger la semana pasada funcionó bien, pero la resolución y cómo han hilado a Conner con los Titanes me ha parecido demasiado forzada y artificial.

Podría acabar con ese párrafo, porque realmente lo presente, lo que da continuidad a la acción del 2×05 era eso, que Conner salva a Jason de una muerte segura tras caer de ese edificio. Pero, ¿quién es Conner? De eso va el 2×06, y lo que centra gran parte del capítulo y que, además, es muy entretenido y tiene ratos de auténtico lujo.

¿Recordáis el epílogo de la temporada pasada? Un muchacho desnudo que comienza a andar por una especie de laboratorios, que esta semana descubrimos que son los Cadmus, directamente asociados a Lex Luthor, se nos presentaba entonces pero no sabíamos nada más de él. Los más espabilados y los sabedores del universo DC ya tenían claro que estábamos ante uno de los Superboy que han aparecido en las viñetas de la editorial, pero aquellos que lo desconocían han tenido su presentación esta semana. Conner se trata de un experimento, concretamente el sujeto número 13, realizado por Lex Luthor para clonar a Superman, utilizando para ello una mezcla de ADN tanto suya como de Clark Kent. Todos habían salido mal, hasta que a la decimotercera fue la vencida, y Conner salió de su cápsula y arrasó Cadmus, solo para liberar a un perro la mar de especial llamado Krypto, al que también estaban sometiendo a experimentos en las mismas instalaciones.

Si algo destacaría del episodio por encima del resto de cosas serían la escena de acción en casa de los Luthor en Kansas, y a Krypto. Es imposible que este perro no os haya sacado más de una sonrisa durante el desarrollo del capítulo, acompañando fielmente a Conner y ayudándole cuando lo ha necesitado más. Me ha dado mucha pena que lo capturara Cadmus, y espero que lo volvamos a ver durante la temporada. Sobre la escena de lucha, si los momentos de acción con Dick y compañía son soberbios, cuando estamos ante un clon que posee las habilidades de Superman, la cosa no hace más que mejorar, y creo que nos han ofrecido un espectáculo digno de admirar con los minutos que ha durado la secuencia en la que Conner arrasa con los soldados enviados por Cadmus. Lo he repetido varias veces durante estas semanas: uno de los puntos fuertes de Titans son sus momentos de acción, y han cumplido con la presentación de Superboy.

En cuanto al resto del episodio, simplemente ha consistido en ver la evolución de este experimento hacia algo lo más humano posible, a medida que entraba en contacto por primera vez con la sociedad, sin tener muchos conocimientos de cómo interactuar con el resto de humanos, y aprendiendo las reglas básicas a través de las enseñanzas de la doctora Eve Watson, la artífice de su creación, aconsejando a Lex para desarrollar el experimento de la forma idónea. A pesar de su advertencia de que tendría que pasar desapercibido y no tratar de ser un héroe, parece que le tiran más los genes de Clark que los de Luthor, como podemos comprobar cuando salva a Jason. Eso sí, creo que esa dicotomía teniendo a dos progenitores tan dispares en su interior me gustaría que la exploraran más, y que no acabara siendo un buenazo como Superman, y que viéramos facetas más oscuras en este personaje.

Me despido hasta la semana que viene, con la esperanza de que la historia del presente siga avanzando, y deseando ver cómo se acopla Conner con el resto de Titanes, o si prefiere ir por su cuenta.

Comparte: