Review The Originals: Between the Devil and the Deep Blue Sea

Review The Originals: Between the Devil and the Deep Blue Sea

Tras el gran episodio de la semana pasada, volvemos a Nueva Orleans para continuar donde lo dejamos en el segundo cap√≠tulo de esta entrega, con la b√ļsqueda de una Hayley que sigue desaparecida… y cada pista que nos acerca a ella a la vez nos aleja. Y, mientras tanto, Klaus anda suelto, con todo lo que ello supone.

Ya conocemos a Klaus. Nos lo presentaron en The Vampire Diaries como un villano terrible, y quiz√° sea el mejor enemigo al que hicieron frente los Salvatore durante la serie, quiz√° rivalizando con la magn√≠fica Katherine. Pero una vez que lleg√≥ a Nueva Orleans en su propia serie, no solo le vimos en su h√°bitat natural, sino que su figura se engrandeci√≥ todav√≠a m√°s, si eso es posible. Por eso, me sigue sorprendiendo que los habitantes de la ciudad no tengan claro con qui√©n est√°n tratando, teniendo en cuenta que su br√ļjula moral le ha escupido y ha tirado de la cadena despu√©s. Elijah no est√° para mantener a Klaus en raya, por lo que sucede al final del episodio me sorprende m√°s bien poco.

Completamente desatado, arremete contra las facciones sobrenaturales de la ciudad, para que, motivados por el miedo, las ganas de que se vaya, o todo junto y alguna otra sensaci√≥n m√°s, busquen a Hayley sin descanso por todos los rincones de la ciudad. Como √©l dice, su jugada era presionar a todos estos sectores para ver por d√≥nde ced√≠a y focalizar sus esfuerzos en un enemigo que por ahora no est√° dando ninguna facilidad y est√° dando muestras de saber lo que se hace. El problema es que si la idea era el caos controlado, con Klaus en el volante eso de “controlado” se puede desvanecer en un instante, simplemente con un est√≠mulo lo suficientemente poderoso como para que el h√≠brido pierda la concentraci√≥n y active el modo destructor.

Si a eso le a√Īadimos que tras su encontronazo con Elijah, Klaus est√° completamente devastado y al borde de la crisis nerviosa (sumando la desaparici√≥n de Hayley y su preocupaci√≥n por su hija), son demasiados elementos con los que hacer malabares en el aire. Por fuerza, alguno iba a caer. Secuestrar a un miembro de cada facci√≥n volv√≠a a ser un movimiento h√°bil, mantienes la tensi√≥n y fuerzas todav√≠a un poco m√°s. Pero como dec√≠a antes, un est√≠mulo lo bastante potente que le descolocara y le hiciera perder los nervios era m√°s lo √ļnico que hac√≠a falta para que diera un paso en falso. Y esto me lleva a Hayley.

Lo coment√©, si no me equivoco, en la review del segundo episodio. El hecho de no mostrarnos en ning√ļn momento a Phoebe Tonkin desde su desaparici√≥n en la Premiere hace que me d√© mala espina todo esto. Hemos visto una y otra vez en esta serie y en muchas otras los secuestros de los personajes principales, o torturas de alg√ļn tipo, as√≠ que no mostrarnos a la actriz en tres de los cuatro cap√≠tulos que llevamos emitidos hace que me mantenga firme en mi postura de que Hayley va a acabar siendo un cad√°ver m√°s pronto que tarde, y m√°s si evaluamos lo visto en este episodio.

Freak. Filth. Crossbreed. Monstruo. Inmundicia. Mestiza. Palabras muy contundentes que escritas sin duda con la sangre de Hayley, que fue atada con cuerdas espinosas ba√Īadas en verbena y ac√≥nito, para luego ver ese est√≠mulo que ya he mencionado: el tatuaje Crescent de Hayley completamente cortado de su cuerpo, como obsequio tras las capturas hechas por Klaus. Estamos ante un rival que sabe c√≥mo act√ļa nuestro protagonista, sabe pulsar las teclas adecuadas y por ahora lo est√° poniendo en jaque, y acerc√°ndose peligrosamente al jaque mate. Para colmo, todo empieza a cobrar sentido al final del episodio, cuando el h√≠brido encuentra una moneda…nazi, enemigos que Klaus cre√≠a derrotados. Tiene l√≥gica. La obsesi√≥n de los nazis por la pureza de sangre coincidir√≠a con ese mestiza que vemos escrito en sangre. Si a eso le sumamos el sadismo que puede llegar a tener un vampiro, y encima nazi, tenemos una combinaci√≥n de lo m√°s l√ļgubre para Hayley, que ha pasado a ser una v√≠ctima m√°s de la eterna lista de enemigos que ha ido acumulando Klaus durante los siglos. Tengo muchas ganas de conocerlos, porque siempre he pensado que los nazis dan much√≠simo juego como enemigos en las historias, solo ten√©is que recordar las pel√≠culas de Indiana Jones.

Entretanto, Freya visita a su sobrina en Mystic Falls, por lo que los que seguimos la serie original volvemos a encontrarnos con la mansi√≥n Salvatore, remodelada como escuela. Hope lejos de Nueva Orleans es buena noticia para todos, m√°s que nada por todo lo visto de las consecuencias de los encuentros entre Mikaelson durante esta temporada, pero vamos, no tardaremos en ver de nuevo alguna muestra catastr√≥fica m√°s. Tras lo que supimos de Hope en el segundo cap√≠tulo a trav√©s de Vincent y la nueva bruja que nos han introducido esta temporada, su t√≠a viaja para ver c√≥mo se encuentra y, de paso, evaluar si realmente es una amenaza potencial o no. Qu√© quer√©is que os diga. La pobre muchacha no tiene la culpa de haber nacido con todo el bagaje que hay detr√°s de su familia. Ya lo coment√© en su momento, ese futuro que mostraba las cartas puede ser negativo si ella toma un mal camino, pero en el caso de ir por uno mejor, Hope podr√≠a ser alguien muy especial para el mundo. No obstante, ahora mismo es una cerilla acerc√°ndose peligrosamente a un charco de gasolina, tal y como se ve al final de su subtrama. Por cierto, un detalle acerca del “chico que suda diamantes”: no os parece un poco… c√≥mo decirlo… ¬Ņario?

La cosa sigue una semana m√°s a buen nivel, ahora ya con las facciones en pie de guerra ante cualquier amenaza, Klaus y Marcel manteniendo a los vampiros bajo sus √≥rdenes y sin muchos amigos m√°s, pero con Hayley desaparecida a√ļn, as√≠ como el enemigo ya identificado, al menos parcialmente. Nos vemos la pr√≥xima semana.

Comparte: