Crítica: X-Men Fénix Oscura

Crítica: X-Men Fénix Oscura

Tras 19 años al frente de los derechos de los mutantes y con la incógnita de saber si algún día verá la luz la película de Nuevos Mutantes, llega el momento de ver la entrega final de la saga principal de X-Men a manos de FOX; una entrega que por segunda vez intenta adaptar uno de los arcos más míticos de las viñetas sin Bryan Singer detrás (otra vez), con varios reshoots y un recibimiento bastante turbio en las semanas previas ¿Habrá aguantado el temporal dándole un cierre digno a la franquicia? Y lo más importante ¿Habrá mejorado el mal sabor de boca que dejó la película de 2006?

Normalmente suelo empezar con una pequeña sinopsis del planteamiento inicial de la obra, pero creo que en esta ocasión me lo voy a saltar y os voy a dar un poco de contexto de lo que esta película significa para mi por su relación con las viñetas, pues es de sobra conocido que dentro del mundo de los comics siento predilección por los X-Men y que la saga de Fénix oscura es mi favorita.

Muchas veces cuando se recomiendan comics a alguien que es más o menos nuevo en ese mundillo se suele recomendar one-shots y arcos de un tamaño reducido que sean bastante representativos de lo que se está leyendo; en este punto X-Men tiene un problema llamado “la era Claremont”, que viene a ser más de una década de trabajo en la que un guionista cogió una serie que había sido cancelada años atrás y la convirtió en la punta de lanza de Marvel Comics. Durante todo este periodo de tiempo se desarrollan varios arcos, los cuales alguno de ellos tal vez si que podrían mantenerse por sí solos, pero que en su gran mayoría dependen de todo el trabajo previo que hizo el escritor. Las bases que sentó Claremont se convirtieron en el ABC de todo lo que fue la franquicia hasta el día de hoy y posiblemente a ello se deba que tanto la serie de animación como The Gifted hayan respetado mejor la esencia de la obra original que el cine en casi 20 años.

Y tras esta parrafada, nos encontramos con Fénix Oscura, uno de los puntos más importantes dentro de la era Claremont. Desde que empezaron con el reboot, es evidente que FOX ha querido plasmar a su manera tramas de los comics, sobre todo con Días del futuro pasado; sin embargo, ese icónico micro-arco es más fácil de adaptar que el que nos ocupa, pues no depende tanto de tener una evolución a sus espaldas que este … y es en ese punto dónde fracasa miserablemente esta película: a duras penas conocemos a esta Jean Grey y su caída en desgracia es repentina y casi sin desarrollar. Sí, en ciertos sentidos respeta más la historia original que su predecesora de 2006, pero sus buenas intenciones quedan cojas al no tener ningún apoyo detrás como los comics o la propia La decisión final (apoyo que lamentablemente no aprovechó dejando una de las peores entregas de toda la saga).

Ahora entendéis mi dilema, pues Fénix Oscura ofrece un cierre entretenido y fácil de ver, pero que intenta jugar con elementos de su universo que la quedan grandes. A pesar de tener una historia de apoyo pobre para acompañar a la principal (que se entiende que es el descenso a los infiernos de Jean), el resultado final es bastante competente y para nada me parecen acertadas esas críticas atroces que ha recibido en los días previos al estreno.

Quería hacer la crítica a esta película, los mutantes para mí son terreno conocido y si mi memoria no me falla he escrito sobre todas las entregas desde que nació CasaSpammer, pero tal vez no debería  haberlo hecho pues probablemente el conocer el material original haya ensombrecido a un producto que si bien sirve para pasar el rato y dar un cierre más que decente a casi dos décadas de historia, le veo como una obra incompleta que en otras circunstancias tenía elementos para haber sido mucho mejor.

Comparte: