Pilotos: Jett

Pilotos: Jett

No hace mucho, os hablé de Warrior, la que considero la heredera natural de Banshee, el gran pelotazo de Cinemax, canal filial de HBO. Tras concluir su primera temporada, que para mí ha sido notable rozando el sobresaliente, la cadena ha decidido apostar por una nueva ficción que encabeza Carla Gugino (Sin City, The Haunting of Hill House), y lleva el nombre de Jett, apodo de su personaje.

La premisa de la serie, si nos vamos al menú de HBO España (servicio en el que tendremos nuevos capítulos cada semana) y entramos en su ficha, a los que hemos visto Banshee seguro que nos recuerda a la premisa inicial de la misma. En la ya finalizada serie que protagonizaba Antony Starr, su personaje salía de prisión tras años encarcelado e iba en busca de su amor de juventud, quizá para buscar una nueva vida juntos, quizá para otra cosa. Pero terminó en ese lugar tan peculiar como la pequeña localidad de Banshee y el círculo de caos, destrucción y vicio que era lo acabó succionando, ofreciéndonos un espectáculo magistral durante sus cuatro temporadas de vida.

Aquí tenemos también a una ladrona, como Daisy Kowalski, que recientemente ha salido de prisión tras pasar tiempo entre rejas, y parece tener su vida de vuelta… pero esa sensación termina pronto cuando contacta con ella Charlie Baudelaire, interpretado por Giancarlo Esposito (Breaking Bad, Better Call Saul), y le encarga un trabajo que solo una ladrona como ella es capaz de completar. Sobre cómo va el trabajo no voy a hablar, porque esa es la gracia del episodio piloto, y lo que detonará la trama principal para lo que resta de temporada.

Sí comentaré que veo excesiva su hora de duración para lo que nos está contando. Eso sí, gracias al estilo elegido para narrar los acontecimientos se mitigó un poco la sensación de lentitud en el relato, algo patente en ciertas partes del episodio y que lastra el disfrute visual de algunos de los planos que nos ofrece el director y guionista de la serie Sebastián Gutiérrez, que se va a marcar un Juan Palomo durante la entrega, ya que se va a encargar de dirigir y guionizar la temporada. Puede que ese estilo que nos muestra en este episodio sea de lo más destacado del mismo, al margen, claro está, de la actuación de Carla Gugino, que se come la pantalla cada vez que aparece en escena. El problema que le veo a este tipo de producciones tan personalistas es que si lo centran todo en el carisma de su intérprete principal, pueden quedar un poco cojas en otros aspectos como trama o personajes secundarios, por lo que una de las asignaturas pendientes de Jett durante esta entrega debut es cocinar una historia que enganche y nos muestre acompañantes de Gugino a la altura.

La primera toma de contacto con Jett es buena, pero le falta algo más para acabar de despuntar. Tiene una actriz protagonista muy buena, tiene estilo propio, y las bases de la historia pueden terminar explotando para bien, pero si no se quiere convertir en un nuevo fracaso de Cinemax, debe arriesgar más en el futuro y quizá reducir la duración de sus episodios, acercarlos más a los cincuenta minutos que a los sesenta y algo que tiene este piloto. Por ahora, las sensaciones son positivas, pero su futuro dependerá de cómo evolucione durante la temporada.

Comparte: