Crítica: It Capítulo 2

Crítica: It Capítulo 2

It es mi novela favorita de King, ea ya lo he dicho. Con esto presente podéis imaginaros las ganas que tenía quién os escribe estas líneas de ver … ¿Es esto un deja vu?¿Por qué estoy repitiendo la entradilla de la crítica a la primera parte?¿Habrá cumplido las expectativas el final de esta nueva adaptación de una de las obras cumbre de Stephen King?

Este capítulo 2 que cierra la historia de Pennywise nos lleva al arco de la novela que quedó sin aparecer en su primera parte: el enfrentamiento de los perdedores contra Eso siendo ya adultos cumpliendo la promesa que hicieron 27 años atrás de volver a Derry si se volvía a repetir el ciclo. Este retorno a la ciudad de sus pesadillas les hace enfrentarse a miedos y traumas que ya creían haber olvidado. Este cambio de perspectiva logra que el estilo de terror de la cinta cambie respecto a la anterior, al hacer que Pennywise pase de ser una amenaza con la que se han encontrado, a un objetivo peligroso ante el cual los protagonistas ni siquiera están seguros de estar preparados. Los perdedores debían cambiar de presas a cazadores, y para mí la película lo clava.

Pero dejando a lo argumental a parte, llega el momento de hacer la pregunta que de verdad queréis que os respondan ¿Ha estado a la altura de su primera entrega? Sí, aunque pierde buena parte del encanto que tenía ésta, Muschetti consigue firmar un film notable que valorándole en conjunto tomando ambas entregas como un todo, no desmerece para nada el magnífico trabajo de su predecesora; sobre todo en parte a que esta segunda parte es muy continuista … Un momento ¿Lo que acabo de decir no contradice lo que puse del cambio del estilo de terror hace un mísero párrafo? Permitid que me explique y de un mínimo de contexto a la entradilla ya que me pongo. Hace 2 años, destaque en mi crítica que adaptó perfectamente el espíritu de la novela alterando los hechos de la misma; pues bien, aquí hace exáctamente lo mismo trastocando los eventos originales pero consiguiendo mantener el aroma del libro y dándole a toda la adaptación una cohesión que pasa a convertirse es uno de sus grandes baluartes. No es fácil que dos obras entrelazadas con un salto temporal tan grande dentro de la trama entre ambas, encajen tan maravillosamente bien la una con la otra. 

Como lector puede que eche de menos personajes relevantes que se han omitido siendo meros cameos o que se hubiera profundizado un poco más en los cambios que han sufrido los protagonistas durante esas tres décadas, pero entiendo esos sacrificios que se han hecho en pos de tener una película fácil de ver dentro de un género que en el que la evolución de personajes no suele ser la principal preocupación de los guionistas. Una película no es una novela y por regla general en el medio que nos ocupa no se suele tener la misma paciencia a la hora explayarse que en la literatura, cuyo límite tiende a rozar el infinito con tal de que lo que nos intente contar quién escribe esas líneas sea interesante.

Uno de los grandes miedos que había respecto a esta segunda entrega, era saber si el cast con los personajes adultos sería capaz de capear el temporal tras el desastre que fue este mismo arco en la miniserie de los 90. Pues los miedos se han disipado ya que prácticamente cumplen todos con creces (sí, incluido Jay Ryan; unos de los actores más lamentables que mis ojos han visto por televisión y que daba vida precisamente a uno de mis personajes favoritos del libro) destacando por encima de todos a Bill Hader, quien roba prácticamente los focos dentro de un reparto en el que hay nombres como James McAvoy o Jessica Chastain; algo que para quienes hemos visto Barry no nos pillará de nuevas, pero que a fin de cuentas sorprende.

De momento toda la crítica he sido bastante generoso, pero también suelta algo de carnaza para quienes busquen palabras negativas pues dista mucho de ser perfecta. Creo que cuando se reveló la duración de casi tres horas, a más de uno nos preocupó el siempre recurrente recurso de Hollywood de alargar sus películas innecesariamente con el fin de hacerlas más grandilocuentes; pues bien, es cierto que esta It: Capítulo 2 consigue manejar ese exceso de metraje mucho mejor que la media y hace que esto apenas repercuta en el ritmo; sin embargo, recalco el apenas ya que en su parte central la película peca un poco de repetitiva al enlazar sin ningún tipo de reparo una series de escenas idénticas en cuanto a estructura, volviéndose algo cansina a medida que avanza en ese autoimpuesto bucle.

It: Capítulo 2 no será la mejor película de terror que hayan podido ver, pero sí que es el final perfecto para una historia que durante estas dos entregas ha sido más que la de un ente homicida con forma de payaso: es una historia sobre la amistad y cómo evoluciona ésta con los pasos de los años; esa era la historia que creo King en 1986 y es la que ha logrado plasmar Muschetti durante estos dos años. Su predecesora se llevó todas las luces y a esta parte le tocó lidiar con el papelón de mostrar el tramo con menos encanto de la novela, pero ha conseguido sobreponerse a esa adversidad dejando un gran cierre que dudo que suponga una decepción para quienes amaron la primera.

Comparte: