Crítica: John Wick 3 Parabellum

Crítica: John Wick 3 Parabellum

Hoy es el día, el día en el que por fin John Wick vuelve con la tercera entrega de su saga, una entrega que Vengadores aparte ha generado un hype enorme a todos los que la hemos seguido la historia de Baba Yaga hasta la fecha … Con ella ya en las salas es el momento de preguntarnos ¿El hype habrá sido satisfecho?

Era algo que conocíamos por tráiler y por la situación de la trama, pero Parabellum arranca justo en el final de la segunda entrega y utiliza dicha situación como centro de toda la trama de este tercer capítulo. Argumentalmente no hay ninguna sorpresa, esperábamos una película en el que el rol de John Wick pasa de cazador a presa y eso mismo nos han ofrecido. Es cierto, que la parte más de exposición de la película no llega al nivel que por ejemplo tuvo Pacto de Sangre ni que expanda tan bien su universo como la anterior, pero considero que esa no era su intención y dentro del planteamiento en el que desde un comienzo había tenido esta nueva entrega, cumple con creces y sigue manteniendote expectante en la silla gracias en parte al gran trabajo que realizaron en el pasado.

Sí, a nivel de trama no me ha parecido tan completa, pero aun así Parabellum vuelve a ir un paso más allá en uno de los grandes baluartes de la saga: unas escenas de acción coreografiadas a la perfección. La saga nos vuelve a regalar escenas que vienen a ser chutes de adrenalina por los ojos, en las que absolutamente todo está cuidado y con una fotografía y unos planos que otras muchas obras del género ya querrían. No es que John Wick haya dado con un estilo propio de hacer cine de acción, sino que parecen tener como reto el superarse con cada entrega refinando dicho estilo ya de paso.

Puede que al principio haya criticado que argumentalmente no es la gran cosa teniendo en cuenta de dónde venimos, pero si la miramos como elemento dentro de una obra mayor y no como una película más en la cartelera, sinceramente me parece que no puede haber ninguna queja respecto a ella. No reinventa la rueda pero mantiene la continuidad a la perfección dentro de la historia que nos están contando desde el film original, confirmando que llevan su narración a un estilo más propio del mundo de la televisión de que del cine. No es la primera que lo hace, ni será la última, paro hay que reconocer esto es algo que en las tres películas han ido llevando muy bien, manteniendo perfectamente el ritmo de la trama general.

En resumidas cuentas, John Wick 3 Parabellum es la confirmación de que esta saga ha venido para quedarse y ser una de las mejores dentro del cine de acción de los últimos años. Puede que a lo largo de la crítica haya hablado mucho de la continuidad y de cómo encaja con las anteriores más que en la propia Parabellum en sí, pero al verla me parece obvio cómo la afecta que detrás esté el mismo equipo de las anteriores y la importancia de eso dentro de una obra que está en evolución; no es lo mismo que cada capítulo vaya cambiando de manos según le convenga a la productora que tener detrás a gente que sabe que tiene que tocar, que debe tocar para contentar a los espectadores y sobre todo a dónde la quieren llevar. Me parece que aquí es donde reside la mayor grandeza que tiene Parabellum.

Comparte: