13 Reasons Why (3ª Temporada): El Cluedo más aburrido de la historia

13 Reasons Why (3ª Temporada): El Cluedo más aburrido de la historia

Quiero creer que cuando hacemos algo, tenemos siempre la firme intención de querer hacerlo bien; no sólo dentro del ámbito laboral, simplemente por el mero orgullo de “sí esto va a llevar mi firma que al menos esté bien”. Por eso mismo, me parece incomprensible lo que ha hecho Netflix (y por ende el equipo de guionistas encargados de la ficción) con esta tercera temporada, pues no es simplemente estirarla como ocurrió con la segunda, es un puñetazo en la cara a todo lo que intentaron construir en sus orígenes. El artículo no tiene spoilers como tal, pero se van a tratar algunos aspectos generales de la temporada y elementos conocidos por los trailers de la misma, para que vayáis sobre aviso en caso de querer continuar leyendo.

En la entradilla mencioné sus orígenes, así que hablemos de ellos, de cómo en Marzo de 2017 llegó una serie que sinceramente me sorprendió. Por aquel entonces estaba enfrascado en plena primera temporada de Riverdale, que un par de meses atrás había sido estrenada por The CW y me temía que 13 Reasons Why iba ser lo mismo pero con más presupuesto; sin embargo, lo que me encontré fue una serie que a su manera ponía en primer plano temas como el acoso escolar, la violación y el suicidio usando como motor la historia de Hanna Baker, una joven que tras su suicidio les deja a quienes considera que fueron piezas clave en lo que la ocurrió una serie de cintas contando los hechos que la llevaron a tomar esa decisión. 

Tras una primera temporada que suponía un círculo perfecto, Netflix decidió convertirla una gallina de los huevos de oros renovándola y continuando una historia que estaba perfectamente cerrada. Su segunda temporada es totalmente irrelevante, no aporta nada a la trama y lo poco que se pueda sacar de ella son cosas que el público no necesitaba saber; no obstante, la serie se seguía dejando ver bien y plantó un final que sinceramente encendió en mí todas las alarmas porque no gustaba a dónde podía ir a parar: a Riverdale.

Ya he nombrado un par de veces la serie de The CW y creo que por lo menos debería poner un poco en contexto tanta referencia. Riverdale es una serie loca, con guiones en los que todo vale y arcos argumentales que de un capítulo a otro pasan del slasher a homenajear Uno de los nuestros; desde el primer minuto es una serie que pese a su tono “oscuro” y misterioso, tira por el retrete la seriedad y el sentido común. No busca la brillantez, sino ser entretenimiento simple y mantenerte expectante ante cuál será la próxima barrabasada que se sacarán de la manga. Yo me temía que 13 Reasons Why en su primera temporada quisiera ser Riverdale, lo que no me esperaba es que un su tercera intentase serlo.

Antes he dicho que en sus orígenes usaba de motor la historia de Hanna para sacar a la luz ciertos temas, pues bien, el motor gripó hace un año de tanto usarlo y en esta ocasión es el misterio sobre la muerte de Bryce lo que toma el eje central de la narración; la violación, el acoso y demás temas siguen estando ahí, pero de fondo y solamente porque al repetir personajes debían estar a la fuerza. 13 Reasons Why se abraza al misterio como si no existiera nada más y desde ese momento busca cualquier excusa para plantar el siguiente giro en la trama sacrificando por el camino cualquier coherencia básica y esto es algo que funciona en Riverdale por que de base nunca ha intentado tener lógica, pero es una serie cuyo foco estaba más puesto en los problemas que en el misterio, resulta ofensivo.

No es que el paso al misterio sea de por sí una mala idea, es que ni siquiera lo hace bien, como he dicho en el título del artículo este es el Cluedo más aburrido de la historia porque directamente el juego está amañado. Pocos guiones más tramposos que el de esta tercera temporada he visto, en el que se esfuerza tanto en colocar a cada personaje en el sitio adecuado para que sea sospechoso que por el camino se olvida completamente del desarrollo previo de los mismos, dando lugar a situaciones inverosímiles hasta en el más absurdo de los fanfics. Pero si sólo fuera esto únicamente estaríamos ante una mala historia, es un mal misterio porque durante los 13 capítulos los guionistas hacen y deshacen con la facilidad con la que le puedo dar a Ctrl + Z, impidiendo al espectador sacar sus propias conclusiones ya que no existe ninguna lógica y todo avanza a golpe de Deus Ex Machina al verse los guionistas incapaces de mantener el gigantesco Tenga que es la trama en pié. A la hora de la revelación final, el desarrollo ha sido tan lamentable que cualquier solución habría sido terriblemente decepcionante al marcarse un “¿Quién disparó al Sr. Burns?” pero sin gracia.

¿Dónde ha quedado la coherencia?¿Dónde ha quedado la primera temporada? Ni siquiera me apetece hablar del brutal trabajo que hace Justin Prentice con Bryce, o que pese a que en muchos casos resulte inverosímil Ani me parezca un buen personaje que se ve arrastrada por toda esa locura; pero es tal el desinterés que muestra la serie en hacer medianamente bien aquello que ha tomado como nuevo eje de la historia, que derrumba absolutamente todo a su paso.

La serie ha perdido el norte, el rumbo que ha tomado a partir de ahora es de directamente el de querer ser otra serie y no la que empezamos hace un par de años. 13 Reasons Why ha querido ser Riverdale y le ha salido mal. 

Comparte: