Pilotos: Roswell, New Mexico

Pilotos: Roswell, New Mexico

Enero es el comienzo de muchas cosas: del año, de los clásicos propósitos de cara a los siguientes doce meses, pero, en lo que a los seriéfilos atañe, es el inicio de muchas propuestas que tienen las diferentes cadenas para que pasemos un rato ante la pantalla correspondiente, y nos evadamos durante un rato de los problemas mundanos. Quizá una de las que más me ha sorprendido estos últimos años ha sido The CW, porque ha conseguido convertir productos que, a priori, podían parecer condenados al fracaso, en algo entretenido de ver y en series de alta calidad y de lo mejor del mercado actual en su campo (ejemplo, The 100). Por eso, si el proyecto en cuestión que van a lanzar me llama mínimamente la intención, les suelo dar una oportunidad. Y esta vez ha tocado ver el piloto de Roswell, New Mexico.

Lo primero que quiero dejar claro es que esta serie está basada en la original, lanzada hace veinte años, pero que yo no he visto, por lo que en ese aspecto, si hay alguna referencia o guiño a su predecesora, no lo señalaré en mis comentarios. Me limitaré a valorar lo que me han parecido los primeros cuarenta minutos de serie.

Dicho esto, la trama nos presenta a Liz Ortecho (manda narices con los apellidos), que regresa a su ciudad natal, tras haberse cumplido el décimo aniversario de la muerte de su hermana Rosa, para encontrarse que los habitantes de la misma todavía guardan rencor a su familia tras lo ocurrido, ya que, supuestamente, su hermana mayor iba al volante bebida, y se llevó por delante a dos jóvenes lugareñas. Al regresar, se reencuentra con Max, un joven que, en su día, estaba colado por ella, y que ahora es policía en Roswell. Pero su reunión no termina muy bien, ya que Liz es disparada en el pecho por un tirador desconocido, y la mata… pero claro, no habría serie si esto se hubiera consumado, ya que Max utiliza sus poderes y la resucita.

Con este evento, conectamos con la parte de ciencia ficción de la serie, ya que tanto él como sus dos hermanos (Isobel y Michael), son los supervivientes del aterrizaje OVNI en la localidad, allá por 1947. Se mantuvieron en unas cápsulas inactivos durante cincuenta años (me ha llamado la atención esa cifra), hasta que despertaron, y fueron adoptados por diferentes familias, haciéndose pasar por simples huérfanos.

La eterna rumorología y los mitos alrededor de esta ciudad estadounidense son de sobra conocidos, y esa parte de la mitología estadounidense era evidente que iba a ser explorada, o al menos mínimamente, pero Roswell, New Mexico apestaba a guilty pleasure (placer culpable en la lengua de Cervantes)… y se confirman las sospechas. No es algo malo; Riverdale es un guilty pleasure que sabe exactamente lo que es y lo abraza, dejando picos de calidad en ocasiones que no tienen que envidiar en nada a otras producciones más “serias”. El problema es si una serie se deja engullir por esa etiqueta y cae en los topicazos absurdos de siempre, que normalmente suelen aparecer en las tramas románticas. ¿Va a ser capaz este remake de dar un paso adelante y ofrecer algo digno de ver? No sé si es pedirle mucho, pero tiene cositas que podrían llegar a ser interesantes. Ejemplo, la trama que parece que va a protagonizar el personaje de Michael Trevino (The Vampire Diaries), Kyle, que no es ni más ni menos, que la del misterio alrededor del aterrizaje OVNI en la ciudad, y por ende, la de Max y su familia y su temor a ser investigados por el gobierno estadounidense. De ahí podría salir algo bastante aprovechable si saben explotarlo, pero de ahí a que lo hagan, hay un trecho.

Luego, en cuanto al reparto. Pues qué queréis que os diga, justito, la verdad. A Nathan Parsons (Max) le conocía de sobra por The Originals, y ya sus cualidades interpretativas en esa serie me parecían equivalentes a las de una tabla de cartón, por lo que liderar una serie junto a Jeanine Mason (Liz) me parece que le viene un poco grande; dicho sea de paso, que ella tampoco es que vaya sobrada en este apartado. El personaje de Michael Trevino, por ejemplo, es más interesante por el contexto que le han dado que realmente por la capacidad del actor para desenvolverse en pantalla; le pude conocer en persona y es un encanto de chaval, pero sus dotes actorales nunca han sido su punto fuerte. Ojo, me esperaba un rol bastante menos relevante, o más enfocado a la parte sentimental de la ficción, pero si le quieren dar protagonismo con todo el tema OVNI, bajo mi punto de vista gana puntos. En general, la serie ganará más si se centran en la ciencia ficción que en la parte romántica, pero ya veremos hacia dónde tiran.

Arriba del todo decía que The CW me había sorprendido para bien durante los últimos años. Es cierto, pero no deja de haber varios borrones y proyectos que les han salido mal; es normal por otra parte, pero en la balanza pesan más los aciertos que los fallos, por lo que de momento le voy a dar una oportunidad a Roswell, New Mexico, entre otras cosas, porque el servicio streaming de HBO en nuestro país subirá semanalmente un nuevo episodio a ritmo norteamericano, lo que facilita el visionado.

Comparte: