Review The 100: The Children of Gabriel

Review The 100: The Children of Gabriel

Esta temporada se presenta de forma novedosa, la serie no cesa de reinventarse y mientras que llevábamos años jugando en una atmósfera cyber punk, ahora no sé si estamos ante un ambiente con raíces en la ciencia ficción  habitual o ante qué nos enfrentamos.

Esta gente parece ser algo así como una comuna jipi sectaria con extrañas costumbres, me recuerda mucho a lo que vimos en la segunda temporada de Helix, aunque no sé si me leer aquí alguno de los otros tres gatos que vieron esa serie. Estamos ante una nueva cultura, una civilización que surgió a la vez que en la Tierra nos convertíamos en grounders de diferentes clanes y en Mount Weather. Es interesante que tengan su propia mitología y su folklore a la vez que continuan entendiendo los mismos símbolos que tienen nuestros personajes.

Va a ser interesante explorar a este grupo de personajes, entender su obsesión con las lineas de sangre, con la sangre especial de Clarke, con la muerte y con los niños. No sabemos muy bien cuál es su historia, pero parecen bastante espeluznantes. El bueno de Jordan se ha pasado la vida encerrado en una nave, vagando por el espacio y creciendo de forma solitaria. Ahora siento algo así como un enamoramiento y ah decidido contar todas las historias que sabe sobre nuestros personajes a una total desconocida que habita este extraño Sanctum del que todavía sabemos muy poco, pero sabemos lo suficiente como para preveer que las cosas empezarán a ir muy mal dentro de poco y que los personajes no deberían confiar en nadie.

Russell Lightbourne  parece que está como una regadera y asumo que traerá problemas a todos en un futuro no muy lejano. Hay algo en esta comunidad que hace imposible confiar en ellos.

Octavia y Diyosa fueron marginadas de nuevo, supongo que Bellamy se siente incapaz de perdonar a su hermana igual que perdona a Clarke continuamente. Puede ser interesante ver como afecta este planeta al grupo de Madi, Gaia, Diyoza y Octavia. Personajes muy diferentes entre si, pero todas unas mujeres fuertes y supervivientes.

Murphy no muere, pero nos dan un susto porque los guionistas saben que lo adoramos. Parece que las personas de Sanctum tienen algún tipo de extraño conocimiento sobre regresar a la vida, no sé si será cosa del veneno de la serpiente o si ayudó algún extraño ritual a modo de curandero, pero lo cierto es que Murphy estaba muerto y dejó de estarlo. Es interesante que se exploren estas vías que unen la ciencia ficción con los elementos sobrenaturales, aunque si la habilidad de regresar de la muerte proviene de la serpiente no es necesariamente un elemento sobrenatural. Y ya que hablamos de la fauna, creo que es muy positivo que los guionistas se hayan esforzado en mostrarnos una flora y una fauna diferente, hacen que la experiencia de estar en una planeta desconocido parezca mucho más creíble.

Creo que la temporada está arrancando muy bien, con un ritmo sólido pero no acelerado y la vida en Sanctum puede ofrecernos momentos muy interesantes.

 

Comparte: