Lo Mejor de 2017: Episodios

Lo Mejor de 2017: Episodios

Y para acabar, vamos con un repaso a los que, según nuestros colaboradores, han sido los mejores de este 2017. Solo una serie de network se cuela en este repaso, mientras que las ficciones de cable dominan lo más destacado de este año en cuanto a episodios se refiere. Aquí los tenéis.

Lo mejor para María

Episodio drama: The Spoils of War (Game of Thrones, 7×04)

The Spoils of War es un episodio bellísimo, me impresionó especialmente el uso de colores en tonos tierras para un batalla que tiene lugar en Westeros, donde estamos acostumbrados al gris, pero la fuerza implacable de los los dothraki es tan grande, que se reflejó incluso en el aspecto visual y en el filtro de color. Es impresionante ver esos caballos montados por hombres sedientos de sangre diezmar a los Lannister, y más impresionante aún asistir a la crueldad de Daenerys decidida a quemar a decenas de soldados del bando contrario, haciéndolos arder dentro de sus armaduras. Y vimos las caras de esos pobres hombres al ver a un maldito dragón surcar los cielos y masacrarlos con su aliento de fuego. También las caras de Bronn y Jaime, que en varios momentos estuvieron a punto de morir, o la cara de Tyrion sin saber qué sentir al ver caer a su antigua casa a manos de sus aliados actuales. Fue maravilloso ver a Daenerys comportándose como una digna heredera de su padre, como una reina capaz de aniquilar a su enemigos prendiéndoles fuego sin misericordia.

Creo que es el mejor episodio de la séptima temporada de Game of Thrones y una de las mejores batallas de la historia de la HBO, compitiendo con The Battle of the Bastards (6×09), Blackwater (2×09) y Hardhome (5×08) y quizás algún episodio de Band of Brothers o Pacific, dos series con mucha carga emotiva en las escenas de batallas … que visualmente me parecen muy inferiores de las de Game of Thrones. Rome tiene alguna buena batalla,  pero tampoco comparables a los cuatro primeros puestos logrados por Game of Thrones.

Episodio comedia: HalloVeen (Brooklyn Nine-Nine, 5×04)

La temporada estaba rozando la perfección, con tres primeros episodios sublimes tanto en la prisión como fuera de ésta. La trama iba por buen camino y los tres primeros episodios estuvieron llenos de ritmo y buenos gags y entonces llegó el especial de Halloween, una fecha para marcar en todo calendario seriéfilo, porque año tras año se superan con ideas mucho más graciosas, extravagantes y en este caso, emotivas. Al igual que en años anteriores tuvimos recordatorio para Gina Linetti (actual campeona); el doble de Boyle; el doble de Cheddar y el propio Cheddar; personajes formando alianzas, haciendo trampas y colaborando de formas inusuales… incluso Scully y Hitchcock participaron en la trama, aunque manteniendo su particular estilo.

Me encanta que las series tengan tradiciones propias, por eso adoro los principios y finales de temporada de Supernatural con sus The Road So Far y sus Then y Now o el maravilloso Carry on my wayward son y el especial de Halloween de Brooklyn Nine-Nine se está convirtiendo en una de mis mejores tradiciones televisivas, uno de esos días que espero con ilusión y con ganas de divertirme y dejarme sorprender.

Lo mejor para Daniel

Episodio drama: Chicanery (Better Call Saul, 3×05)

Ya os hablé en su día del 3×05 de Better Call Saul, y he acabado por incluirlo en este repaso al 2017 porque supuso un punto de inflexión en la trama de la temporada, y fue casi con toda seguridad, el mejor capítulo de la serie hasta el momento.

Todo el transcurso del juicio, la ejecución de la trama, todo medido con una perfección que recordaba a lo mejor de Breaking Bad pero trasladado al spin-off que protagoniza Saul Goodman, en este punto de la historia Jimmy McGill. La forma en la que van poco a poco llevando a su terreno el caso él y Kim y van venciendo a Chuck es sencillamente genial de ver. Vince Gilligan puede estar contento de haber sido capaz de plasmar en pantalla un juicio que no se hiciera tedioso, que tuviera ritmo y que mantuviera la tensión por ver qué deparaba el mismo, algo que no todas las ficciones son capaces de conseguir cuando se encuentran ante un escenario semejante.

Chicanery logra en una hora de televisión que aquellos espectadores que no les entusiasme el género legal, pero sí todo el universo de Breaking Bad, que se mantengan pendientes de lo que sucede y que sea capaz de sorprender, con ese toque tan especial que caracteriza a las series de Gilligan.

Episodio comedia: Eulogy (Better Things, 2×06)

No puse Better Things en mejor comedia de este año, pero he considerado que debía hacerlo aquí, aunque podría haberlo hecho al revés. La primera temporada de la serie de Pamela Adlon ya fue muy destacada, porque su estilo recordaba mucho a Louie, pero con el toque de ella que no es tan gris como el de él. Con un humor peculiar y situaciones que de comedia tienen poco, esta dramedia ya fue de lo mejor el año anterior, y repite en este 2017.

Este capítulo creo que aglutina lo mejor de la serie. Sabe sacar partido a una situación que surge de una discusión madre-hija, un tanto peculiar diría yo, y crea un episodio dedicado a qué dirían de Sam sus hijas en el caso de que falleciera, como si estuvieran en su funeral. Sinceramente, esto podría haber sido bastante más escamoso y difícil de llevar dependiendo de quién fuera el encargado de dar vida a semejante escenario, pero Pamela Adlon logra sacar lo mejor de ello y ofrecernos cerca de 25 minutos de magia televisiva, emotiva y que consigue sacarte más de una sonrisa, repito, en una situación que por definición es muy delicada.

Compaginar su trabajo, ser madre de tres hijas y tener su propia vida personal es el núcleo de Better Things, y en apenas media hora de televisión lo tenemos reunido todo de una forma que asombra cuando lo estás viendo, porque el resultado es excelente y de lo mejor que puedes ver en este formato. Si no estáis viendo esta serie, ahora en navidades es un momento perfecto de ponerse con ella.

Lo mejor para Iván

Episodio drama: Goodwill (Halt and Catch Fire, 4×08)

Este año ha sido mucho más complicado que otros a la hora de decidir cuál ha sido para mí el mejor episodio del año en drama. Aunque los haya habido sensacionales, a diferencia de las ocasiones anteriores no había ninguno que destacara por encima de los demás, o al menos eso creía hasta que recordé la hora más descorazonadora de la que para mi ha sido la mejor serie de los últimos años: estoy hablando del lacrimógeno Goodwill de Halt and Catch Fire.

Con la muerte de Gordon en el capítulo anterior podíamos imaginar que este episodio no iba a ser precisamente alegre, pero desde luego no esperábamos semejante tortura sentimental sobre el resto personajes justamente cuando más duele, que no es ni el velatorio ni el entierro, es cuando se van a recoger las cosas que tenía Gordon en su apartamento. Un episodio doloroso y terriblemente humano en los que nos muestran cómo lleva cada uno la perdida de un ser querido y cómo rencillas del pasado van quedando a un lado.

Un capítulo duro y triste, pero sobre todo real, pues quienes hemos vivido un momento como el narrado en esta hora de televisión sabemos que es así, como lo muestran: las conversaciones forzadas, los choques, etc. Conseguir plasmar todo esto en una hora de televisión es arte

Episodio comedia: Time’s Arrow (BoJack Horseman, 4×11)

Considerar a BoJack Horseman comedia roza lo cruel, pues aunque sea una serie con bastante humor, la ficción es tan ácida y llega a niveles tan dramáticos que hace palidecer bajo mi punto de vista a muchos dramas de pleno derecho. Evidentemente, cuando hay destacar algún episodio de esta serie terminan llevándose la palma los más introspectivos o los que están más ligado a esta faceta de la ficción.

En esta cuarta temporada hay episodios grandiosos como el 4×02, el magnífico Stupid piece of shit, el cruel Ruthie o como en este caso el culmen de toda la trama de la temporada: Time’s Arrow. Este capítulo coge la estructura del segundo de la temporada y nos enseña como la madre de BoJack llegó a ser así y todo lo que la pasó, en unos 25 minutos demoledores que como en otras tantas ocasiones dejan al espectador con cara de tonto y hurgan un poco más en la ya gris vida del protagonista.

Una genialidad a la altura de lo que suele hacer la serie, que pese a no ser de comedia, se merece a todas luces aparecer en la sección anual.  

Lo mejor para Víctor

Episodio drama: eps3.5_kill-process.inc (Mr. Robot, 3×06)

Mr. Robot ha sido una serie muy irregular, tras una genial primera temporada, que supuso un bombazo televisivo y la catapultó a ser la serie del momento, pasó a que su segunda temporada nos sentase como un jarro de agua fría. Aunque defendida por algunos seguidores acérrimos, la mayoría estuvimos de acuerdo en que aquello fue un total despropósito, un pollo sin cabeza donde Sam Esmail no sabía por donde tirar. El único factor donde no decayó fue en su cinematografía, en eso la serie siempre ha rayado a gran nivel y visualmente en innegable que sabe como contar historias. Por suerte, los que le hemos seguido dándole una oportunidad a esta serie nos hemos visto recompensados por el reencauzamiento de esta, en su tercera temporada, que tengo que decir que ha estado a muy buen nivel, brindándonos con algunos geniales episodios, entre los que me he decantado por ese, maravillosamente orquestado.

A estas alturas no voy a negar que parte del encanto del episodio sea que haya sido contado mediante (el ya más que habitual) uso de un único (falso) plano secuencia; pero eso no pasaría de simple anécdota si lo que nos estuviera contando no estuviera acorde a lo que vemos. Es por eso que el episodio donde podemos ver como Elliot intenta detener, a contrarreloj, los planes de The Dark Army mientras que Angela, por otro lado, intenta hacer todo lo contrario, hace que ese plano secuencia aporte una tensión extra al capítulo, y provoca que la sensación de paso del tiempo sea más cercana a la realidad aportándole un ritmo que habiendo usado la forma tradicional de montaje le hubiera hecho carecer de ello. Todo está genialmente realizado hasta el final, donde todo termina desembocando en un final que nos deja la boca desencajada, deparándonos con uno de los episodios más redondos del año, y sin duda, diría que de toda la serie.

Episodio comedia: The Ricklantis Mixup (Rick and Morty, 3×07)

Si hay alguna serie que sabrás que va a tener, al menos, un episodio entre lo mejor del año (mientras no pase uno durante el hiatus) esta va a ser Rick and Morty. Esta comedia creada por Justin Roiland y Dan Harmon, ya en su tercera temporada, es un dechado de imaginación continua mezclada con una locura controlada entre tal aparente caos en la que parece moverse siempre. He estado dudando entre dos episodios, pero al final me he decidido por el que se ha salido más de la línea habitual de episodios aleatorios a los que nos tienen acostumbrados. No seguiré sin mencionar que mi otra opción habría sido el 3×03 Pickle Rick, tal vez algún otro yo en el multiverso se haya decantado por ese.

¿Qué es lo que le encuentro de especial a este capítulo? Pues básicamente dos partes muy importantes, la primera es que tras un cold opening tramposo, donde parece que la aventura va a tirar por donde siempre, es decir, Rick and Morty y sus aventuras por el multiverso, nos sorprenden con un giro argumental donde, en realidad, lo que veremos es un día en la Ciudadela, ese lugar que ya habíamos visto donde viven decenas de miles de Ricks y de Mortys, en especial, el día de las elecciones por un nuevo presidente donde un Morty se presenta en solitario contra los diferentes Ricks de siempre que han dominado el lugar. La otra razón es que por el otro lado veremos varias historias sueltas que se irán intercalando con la principal. Vemos a un grupo de Mortys que no tienen Rick en una especie de internado a la espera de que les asignen uno nuevo, se centrarán en 4 de ellos, que se van a recorrer aventuras al más estilo Stephen King hasta que encuentren, o no, sentido a sus vidas. Por otro lado veremos a un Morty policía a la que le asignan como nuevo compañero a un Rick, aquí los roles se cambian y es el Morty el que lleva la iniciativa, durante su ronda tendrán que patrullar un sector dominado por Mortys desahuciados, esta alegoría racial acabará mal, pero no sin antes dejarnos un mensaje de que los de arriba siempre ganan. Luego están los Ricks clase obrera, donde vemos que siendo Ricks seres tan inteligentes están agrupados casi a voleo en una organización capitalista, donde da igual cual sea tu potencial que tendrás que trabajar de peón o de jefe según criterios aparentemente aleatorios. Esta aparente paradoja terminará revelando que estamos ante el clásico circulo vicioso del que es imposible salir.

Al final vemos como el Morty que se presentaba a las elecciones logra llegar a ese gran sector descontento de Ricks y de Mortys y con ello lograr ganar en las votaciones haciéndose con la presidencia. Esto desemboca en un giro final donde se descubre que ese Morty es alguien que ya habíamos visto con anterioridad. Este episodio, más que ser uno suelto, pertenece a esa trama global que, lentamente, se va entretejiendo a lo largo de la serie y tener esa entidad es lo que me ha hecho al final decantarme por él

Comparte: