Review The Walking Dead: Ghosts

Review The Walking Dead: Ghosts

A estas alturas del apocalipsis zombie todos los personajes llevan cargas indescriptibles sobre sus espaldas; todos portan una mochila repleta de dolor, pérdida, frustración, culpabilidad y miedo. En esta ocasión el episodio decide recordarnos las montañas de fantasmas que reposan sobre los hombros de Carol. Y en menor medida también de Siddiq, Aaron o el propio Negan.

Todos ellos han visto partir a seres amados y llevan el alma rota por el dolor de esa ausencia; todos sienten que podrían haber salvado a quienes murieron, todos podría haber salvado a mucha gente si hubiesen hecho un poco más de lo que hicieron y todos tienen miedo de que eso vuelva a pasar. Aunque el guión de este episodio se centra principalmente en dos traumas (Carol y Siddiq), sabemos que ellos no son los únicos que sufren este tipo de ansiedad derivado de los fantasmas del pasado. Michonne ha perdido a un hijo, un novio, un esposo, un hijo adoptivo; Daryl a un hermano consanguíneo y a un hermano por elección; Judith a un padre y un hermano y así podríamos seguir con el resto de los personajes. Tres días sin dormir y unas pastillas nos ponen a Carol de ejemplo del dolor que sufren todos.

Así que tenemos el trauma de Carol, a quien se le mueren todos los niños y es incapaz de hacer frente a tan trágica realidad. Esto la lleva a automedicarse, a ver alucinaciones y a casi matar a Alpha… lo tercera hubiera estado bien que lo hiciera. No sé por qué nuestros personajes son tan blandos, creo que Carol podría haber disparado a la psicópata y luego, entre todos, podrían lidiar con las consecuencias. Me gusta que Los Buenos sean Los Buenos, me gustó cuando Aaron y Michonne reflexionaron sobre ello en la premiere, pero creo que se han cargado a personajes menos odiosos por menos motivos.

Y respecto a las visiones de Carol… soñó una conversación con Daryl, creyó ver una portada de un libro y tuvo un par de alucinaciones, pero sí que vio a Los Susurradores, cosa que se deja clara al terminar el episodio cuando comprobamos que uno de los Susurradores ha recibido un disparo. Esto nos lleva a pensar dos cosas: una es que Alpha miente y ella tampoco está respetando el pacto de territorios, la otra opción es que algunos Susurradores han escapado del control de Alpha y van por su cuenta. Si se tratase de la segunda alternativa, quizás tendrían algún sentido las hordas que han estado atacando Alexandria y que Lydia mantiene que no son marca de su madre. Tambié es posible que Gamma esté socavando el poder de su mentora y actuando a sus espaldas o es posible que todo sea parte del plan de Alpha para castigar al enemigo y planee hacerle creer que ella cumple su parte del trato cuando no lo está cumpliendo.

El trauma de Siddiq también es terrible, fue secuestrado por Los Susurradores, peleó junto a Tara, Harry, Tammy Rose, Enid, Ozzy y etc. Intentaron escapar y no lo consiguieron y Siddiq fue testigo de como sus compañeros fueron masacrados y su cabezas colocadas en picas. Finalmente su asistente en la enfermería, que resulta ser un médico de combate, revela que padeció un trastorno de estrés postraumático y que ve en su compañero los mismos síntomas. No es una trama muy interesante, pero sirve como presentación de este nuevo personaje al que ya hemos visto algunas veces merodeando por la clínica, pero que van ganando un poco de protagonismo con estas líneas de diálogo.

Otro trauma es el de Euegene. Parece que, por el momento, se cierra la tonta trama amorosa de Eugene y Rosita. Nunca me gustó la idea, pero me gusta como se ha resuelto: ella ha sido clara y le ha dicho que jamás serán pareja, él ha sido claro y ha admitido que la amistad que fingen tener se sostiene sobre la base de un enamoramiento y una ingenua esperanza. Al menos Eugene, en esta ocasión, ha actuado con inteligencia, algo que este personaje nunca hizo en el plano sentimental, y ha roto una amistad que no era tal, porque descansaba en un sueño alimentado por el deseo sexual. Personalmente creo que al personaje de Eugene no le hacía ningún favor enamorarse en plan obsesivo de una chica guapa y joven, creo que si el punto fuerte del personaje es la inteligencia no debería haber actuado en este aspecto como un idiota y por eso espero que la conversación que han tenido hoy de por finalizada esta subtrama absurda.

Alguien que sí era correspondido en el amor era Aaron y por eso Aaron no ha perdonado a Negan, pues al fin y al cabo, Eric murió por culpa de éste, ya que fue una víctima en la guerra contra The Saviors. Está bien que los personajes no olviden estas cosas, porque los espectadores no lo hemos olvidado y nos choca muchísimo aceptar a Negan como uno más cuando le recordamos asesinando a un personaje tan querido como Glenn, entre otros. La subtrama de estos dos personajes es interesante porque los actores saben transmitir el cansancio y el hartazgo que sienten y porque siempre queda bien un poco de peleas y zombies.

Aunque el conjunto del episodio no ha estado mal, creo que el montaje del coldopening ha sido lo más intenso de Ghost, la idea de mostrar de forma resumida las horas que pasan los personajes lidiando con las hordas que aparecen en los muros de Alexandria ha estado muy bien. La forma recuerda mucho al increíblemente bueno 33 de Battlestar Galactica (un episodio impresionante de una fantástica serie que os recomiendo ver). Durante más de dos días seguidos, más de 48 horas ininterrumpidas los personaje se enfrentan a los muertos que sin pausa llegan a sus muros y es ese cansancio subsiguiente lo que da pie a todo lo demás, a todo lo que pasa durante el episodio.

Aunque hay cosas que podrían funcionar mejor, creo que la temporada continúa siendo manteniendo el nivel de su predecesora, sin llegar a los mejores capítulos que vimos en la temporada pasada, pero manteniendo el nivel suficiente para convencernos de que la serie ha superado el bache.

Comparte: