Review Arrow: Dopplegänger

Review Arrow: Dopplegänger

Creo que la primera vez que escuché el término que da nombre al episodio fue en The Vampire Diaries, cuando conocimos que Elena tenía una doble y que no era precisamente la mejor persona del mundo. Hemos estado viendo a una dopplegänger desde que apareció Black Siren en The Flash y luego se incorporó a Arrow, y hoy titula esta acepción el nuevo episodio de la serie, aunque hayan pasado muchas cosas además de que la otra Laurel Lance haya sido relevante en este capítulo.

De la nefasta tercera temporada que supuso el declive de la serie (que condujo hacia la infame cuarta entrega), quizá una de las cosas que más destacaría, o mejor dicho, una de las tramas que he valorado más con el paso del tiempo fue la que protagonizó Roy Harper cuando abandonó Arrow. Ese arco final y su despedida de la serie fue de lo mejor que nos ofreció la tercera tanda de episodios de la serie de Oliver Queen, y aunque vimos marchar a uno de los personajes con una de las evoluciones más destacadas de la serie de The CW, fue un oasis en el desierto que supuso el enfrentamiento entre Ra’s al Ghul contra Arrow. ¿Por qué estoy recordando de nuevo la figura de Roy? Si estás leyendo estas líneas y no has visto el capítulo aún, mal haces, pero voy a dar por hecho de que ya lo has visto, y por lo tanto, sabes que Roy Harper ha regresado a Star City… aunque no por voluntad propia.

Oliver comienza este episodio con dos frentes muy importantes, y casi diría igual de preocupantes: la “resurrección” de Laurel Lance y, como mencionaba antes, la vuelta de Roy. Y ambos son alarmantes porque claro, ella está muerta y él es un fugitivo, y encima el antiguo discípulo de Oliver parece que es el nuevo testigo estrella en el caso judicial que preparan contra él, ya que el testimonio de René ha quedado invalidado al morir Cayden y demostrar que las pruebas contra el alcalde de Star City provenían de canales no precisamente legales, figura que en Derecho se conoce como fruto del árbol envenenado; si nace de algo mal hecho, todo lo que viene después es inservible. Así descubren Oliver y el resto que Roy ha vuelto, mientras tienen que lidiar con Black Siren presentándose en la comisaría de la ciudad y diciendo que nunca murió, que simplemente Damien Darhk hizo creer a todos que estaba muerta y la tenía presa durante todo este tiempo. Si recordáis, escapó en el pasado episodio de la vigilancia del Team Arrow en plena refriega con el nuevo equipo y usó el nombre de Laurel, dejando claro que iba a aprovecharse de la situación como ha hecho hoy, para además tratar de protegerse frente al que mueve los hilos en las sombras, Ricardo Díaz.

El nuevo enemigo principal de la serie es quien realmente ha traído de nuevo a Roy para continuar con sus planes de acabar con Oliver atacándole por todos los frentes posibles, en este caso, el judicial para así prolongar el caso contra él. Pero es que además, vemos en varias escenas que ha hecho las paces con Anatoly y parece estar formando un equipo de agentes o mercenarios bastante preparados, aunque todavía no conocemos el propósito de ello. No solo eso, tal y como nos muestran al final del episodio, con Black Siren también parece haberse reconciliado y han urdido un plan del cual no están al tanto Oliver y el resto, ya que se ha hecho pasar porque realmente está tratando de huir de Díaz y “ser mejor persona”. Nuevamente, si habíamos visto en episodios anteriores que podría haber un resquicio de redención para Black Siren, dudando sobre si matar o no a Vigilante y algún mínimo acercamiento a Quentin, hoy tenemos el movimiento cangrejo: un paso adelante, dos atrás. Yo prefiero que continúe siendo una villana. La hemos conocido como tal, sinceramente creo que da mucho más juego Katie Cassidy como enemiga del Team Arrow que como aliada, y como he reiterado en numerosas ocasiones, este camino de redención me cansa. Por lo tanto, ver que sigue en sus trece me parece lo más adecuado; es más, si esta temporada Dinah acaba con ella, me parecerá fenomenal. No soy fan del nuevo equipo, y me cansa bastante su actitud, pero si la nueva Black Canary logra su objetivo, estaré satisfecho con el resultado.

En esa jugada para hacer creer al Team Arrow que la dopplegänger de Laurel Lance está con ellos, les filtra información sobre la localización de Roy y Díaz, ya que en un primer intento por rescatarle sale mal la jugada y Oliver y Thea no logran sacarle de donde le tienen retenido. Sí, leéis bien: Thea se vuelve a enfundar el traje de Speedy en este episodio, y yo que me alegro. Uno de los aspectos positivos de la cuarta temporada fue que la hermana de Oliver se uniera al Team Arrow como Speedy, y yo personalmente la he echado de menos y me alegra verla de nuevo en acción. Este intento de rescate conlleva que el equipo descubra que hay una facción dentro de la policía de Star City que es corrupta, y poco después atan los cabos y descubren que el hombre tras la cortina es Díaz, por lo que una revelación que podría haber sido postergada para más adelante, es revelada en este capítulo. Detallitos como este hacen que esta temporada sea la mejor en mucho tiempo; la agilidad en la narración y el integrar arcos nuevos dentro de una estructura más amplia han hecho que Arrow haya recuperado aquello que perdió hace un tiempo. Finalmente, logran rescatarle y detener a Anatoly y Díaz, algo que parece ser formaba parte del plan, como podemos ver en ese escueto “Good work” que le envía por SMS a Laurel al acabar el capítulo. Tengo muchas ganas de ver cómo continúa todo y qué tiene preparado Díaz.

Tres cosas para acabar. La primera: parece que Roy no será el único en volver a Star City, ya que al cierre del episodio, vemos a alguien vestido como Nyssa al Ghul, que vigila a Thea y a Roy, aparentemente porque la hermana de Oliver es la heredera de Ra’s al Ghul. Si recordáis, el último Ra’s fue Malcolm Merlyn, por lo que una vez muerto, la línea sucesoria avanza hacia la joven, así que supongo que en el próximo capítulo tendremos una nueva dosis de la Liga de Asesinos. ¿Volverá alguna de las hermanas al Ghul? Segundo. Hay varias conversaciones durante el episodio que nos muestran a un John que quiere volver a ser Green Arrow y le recrimina a Oliver que no le haya devuelto el traje. Simplemente diré que mejor será que John se calme y se centre en otras cosas, porque cualquiera que no sea Oliver con el traje del justiciero de Star City me parece un mala idea. Oliver es Green Arrow y no hay más que hablar, así que espero que en el futuro próximo se lo dejen claro a Diggle. Y tercero. Hay una imagen, ya cuando han rescatado a Roy, con Oliver, Felicity, Dig, Thea y él en la base que me ha parecido de lo mejor del episodio. Hay gente que se moviliza en plataformas como Change.org por chorradas. Ojalá se movilizara el fandom para que ése fuera el Team Arrow en el futuro (y les hicieran caso los responsables de la serie), nada de Dinah, René y Curtis: Green Arrow, Overwatch, Spartan, Arsenal y Speedy. Eso es una alineación titular y no la que hemos tenido estos últimos años.

Hay una mala noticia: nos vamos otra vez de parón hasta el último viernes del mes, en el que regresa la serie. No obstante, estos últimos episodios han mantenido el nivel, y encima nos han traído a uno de los personajes más queridos por el público, por lo que nada que objetar a lo visto estas dos semanas.

Comparte: