Review Arrow: Living Proof

Review Arrow: Living Proof

La temporada, ahora que ya solo queda una semana para su final, me escama. Demasiados vaivenes, demasiados cambios de dirección y de sentido; es decir, ha sido un año irregular. La trama del futuro ha sostenido en buena parte de la entrega actual (sobre todo esta segunda mitad), la del presente era interesante cuando Oliver estaba en Slabside, y no hemos tenido un villano claro y definido hasta hace un par de episodios, cuando ya se decidió apostar firmemente por Emiko como la rival de nuestro protagonista este año. Pero, aún así, queda la sensación de que podrían haberla aprovechado más, y está lejos de ser una rival de altura para Green Arrow como lo fueron en su día otros.

Estamos ante el penúltimo episodio de la temporada, y nos meten un montón de escenas sobre la familia y lo que conlleva, tanto en la actualidad como en Star City 2040, y yo me pregunto: ¿era el momento? De la misma forma que cuando nos incluyeron todo un capítulo con drama familiar de Dig, tras casi siete temporadas completas, el que ahora nos metan, a una semana para la conclusión de la séptima, reflexiones sobre cómo los padres de unos y otros lo han hecho tan mal, y su descendencia no quiere repetir los errores de la generación anterior, me parece rellenar minutos para demorar lo inevitable, que es que el curso actual tiene que finalizar.

Si tuviera que calificarlo, como si de uno académico se tratara, le daría un notable, y depende de cómo acabe, será bajo o más próximo al alto. Pero no se acerca ni de lejos a la nota que, para mí, tienen la quinta y la sexta, mejores que lo que estamos viendo en la actualidad. Frustra bastante ver que nos encontramos con un capítulo en el que unos 15 minutos de metraje son una alucinación, que sí, valen para que Oliver redirija su postura hacia Emiko, pero que con una breve reflexión y un par de escenas hubieran valido. Que, de todas formas, ese cambio de parecer de Oliver me parece demasiado forzado a estas alturas, sabiendo ya todo lo que ha hecho su hermanastra, y que no tiene pinta de querer cambiar de bando.

Lo bueno si breve, dos veces bueno, o eso dicen. Reanudo el punto que quería remarcar antes, porque creo que los seguidores de Arrow nos habremos acordado con este episodio, irremediablemente, del 2×09, llamado Three Ghosts, y de la Season Finale de la primera temporada, Sacrifice (que en su día destacamos como los mejores de la ficción antes de llegar al centenar). Del segundo, obviamente por la precaria situación en la que se encuentra nuestro protagonista al comenzar el capítulo y su paralelismo con la muerte de su amigo Tommy; y del primero, porque aparecen ante Oliver tres fantasmas de su pasado, para ayudarle en ciertos momentos del capítulo. Tommy es uno de ellos, al igual que esta semana, y no tiene ni un minuto de escena, pero es más potente que toda la retahíla que ha protagonizado esta semana junto a su mejor amigo. ¿Qué quiero decir con esto? Me alegro de ver de nuevo a Tommy, y creo que su relación con Oliver fue una de las mejores cosas que nos dejó la serie en su primer año, pero esta vez, con una aparición similar a la que protagonizó en la segunda entrega, hubiera bastado; como mucho, algunos minutos más. Las comparaciones son odiosas, y nos encontramos lejos del gran nivel mostrado en sus dos primeros años de vida, pero con que se hubieran aproximado algo al estado de forma de la quinta, cuando se rehicieron de dos años nefastos, me hubiese valido.  Y otra cosa más. El mensaje que le da Tommy a Oliver en el 2×09 es uno que se podría haber aplicado perfectamente en la situación actual. Entiendo el mensaje de redención y cambio que le transmite aquí, porque es verdad, es la prueba viviente de que una persona puede cambiar. Pero también creo que hay ciertas personas que, llegados un punto, están lejos de redimirse, y Emiko creo que está ahí. Oliver es el héroe de Star City, a pesar de las constantes dudas y juicios hacia su persona, y como tal, debe evaluar la situación como lo que es: una amenaza letal para los habitantes de su ciudad, que no tiene ningún tipo de remordimiento por sus acciones pasadas y actuales, por lo tanto, debe actuar en consecuencia, cueste lo que cueste. Dato curioso: el bajón más grande de Arrow fue su cuarta entrega, que produjo la misma persona que hoy dirige actualmente la ficción. ¿Casualidad?

Quiero hablar en un párrafo de la figura de Dinah. Me sobra. Mucho. Casi tanto como en su día Laurel, aunque la hermana de Sara consiguió crecer (lentamente) con el paso de los años, y fue de lo más destacado de una cuarta entrega que hizo aguas por todos lados. Pero es que la figura de Dinah logra frustrarme con cada año que pasa, y tengo la sensación de que nunca han tenido muy claro qué hacer con ella. ¿Como nueva incorporación en su día? Vale ¿El año pasado enfrentada al Team Arrow original con Curtis y René de su lado? Ahí ya empezó a chirriar más que nunca. Y este curso, bandazos varios, alternando su rol como capitana de la policía de Star City y su papel de justiciera. Todo ello aderezado en estos dos episodios con una duda constante y ofensiva hacia Roy, un tío que lo ha dado todo, y pongo en grande y negrita TODO, por este equipo, mucho antes de que ella llegara con sus constantes quejas y siempre poniendo en entredicho, de una forma u otra, la figura de Oliver. Si no supiera que en 2040 sigue viva, me alegraría si la quitaran de en medio en esta temporada. Es triste que ella sí vaya a estar en la temporada final de Arrow y Emily Bett Rickards (Felicity) no. Ha hecho falta que Roy casi muera intentando salvarles a todos para que se dé cuenta de que realmente merece la pena comerse el marrón por él. Y lo dije la semana pasada: Roy es, y siempre será, un miembro más digno y valioso del Team Arrow que ella, que no es nadie para poner en duda su valía y su aportación al equipo.

Nos queda un episodio, y tanto en el presente como en el futuro, la situación se ha puesto bastante fea, y se ha aclarado lo que era una evidencia: Alena traicionará a Felicity en el futuro cercano y será ella la causa de que Galaxy One adquiera la IA que creó la hacker. De cara a la Season Finale, espero que nos ofrezcan un buen capítulo, que al menos maquille una recta final que no ha tenido, salvo la semana pasada, grandes episodios.

Comparte: