Ranking de películas de superhéroes (2017)

Ranking de películas de superhéroes (2017)

Ya lo quisimos hacer el año pasado, pero por diferentes circunstancias no pudimos llevarlo a cabo. Esta vez, le hemos puesto remedio. A lo largo de este 2017 hemos tenido seis estrenos del género de superhéroes, bien pertenecientes a la factoría Marvel (aunque uno de ellos perteneciera entonces a Fox), o bien a la factoría DC. Ahora que el año concluye, hemos considerado que era una buena ocasión repasar estas películas y ordenarlas de peor a mejor, de acuerdo con nuestro criterio. Iván, Daniel y María nos dejan a continuación el ranking de películas de este año sobre superhéroes.

6-Spiderman: Homecoming (Iván)

No es justo decir que Spiderman: Homecoming es mala, pero tras 5 entregas y contado este, 2 reboots, el volver a ver una primera entrega de Spiderman siendo el superhéroe novato clásico de una película inicial en cualquier saga, resta mucho, o al menos lo suficiente para que no mires esta película con los mismos ojos que si no hubiera existido en trabajo previo tan reciente (estamos hablando de menos de 20 años entre la Spiderman de Sam Raimi).

Los personajes cumplen y la historia está bien; sin embargo la sensación de comparación y el continuo deja-vu que provoca el filme lastran un buen y entretenido producto a ser una película más del montón que no la hace destacar en nada por encima de cualquiera de las producciones de la propia Marvel Studios. No hace falta explicar el origen y el tono es mucho más cómico, tiene grandes aciertos, pero aun separándose de ellas cae entre dos sombras: la de las películas anteriores y la del resto de Marvel Studios.

Daniel habló de ella en su día y a poco puedo contradecir lo que puso. Spiderman: Homecoming es una buena película, con una nefasta promoción y que se intenta alejar de lo hecho por Sony aprovechando la aparición del personaje en Civil War, pero a final de año nos ha dejado con la sensación de ser la más floja de este 2017.

5-Guardians of the Galaxy: vol.2 (María)

James Gunn escribe y dirige una comedia negra espacial, lejana en su fondo y en su forma (y geográficamente, ya que estamos) de todas las demás pelis del MCU y con un sello particular que la hace única. Era una tarea complicada contentar al público que quedó cautivado por la primera de película de Guardianes de la galaxia (2014), pero de algún modo Gunn cocina un mix con problemas paternofiliales, búsqueda de la propia identidad, traumas infantiles, soledad y el sentido de la amistad dentro de una locura extravagante de aventuras intergalácticas. Todos los guardianes se sienten como desechos o sobras de algún sitio u otro, porque posiblemente sean justo eso, pero al juntarse y convertirse en un equipo encuentran la familia que necesitan y dan sentido a sus propias existencias. Y todo este drama personal unido a grandes efectos visuales y un ritmo frenético, hacen de Guardianes de la galaxia vol.2 un entretenimiento de calidad con muchísimo encanto.

Peter Quill (Chris Pratt) conoce a su padre, que es un planeta desalmado que se llama Ego y quiere dominar el universo… lo cual está bien, pues suspensión de la incredulidad llega a altísimas cotas cuando aceptamos que el personaje más tierno sea un árbol. Ego es mucho peor que Yondu, pero seduce al pobre Peter con sus mentiras y manipulaciones. Finalmente ganan los buenos, como era de esperar, pero para que esto ocurra necesitamos mucho dolor y un gran sacrificio que completa al viaje personal de nuestros héroes.

Los comentarios sin filtro de Drax aportan el mayor toque cómico, sobre todo cuando se tratan de hundir la moral de Mantis en una extraña subtrama de tensión sexual no resuelta; Baby Groot es todo amor y nos tiene encandilados a todos los espectadores con corazón; la relación entre las hermanas Nebula y Gamora evoluciona adecuadamente y ahonda en la perspectiva de drama familiar que rodea toda la cinta; Rocket también brilla con su espectacular carisma y en conjunto, conocemos mejor a los personajes, que terminan haciendo su grupo y su amistad aún más fuerte.

4-Justice League (Daniel)

Y llegó la película más importante de DC hasta la fecha. La Liga de la Justicia reunía por primera vez al grupo más numeroso de héroes de la factoría en la gran pantalla tras Batman v Superman, en el que hicieron acto de presencia Batman y Wonder Woman. Ahora, Aquaman, The Flash y Cyborg se unen a ellos en la cinta más ambiciosa del universo cinematográfico de DC, que quería suponer un antes y un después en el mismo y dar un paso adelante, tratando de acercarse a lo que ofrece Marvel… pero bajo mi punto de vista, no lo han conseguido.

Es cierto que ambas tienen estilos diferentes, pero tras toda la trayectoria que lleva Marvel, es difícil no hacer comparaciones con las de DC. Cierto es que es una de las mejores películas de la factoría (no era complicado), pero tampoco pasará a la historia como el producto estrella en los films de superhéroes. Además, por el camino ha ido teniendo problemas para acabar de completar la cinta, como la desafortunada marcha de Zack Snyder y la posterior intervención de Josh Whedon. Por lo tanto, la reunión de algunos de los héroes más importantes de DC no ha estado exenta de contratiempos, y una vez estrenada, la crítica tampoco es que haya ayudado demasiado.

Yo en su momento disfruté bastante con lo que me ofreció Justice League, porque tras el fiasco de la segunda entrega de Superman, decidí no exigirle a DC lo mismo que le exijo a Marvel cuando voy al cine a ver una de sus películas. Este Barry me gusta, Cyborg no me molesta, Aquaman me parece un gran acierto, y Wonder Woman es lo mejor del universo cinematográfico de DC en estos momentos. Acción, tortas, chascarrillos varios y efectos especiales (a veces se pasaban un poco), y sobre todo, palomitera esencialmente. No le pedía mucho a Justice League, y cumplió su función.

3-Wonder Woman (María)

Patty Jenkins dirige esta cinta, es la directora que hizo ganar un Oscar a Charlize Theron por Monster y creo que cumple con creces en Wonder Woman ofreciendo un producto de lo más entretenido, con buen ritmo, personajes encantadores y una historia que merece la pena sobre una mujer que abandona su ciudad natal, donde vive rodeada de paz y amor, y marcha a enfrentarse a la oscuridad con el motor y la fuerza que le da saber que hace lo correcto y que ayudando a los demás está cumpliendo su destino.

Gal Gadot tiene la responsabilidad de interpretar a la primera heroína protagonista del cine de superhéroes actual y aunque esto no debería ser relevante, de algún modo lo ha sido. Me fastidia la presión que ha tenido esta película para resolver todos los problemas de una industria que lleva alimentado estereotipos machistas desde sus inicios. Wonder Woman tiene a una heroína como protagonista, como tantas otras pelis, y no debemos hacer de eso un hito sino convertirlo en algo natural. Es una historia de superhéroes y no una denuncia desde la perspectiva de género, pues aunque el cine o el arte en general, tiene ciertas responsabilidades hacia el pueblo, es absurdo hacerle soportar a las pelis de superhéroes ese peso, cuando su misión es entretener mediante la evasión fácil y todo el mundo sabe que es así. Por cierto, no me parece justo que se aluda a la belleza de la actriz como alimento del machismo, cuando Chris Pratt, Chris Evans, Jason Momoa, Ben Affleck o … la totalidad del elenco masculino tanto de Marvel como DC responde a unos cánones de bellezas que rozan lo hermosamente imposible.

Los efectos generados por CGI están logrados y resultan creíbles, aunque actualmente es complicado que alguna explosión nos impresione; la acción es trepidante y las escenas de lucha tienen unas coreografías magníficas con giros de cámaras y juegos visuales desde distintos ángulos que aportan épica y belleza a las secuencias.

Diana de Themyscira completa su arco personal, desde guerrera aislada en su mundo seguro e idílico a luchadora en el bando del bien en el cuidado de la humanidad. Diana me recuerda al Capitán América, pues pese a estar dotados de fuerza descomunal y habilidades sobrehumanas tienen una ingenuidad y una bondad de corazón que los hace entrañables. Precisamente por eso, durante la película Diana sufre decepciones, es engañada y aprende que la vida es mucho más complicada y terrible de lo que parecía en el mundo de las Amazonas, pero pese a ello, o precisamente por eso, decide quedarse al cuidado de la humanidad.

2-Thor: Ragnarok (Iván)

Marvel tenía una deuda enorme con Thor, ya que el pobre personaje no había disfrutado de una sola película en condiciones. Thor y El mundo Oscuro no pasaban de producto entretenido con el que pasar una tarde de domingo y eso es algo un poco triste cuando tienes productos como Guardianes de la Galaxia o El Soldado de Invierno.

Ni las entregas previas, ni ese forzado aroma a Guardianes de la Galaxia que tenía en sus tráilers hacía presagiar nada bueno; sin embargo Waititi ha conseguido sacarse de la manga una entrega tanto épica como original, cogiendo lo mejor que debería haber tenido el personaje en sus anteriores adaptaciones con un toque de humor algo más loco que el de la ya citada Guardianes.

Sin despeinarse, ha logrado ser de una sola tacada la mejor entrega de la trilogía, la mejor película de Marvel Studios del año y bajo mi punto de vista, lo que debería haber sido la secuela de Guardianes de la Galaxia. Un giro de 180º que propicia que por fin Thor tenga una película con la que sentirse orgulloso.

1-Logan (Daniel)

Tardé en ver Logan, pero dicen que nunca es tarde si la dicha es buena. La última película de Hugh Jackman como Lobezno nos deja un film crudo, violento y alejado de lo que solemos ver en este tipo de género, aunque realmente el Logan que nos muestran aquí está bien lejos de ser el de su etapa como X-Men, sino más bien un señor mayor, cansado de todo y de todos, que solo quiere que le dejen en paz, y se ve envuelto en un marrón bastante gordo y que le supera por momentos.

Su trama me recuerda horrores a The Last of Us, una pequeña obra maestra en forma de videojuego que os recomiendo jugar si todavía no lo habéis hecho, pero al margen de ese paralelismo que es innegable realizar, Logan puede que sea la mejor película del universo X-Men en Fox. Doy gracias a que la hayan realizado antes de la compra por parte de Disney de la productora, porque me cuesta creer que semejante despliegue de violencia, sangre e insultos varios pudiera provenir de una compañía que edulcora hasta límites poco saludables sus films. Logan es una película adulta, destinada a un público que quiere ver algo diferente a todo lo que nos hemos acostumbrado desde el boom de los héroes de cómics y que le ofrece eso y más, con una calidad que sorprende y que te atrapa desde el minuto 1.

Creo que este año no ha habido mejor película del género que ésta. Me encantó Thor, disfruté mucho con Wonder Woman y el resto de films ya mencionados con anterioridad, pero como Logan, ninguna. Un adiós perfecto para el mutante con las garras de adamantium que Hugh Jackman ha convertido en suyo durante todos estos años.

Comparte: